Sweeney Todd , El Diabólico Barbero de la Calle Fleet

No pude ver Sweeney Todd en el cine, o mejor, no me dejaron, porque no se estrenó en mi ciudad. Es lo que tiene que sólo haya unos cines actualmente aquí, y no recuerdo yo exactamente la cartelera de ese momento, pero se ve que no había sitio para acoger la última peli de un tipo que ha parido taquillazos como Batman, Eduardo Manostijeras, La Novia Cadáver o Sleepy Hollow.

El caso es que me quedé sin ver la última peli de Tim Burton, lo que para mi fue una desgracia. Pero afortunadamente llegó el momento de verla en casa, y, como no podía ser de otro modo, la disfruté.

Porque la historia de Sweeney Todd parece escrita para que Tim Burton la haga peli. La atmósfera, los personajes y por supuesto, la trama, es cien por cien burtoniana. Y si el excéntrico director ficha a Johnny Depp y a Helena Boham Carter para los papeles principales, pues ya tenemos todo en su sitio.

La novedad, en este caso, reside en que Burton dirija un musical. Es cierto que Pesadilla Antes de Navidad y La Novia Cadáver son musicales animados, pero la historia del Barbero diabólico supone la primera incursión de Tim Burton en un musical con imagen real. Y lo curioso es que se trata de un musical atípico, en el sentido de que no necesita de un número o canción que lleve el peso, no requiere de un tema leit-motiv, que se nos quede en la memoria y tarareemos varios días desde que hayamos visto la peli. Aquí todas las canciones son igual de importantes, y están integradas en la peli de forma genial, números musicales breves, pero intensos, sin coros de baile numerosísimos, sólo interpretados por uno o dos personajes…

Y, como no podía ser de otro modo, los actores que cantan e interpretan están soberbios. Y no podía ser de otro modo, porque tratándose de Johnny Depp, Helena Bonham Carter y Alan Rickman, la solvencia estaba asegurada de antemano. Depp compone perfectamente otro personaje que Burton le pone en bandeja para su lucimiento, y demuestra una vez más que director y actor se compenetran de maravilla. Helena Bonham Carter lo borda, y acompaña a Depp en sus travesuras como si éste fuese su verdadero marido, o sea, el propio Tim Burton. Y Alan Rickman demuestra una vez más que es un actor como la copa de un pino, en la mejor tradición de los actores británicos, La escena que comparte con Johnny Depp mientras le afeita (la primera vez) es sublime, cuando ambos interpretan esa canción en la que hablan de las mujeres bellas…

Una película típica de su director, por ambiente, trama, escenarios y personajes. Una buena película (una más) de uno de mis directores favoritos.

Mi puntuación en IMDB:7.

  //spanish.imdb.com/title/tt0408236/