Yo, Robot

Qué maja peli Yo, Robot, aunque supongo que poco tendrá que ver con el libro de Isaac Asimov, que no he leído. Y aquí entramos en el debate de siempre: ¿mejor el libro que la peli? Desde mi punto de vista, es un debate absurdo. Yo prefiero comparar pelis con pelis, libros con libros y cómics con cómics. Si empezamos a mezclar y a comparar medios tan dispares, no tiene sentido. Además supongo que siempre tenderemos a preferir lo primero que hemos visto o leído, ya que en una segunda revisión de una historia el factor sorpresa se minimiza. Pero cada uno tendrá su propia opinión.

El caso es que a mi, Yo, Robot, la película, me parece cojonuda. Una historia casi de cine negro, policíaca, ambientada en el futuro y con unos efectos especiales geniales. Ésta fue la opinión que en su día envié a la sección El Lector Opina de la Revista Acción:

Me temía lo peor en cuanto empezó la proyección. Entre que Will Smith no es precisamente uno de mis actores favoritos, y que en las primeras escenas se dedica a vendernos unas zapatillas y conducir un coche “molón”, el panorama pintaba mal…Pero, afortunadamente pronto empieza lo bueno. Llega el crimen, ese elemento indispensable para que toda historia noir arranque, y a partir de entonces disfrutamos de una trama interesante, fácil de seguir pero no por ello simple, y eso sí, siempre aderezada con unos efectos visuales impresionantes, que cuando se combinan con una historia decente hacen que nos lo pasemos muy bien en el cine. Porque Yo, Robot, es, ( como también lo era Minority Report ), una estupenda película inscrita en el género del cine negro, pero con el añadido que presenta a su vez otro género, el de la ciencia ficción, sin duda una mezcla perfecta, que, siempre con un guión mínimamente aceptable, proporciona un rato divertido, que ni siquiera la presencia de El Príncipe de Bel-Air puede estropear.

No conozco la obra de Isaac Asimov, y supongo que poco o nada tendrá que ver esta versión cinematográfica con su relato, pero así funciona Hollywood, y más si el  rapero protagonista ejerce también las labores de productor: no podemos esperar mensajes trascendentes, ni filosóficos ni monolitos a lo 2001, sino acción pura y dura, efectos especiales y ritmo frenético ( menos mal que Alex Proyas no es Michael Bay…) El caso es que uno llega al cine, y después de unos minutos de duda, no miramos el reloj hasta el final de la proyección…y eso es bueno. Lo único malo, que alguien se compre las put…( perdón ), malditas zapatillas después de verla.

 

Mi puntuación en IMDB:8.

 

 //spanish.imdb.com/title/tt0343818/