Vicky Cristina Barcelona

Decididamente tenemos un problema cuando Javier Bardem estrena peli rodada en inglés. Está claro que la solución perfecta es verla en versión original con subtítulos en castellano, pero eso, al menos en mi ciudad, es imposible. Si se dobla él mismo puede ocurrir como en Los Fantasmas de Goya, o sea, que el resultado sea desastroso (yo, con todo, sigo prefiriendo esta opción); si le dobla otro…cataclismo. La sensación que me ha producido verle doblado por otro en ésta última peli de Woody Allen ha sido lamentable: una mezcla de incredulidad y patetismo. Y eso, claro, afecta a la peli.

Con todo, no creo que el hecho de verla en versión original le haga subir muchos puntos a Vicky Cristina Barcelona. Algún día espero dedicar una entrada potente a Woody Allen, un genio, un tipo que desde hace mogollón de años estrena puntualmente una película al año, con el resultado inevitable de la variedad: como en botica, Woody Allen tiene pelis para todos los gustos, buenas, malas, regulares, desastrosas y por supuesto, alguna que otra maravilla. Ésta es regular.

En mi opinión, o al menos a mi me ocurre, el Woody Allen realmente disfrutable de los últimos años es el que ha resultado ser más comercial: cosas como Match point, El Sueño de Cassandra, La Maldición del Escorpión de Jade e incluso la infravalorada Un Final Made in Hollywood. Son películas claramente definidas en cuanto a su género, pelis de suspense las dos primeras, o claramente en tono de comedia las otras dos.

En cambio Vicky Cristina Barcelona no tiene claro a qué género se adscribe. Está claro que no es cine de suspense, y que podríamos clasificarla como una mezcla de comedia y drama. Y el problema es que se queda en tierra de nadie. Como comedia resulta totalmente fallida, y sólo alguna escena protagonizada por el trío Bardem- Cruz-Johansson es realmente hilarante. Como drama puede funcionar a medida que avanza el metraje y se aclaran las posturas sentimentales, pero realmente sólo funciona cuando Rebecca Hall gana protagonismo.

Al final nada de nada. La película se queda en un híbrido inocuo, vacío, del que sólo se salvan los intérpretes (todos, desde Bardem y las chicas protagonistas hasta la secundaria pero excelente actriz Patricia Clarkson), pero en mi opinión la que está mejor, con diferencia, es Penélope Cruz, quien vuelve a demostrar que si tiene un papel medianamente interesante es una actriz estupenda.

La sensación que transmite Vicky Cristina Barcelona es que es una de las flojas de su director, que en su país no gustará nada de nada, y que aquí podrá tener relativo éxito por el hecho de rodarse en Barcelona y Oviedo y por contar en reparto con Javier Bardem y Penélope Cruz.

Mi puntuación en IMDB:5.

//spanish.imdb.com/title/tt0497465/