Agnes de Dios

Todavía no he visto ninguna peli de Norman Jewison que sea mala. Es más, aún no he visto toda su filmografía, pero de todas las que he visto, sólo puedo decir que son buenas, unas mejores que otras, pero todas buenas. No Me Mandes Flores, El Rey del Juego, En el Calor de la Noche, El Caso Thomas Crown, El Violinista en el Tejado, Jesucristo Superstar, Hechizo de Luna, Sólo Tú y Huracán Carter son películas estupendas, ninguna obra maestra, pero todas buenas, alguna incluso muy buena, y distintas: comedias románticas, thrillers, biopics, musicales…de todo ha hecho Norman Jewison. Es probable que tenga alguna mala (de hecho tiene una, F.I.S.T., con Stallone y Rod Steiger y guión de Joe Estherzas, el guionista de Instinto Básico y Showgirls, que tiene muy mala pinta…la veré), pero lo que es indudable es que es un director cojonudo.

Agnes de Dios es otra buena peli de Norman Jewison. Por momentos buenísima. Algo tienen los conventos y monasterios que les hacen ser escenarios perfectos para películas de suspense. Esos pasillos lúgubres y vacíos, esas estancias frías y oscuras, ese ambiente de recogimiento y austeridad, y, sobre todo, esa rutina, que hace que cualquier acontecimiento constituya un escándalo mayúsculo. Y si el acontecimiento es que una monja ha dado a luz, imaginemos el caos, y si resulta que el bebé es asesinado al nacer…pues probablemente, con un director y un guionista solventes, como en este caso, tengamos una peli más que interesante.

Jane Fonda interpreta a una psiquiatra que debe de investigar el caso, lo que le lleva a un agrio enfrentamiento con la Madre Superiora, interpretada por Anne Bancroft. Las dos actrices hacen un trabajo sobresaliente, y tienen escenas que constituyen memorables duelos interpretativos, sin olvidarnos de Meg Tilly, quien interpreta a la hermana Agnes, en un papel complicado y por momentos muy duro.

El trabajo de las actrices es, sin duda lo mejor de una peli que presenta otras muchas virtudes. La forma de contarnos la historia, sobria, sin alardes, con un ritmo perfecto, demuestra una vez más que Jewison es mucho más que el artesano hollywoodiense que se le considera, etiqueta del todo injusta ya que estamos ante un director de primerísimo nivel, que conoce el oficio como nadie y que sabe sacar en todas sus películas lo mejor de los actores con los que trabaja.

La ambientación, los excelentes e interesantes secundarios y un guión buenísimo hacen de Agnes de Dios una película muy buena, una de las mejores de 1985, que obtuvo tres nominaciones a los Óscars (Anne Bancroft, Meg Tilly y la música de Georges Delerue), y que demuestra el nivel de su director. Y sobre todo, nos permite disfrutar del talento de dos actrices geniales: Jane Fonda y Anne Bancroft.

Mi puntuación en IMDB:7.

//spanish.imdb.com/title/tt0088683/