Mamma Mia!

Me gustan todos los géneros, siempre y cuando la peli en cuestión sea buena, pero la verdad es que el musical es un género peculiar, que tiene algo que no tienen los demás. Y es que cuando vas a ver un musical y te gusta…todo es mejor: sales del cine contento, como si la vida te sonriera y de repente se hubiesen esfumado los problemas que te preocupaban antes de entrar en la sala. Y esa sensación es cojonuda. Y Mamma Mia! me ha gustado mucho mucho…

Porque parecía evidente que éste podía ser un buen musical. El grupo Abba tiene un puñado de canciones excelentes, pegadizas y bailables, y con eso ya teníamos mucho ganado, porque en el éxito de una peli musical juegan un papel fundamental las canciones, que necesariamente tenemos que salir tarareando del cine para que la peli en cuestión perdure en nuestra memoria. Y aquí además se han intercalado esas canciones en un guión divertido, con una historia simple pero efectiva, y sobre todo, interpretada por un plantel de actores buenísimo.

Empezando por Meryl Streep, que está genial y parece pasárselo bomba durante toda la peli, cantando y bailando como nunca había hecho en su larga y prolífica carrera cinematográfica. Y ellos, tres actores soberbios: Pierce Brosnan (ya superada totalmente su etapa Bond), Stellan Skarsgard y Colin Firth, que no desentonan en absoluto y están de lo más simpáticos. Y por supuesto los secundarios, imprescindibles para dar la réplica a los excelentes protagonistas, con las geniales Julie Walters y Christine Baranski.

Ignoro si esta peli se basa en el musical que triunfa en los escenarios de todo el mundo, ya que en mi pequeña ciudad no tenemos la suerte de disfrutar de esos espectáculos teatrales. Supongo que sí, ya que la directora Phillida Lloyd figura en IMDB como directora teatral, así que es muy probable que película y obra de teatro estén íntimamente relacionadas.

Desde luego la peli es casi casi perfecta, un musical estupendo, con unos números geniales. Quizás el único pero lo pondría en el excesivo número de temas lentorros que se interpretan en la recta final de la peli, que hacen que el excelente ritmo se ralentice un poco. Aunque tras la boda la peli vuelve a los números alegres y bailables. De entre todos los momentos y escenas musicales yo me quedo con el Dancing Queen, interpretado por el personaje de Meryl Streep y sus amigas: un número antológico, que empieza en una habitación y termina en el muelle, participando todos los extras de la peli. Genial.

Pues me lo he pasado bomba con Mamma Mia!. Está en un buen momento la cartelera, con El Caballero Oscuro, Venganza, ésta y Wall-E, que aún no he visto pero que está gustando mucho. Hoy se estrena Zohan, ésa con Adam Sandler, que no es santo de mi devoción pero que veré porque reconozco que con el trailer me he partido de la risa. Y el próximo viernes llega el último blockbuster veraniego, Hellboy II. Vayan al cine por favor…

Mi puntuación en IMDB:8.

//spanish.imdb.com/title/tt0795421/