Vírgen a los 40

Pues sigo yo poniéndome al día con las pelis de Judd Apatow y su troupe, y en esta ocasión me tocó ver Vírgen a los 40, la peli de más éxito de este nuevo grupo de cómicos que está monopolizando el protagonismo en el panorama de la comedia norteamericana. Aquí se les unió el que yo considero cómico de más talento del grupo, Steve Carell, que además colabora en las facetas de guionista. Carell es además de un tipo con enorme vis cómica, un actor excelente, como muy bien demostró en Pequeña Miss Sunshine, aunque la fama y el éxito le han llegado con sus proyectos en clave de comedia.

Pero más que una comedia, Vírgen a los 40 es un dramón disfrazado de comedia. Porque lo que nos cuenta es una de las historias más tristes que yo he visto en años. La historia de un tipo que recién cumplidos los 40, ya no es que nunca haya echado un polvo, sino que no tiene amigos y prácticamente se limita a ir de su casa al trabajo y del trabajo a su casa, sólo, siempre sólo, en su bici…Los primeros planos de la peli nos indican que se refugia en su colección de muñecos (evidentemente nada de muñecos de Star Wars ni demás sagas cinematográficas, sólo de Universal, que para eso es quien produce la peli) y en la tecnología. En definitiva, el Andy encarnado (de forma magistral) por Steve Carell es un puto freak, uno de esos tipos al que la madurez ha alcanzado sin que haya sabido desprenderse de sus aficiones y descuidando su vida personal y social, aunque probablemente escaldado por más de una experiencia sentimental y sexual desastrosa.

Precisamente esas experiencias son contadas en la peli en alguna de las escenas más hilarantes, como esa chica que amenaza con chupársela a un adolescente Andy armada con una ortodoncia temible, o aquella mujer que ve como Andy se corre en cuanto le quita el sujetador. Para colmo, para una noche en la que, ya cuarentón, logra ligarse a una atractiva chica, ésta le vomita encima al ir demasiado borracha…Un dramón, vamos.

Apatow, imagino, sostiene, como mis admirados hermanos Farrelly, que todo es susceptible de ser tomado a cachondeo, de ser parodiado, y por eso monta todo un circo alrededor de la penosa existencia de un tipo que con 40 tacos afirma que los pezones de su última novia son como sacos de arena…Ser vírgen a los 40 es un drama, pero más lo es el estar completamente sólo. Lo que hace Apatow, probablemente sin pretenderlo, es un canto precioso a la amistad, ya que los compañeros de Andy buscan, no sin el típico puteo hacia él, que tenga la posibilidad no ya de follar, sino de tener con quien salir de copas y pasar un buen rato, olvidando de vez en cuando esas aficiones que todos tenemos, pero que pueden ser perjudiciales si nos hacen aislarnos. 

La mejor baza de la película, además de Carell, es la presencia de un grupo de secundarios excelente, y de una actriz soberbia que debería de frecuentar más el cine comercial: Catherine Keener. Entre ellos, algunos habituales de la troupe, como Jonah Hill, Paul Rudd o Seth Rogen. Entre lo malo, la excesiva duración, ya que 127 minutos se antojan demasiados para contar lo que cuenta.

Interesante peli.

Mi puntuación en IMDB:6.

//www.imdb.com/title/tt0405422/