Ben-Hur

La historia de Judah Ben-hur, el judío que trató de liberar a su pueblo del yugo romano, es una de las más maravillosas que el cine nos ha contado, en sus más de 100 años de existencia como forma de expresión. En 1959 William Wyler dirigió esta película, que convirtió a su protagonista, Charlton Heston, en todo un icono del cine. Es cierto que tres años antes, la obra maestra de Cecil B. DeMille Los 10 Mandamientos ya había contribuido a hacer de Heston una estrella absoluta, con ese Moisés capaz de abrir el paso entre las aguas del Nilo. Pero Ben-Hur le llevó directamente al Olimpo, sobre todo con esa escena  espectacular de la carrera de cuádrigas.

Y es que era una época de grandes superproducciones. La historia de Ben-Hur ya había sido llevada al cine en 1925, en una ya por entonces producción megalómana dirigida por Fred Niblo, y con Ramón Novaro como el mítico judío.

Pero el Ben-Hur de  Wyler y Heston llevó al cine a la década de los 60 instaurado en un nuevo status, el de la grandeza, el de las películas larguísimas y de gigantescas pretensiones, grandes superproducciones protagonizadas por estrellas carismáticas, y cuyos pósters promocionales no estaban formados más que por una enormes letras cuadradas que conformaban el título de la peli.

Y además la historia de Ben-Hur enseñaba cosas. No se trataba únicamente de gastar ingentes cantidades de dólares esperando ingresar mucho más. Judah Ben-Hur es un hombre movido por el sentimiento de odio hacia un general romano que golpea con crudeza su cómoda existencia como comerciante. Messala, interpretado de forma magistral por Stephen Boyd, se porta de forma tremendamente cruel con el protagonista, acusándole de conspirar contra el Imperio Romano por un accidente sufrido por su hermana, que tras un tropiezo en una azotea arroja involuntariamente una piedra sobre otro general romano.

Y a partir de ahí, la penitencia de Ben-Hur, que es considerado como un esclavo sentenciado a trabajar como remero del Imperio, siempre con un acusado sentimiento de venganza hacia Messala. Tras coincidir con él en la mítica carrera de cuadrigas (una de las mejores escenas de la historia del cine) decide no acabar con la vida del romano en la arena de la carrera, en donde la muerte no le acarrearía consecuencias. Muy al contrario, Judah Ben-Hur, que había conocido a Jesucristo en persona durante su peregrinaje tras servir como remero, decide perdonar.

 

Una historia por tanto trágica, conmovedora, contada por William Wyler a lo largo de 212 minutos, que se ven sin pestañear, gracias sobre todo al increíble trabajo de Charlton Heston, que se apodera completamente de la película y resulta tremendamente

convincente tanto sufriendo por los suyos (cuando da por hecho que su madre y hermana morirán lentamente víctimas de la lepra) como en las escenas más físicas, rermando y subido a una cuadriga.

En España esta película ha quedado relegada a los pases televisivos, ya cansinos, en Semana Santa, como una oda al catolicismo en tales fechas. Todos esos pases los festivos santos, después de la sobremesa, han hecho que la historia del héroe judío sea vista aquí con cierto desprecio, por gente cansada de ver año tras año la misma peli en la parrilla de las televisiones durante la Semana Santa. Y lo que se ha conseguido así es que sean pocos quienes la han disfrutado plenamente, limitándose a ver escenas sueltas cuando la siesta no hace estragos en esos festivos caseros de mucho comer. Y es una pena, porque Ben-Hur es mucho más que una película de Semana Santa, al igual que Qué Bello Es Vivir es mucho más que una película navideña. Ben-Hur es una obra maestra, divertida, entretenida, larga, sí, pero impactante, poderosa, que además enseña valores básicos para un buen ser humano, para una buena persona, independientemente de las creencias o de la religión que profese cada uno.

Aquí,en su momento, se editó un dvd espectacular, que incluía además la peli de 1925, con multitud de extras interesantes. Creo que aún no está descatalogado, y lo recomiendo fervientemente, porque Ben-Hur es puro cine, es parte de la historia del cine…Ben-Hur es, en definitiva, el cine…

 

//spanish.imdb.com/title/tt0052618/