Che, El Argentino

Figura controvertida la del Che: héroe revolucionario defensor de causas justas para unos, asesino cruel e implacable para otros…La derecha y la izquierda utilizan su figura para desacreditar las posiciones contrarias. Pero más allá de cuestiones ideológicas, Che, el personaje, se merecía una película así (con algún matiz que después haré notar), y Che, la película, es una obra extraordinaria, un recorrido por un período decisivo en la historia de América, rodado con un pulso y una maestría indudables.

Steven Soderbergh lo tenía bastante claro, y así se expresó en alguna entrevista que le he leído. El Che es una figura importante, pero lo es por lo que hizo, y precisamente sus actos son los que le llevaron a la notoriedad. Por ello esta película se aleja de los biopics típicos de la industria de Hollywood, con su visión amable de toda la vida del interesado. Se nos suele contar todo: su nacimiento, su infancia, evidentemente sus actos destacables…Che, El Argentino, empieza donde debería de empezar, con la reunión en México entre Fidel Castro y Ernesto Guevara, la reunión en donde empezó a labrarse la Revolución, y en donde empezó a escribirse la historia…Porque después se nos cuenta que Ernesto Guevara es un médico argentino con mujer e hija, pero en ese sentido no deja de ser una persona normal. Lo que hace del Che una figura destacada es lo que hizo después de esa reunión, y las consecuencias de esos actos posteriores. Y Soderbergh va al grano, afortunadamente.

Ya se sabe. Después de reunirse con Fidel llega el viaje hacia la Guerrilla, hacia la selva cubana. La película alterna los momentos intensos de las acciones armadas en Cuba con las imágenes correspondientes a la intervención del Che en la sede de Naciones Unidas en Nueva York. Y la primera influencia que se nos viene a la mente es Traffic, la estupenda peli de Soderbergh también protagonizada por Benicio Del Toro, con sus cambios de tonalidad y su tono casi de documental.

Del Toro está sencillamente enorme, y su solidez hace que por momentos parezca que el director ha metido una cámara justo en aquel 1956: la verosimilitud que se desprende de las imágenes en la selva de Cuba es impactante, a lo que contribuye enormemente Demián Bichir, que interpreta a Fidel Castro de forma antológica.

 

Quizás el único pero que le puedo poner a esta buenísima película es su excesivo "buenismo" respecto al Che. No niego que Ernesto Guevara tuviese todas las virtudes que Soderbergh se empeña en mostrar: la generosidad de un médico que se desvive por los campesinos, la lealtad y compañerismo con sus camaradas, su interés en formar a los suyos y en enseñarles a leer y escribir…Pero el director y el guionista Peter Buchman habían insistido en no mojarse en exceso y en no mostrar una imagen edulcorada y benevolente sobre una figura que arrastra pasiones encontradas. A lo mejor el Che era así, tan bueno, tan generoso…pero la balanza se inclina descaradamente hacia esta visión, mientras que los actos deplorables, como el asesinato, sólo están contados de forma sesgada y muy por encima.

Pero independientemente de estas consideraciones, Che, El Argentino, es una película excelente, sin duda la mejor de todas las que se han hecho sobre Ernesto Guevara, y hace que deseemos ver cuanto antes la otra parte rodada por Steven Soderbergh, de (espero) inminente estreno.

Mi puntuación en IMDB:8.

//spanish.imdb.com/title/tt0892255/