21 Blackjack

Me gustan las películas que se desarrollan en los casinos, básicamente porque me gustan los casinos. Me parecen lugares muy cinematográficos, y sería capaz de pasarme una noche entera en uno sin jugar, simplemente mirando y fijándome en las excéntricas personalidades que por allí suelen pulular…El problema es que cada vez que voy a uno, juego…

La naturaleza de los casinos, esto es, el propio concepto de un grupo poderoso de empresarios sin escrúpulos que ganan dinero a mansalva gracias a los impulsos adictivos de la gente, convierte a estos centros de ocio en territorio frecuente para que el cine aborde historias en las que se nos cuentan los intentos de un grupo de intrépidos que busca, como muy bien dice Laurence Fishburne en la peli, "vencer al sistema", esto es, ganar dinero no por el favor puntual del azar, sino más bien por la aplicación de complejos métodos matemáticos y estadísticos, algo para nada imposible como muy bien se encargó de demostrar la familia Pelayo en nuestro país, un clan que llegó a tener prohibida la entrada en los casinos por sus estropicios en las cuentas de resultados de estas empresas del juego.

Robert Luketic, el mediocre director de Una Rubia Muy Legal, dirige 21 Blackjack, y lo hace bastante bien…Es cierto que la película es tremendamente previsible, pero las escenas rodadas en los casinos de Las Vegas son muy llamativas y están muy bien planificadas, aunque quizás se eche en falta más chicha a la hora de rodar las partidas de Blackjack, más profundidad, algún jugador no perteneciente al clan del protagonista que destacase, al estilo de los chalados que suelen frecuentar los casinos.

Pero la premisa básica de la película es entretener, y tiene que ir mucho más al grano, al contrario de lo que sí puede hacer Soderbergh en su trilogía de Ocean, con guiones mucho más elaborados y constantes sorpresas en las tramas. Aquí se pasa muy por encima de la esencia del casino, y ha de dedicar metraje a las circunstancias personales del guapete protagonista (excelente el desconocido Jim Sturgess), presentándonos a sus dos amigos frikis y su proyecto de ciencias, además de dedicar tiempo también a la formación del chico para dar el golpe en los casinos que posteriormente visitará, en lo que quizás sean las escenas más divertidas para el espectador, cuando ese tahúr magníficamente encarnado por Kevin Spacey alecciona a los chicos en las artes de contar cartas y transmitir señales.

A partir de ahí, lo previsible. La llegada triunfal, el éxito, el lío entre el prota y una guapísima Kate Bosworth, y la caída en desgracia y posterior redención. Una pena que nos la acabemos sabiendo de memoria porque con más carnaza en el guión podríamos estar hablando de una película excelente, ya que el ritmo con el que está contada y las interpretaciones son geniales.

Con todo, la peli cumple su función a la perfección, y resulta tremendamente entretenida, lo cual en los tiempos que corren es muy de agradecer. No es una peli de casinos a lo Scorsese, pero se pasa un muy buen rato.

! A ganar, a ganar, pollo para cenar!

Mi puntuación en IMDB:7.

//spanish.imdb.com/title/tt0478087/