El Ala Oeste de la Casablanca (Temporada 2)

Cómo me gustaría que en España pudiésemos ver una serie sobre lo que se cuece en la Moncloa, una serie protagonizada por el grupo de asesores principales del Presidente del Gobierno, y por el propio Presidente. El Ala Oeste de la Casablanca lo hace con la administración americana, con un hipotético gobierno demócrata encabezado por Josiah Bartlet, interpretado por un soberbio Martin Sheen.

Es cierto que las instituciones norteamericanas, el gobierno, la Casablanca, el Pentágono, la CIA…tienen un halo de misticismo y grandiosidad que les hacen ser muy cinematográficas, no en vano estamos hablando de la principal superpotencia del mundo. Pero a veces pienso en lo atractivo que sería una serie así producida aquí.

La segunda temporada de El Ala Oeste mantiene el excelente nivel de la primera, con una estructura similar. Capítulos de un nivel extraordinario, con una trama progresiva que desemboca en la tensión de los dos últimos capítulos. Si en la primera temporada un atentado era la causa de la adrenalina final, en esta segunda la enfermadad del presidente y sus dudas sobre la posibilidad de presentarse a la reelección mantienen el interés. Sin olvidarnos de la trágica muerte de la Sra. Landingham, quien llevaba trabajando en la Casablanca casi 40 años y que conocía al Presidente desde que éste era un adolescente, y quien se había convertido en su principal confidente, con permiso, por supuesto, de ese Leo interpretado por el gran John Spencer.

El resto del reparto se mantiene de la primera temporada: Rob Lowe, Allison Janney, Richard Schiff y Bradley whitford son los principales asesores, con mayor protagonismo esta vez para Donna, interpretada por Janel Moloney. Stockard Channing vuelve a interpretar a la Primera Dama, y mi personaje favorito sigue siendo Charlie, el chico negro que está siempre al lado del Presidente, y que está magníficamente interpretado por Dulé Hill. También se incorpora en esta temporada Oliver Platt, como el abogado de la Casablanca que tendrá que hacer frente a la situación cuando se plantean las dudas sobre si el Presidente ha mentido o no sobre su estado de salud.

El Ala Oeste de la Casablanca no tiene mucho que ver con las series que actualmente arrasan. No se parece en nada a Lost, ni a Prison Break, ni a Heroes. No hay tramas enrevesadas, ni un suspense mantenido. Lo que hay es un grupo de actores en estado de gracia que recitan unos diálogos magníficamente escritos a una velocidad de vértigo. Una maravilla creada por ese experto en estos temas que es Aaron Sorkin.

Ya podía haber sido el inquilino de la Casablanca Martin Sheen estos últimos ocho años, y no el que ha estado. Pero ya le queda poco. Yo apuesto por Obama.

//spanish.imdb.com/title/tt0200276/