El Comisario Maigret

El Comisario Maigret es la primera de una serie de películas que convirtieron a este personaje en uno de los más representativos del cine francés de los 50 y 60. Interpretado por Jean Gabin, uno de los protagonistas de La Gran Ilusión, Maigret es un policía rudo, amable pero directo, casi la versión francesa de Philip Marlowe, un tipo que termina siendo entrañable porque acaba resolviendo el caso con un aire de desgana muy propio de quien, como en su caso, está próximo a jubilarse.

Gabin le da vida de forma genial, y el director Jean Delannoy imprime un ritmo pausado a la trama muy acertado en su primera hora, con una atmósfera realista pero inquietante, mostrándonos un París decadente y peligroso, todo bajo el manto hitchcockiano (en especial del Hitchcock de la primeriza etapa británica).

La historia, simple: un asesino de mujeres que aprovecha la oscuridad y abandono de los bajos fondos parisinos para sembrar el pánico. Pero afortunadamente ahí está Maigret, listo, intuitivo, cansado pero confiado…

El problema reside en la incapacidad del director para mantener el pulso durante las casi dos horas que dura la película. Tras una primera hora genial, la trama se pierde paradójicamente cuando empieza a estrecharse el cerco sobre el asesino, llegando a alcanzar momentos de cierto sopor. Con todo, una buena peli, un personaje atractivo, un cine distinto, muy alejado de los excesos visuales de hoy en día.

Mi puntuación en IMDB:6.

 //spanish.imdb.com/title/tt0050669/