24 : Redemption

Como anticipo a la esperadísima séptima temporada de 24, se acaba de emitir en USA una especie de capítulo doble, una tv-movie titulada 24:Redemption, y que sirve para calentar motores para lo que promete ser una de las temporadas más intensas de la serie, a tenor de lo que hemos podido ver en los tráilers.

24:Redemption sitúa la acción en África, a donde Jack Bauer ha huído con el fin de empezar una nueva vida, sin la más mínima intención de volver a su país. Es acogido por su antiguo compañero Carl Benton, un idealista que ha levantado un colegio y lucha por mejorar las paupérrmas condiciones de vida de los niños de un imaginario país africano. La acción empieza cuando se produce un intento de golpe de estado, posiblemente secundado por altas instancias del gobierno estadounidense, a punto de dejar la administración.

Toda la intensidd y tensión de la serie se mantiene en estos 85 minutos, aunque es cierto que el hecho de que dure tanto hace que la acciónse dilate algo y que no se mantenga el excelente nivel de los capítulos. Pero siempre es un placer volver a ver a Jack Bauer en acción. Kiefer Shuterland será para siempre Bauer, uno de los mejores personajes de la historia de la televisión.

Junto a Shuterland, Robert Carlyle, como su amigo Carl; John Voight como Jonas Hodges, instigador en la sombra del golpe de estado; Powers Boothe como el Presidente saliente de los Estados Unidos, y la interesante recuperación de Gil Bellows, el eterno amor de Ally McBeal, quien interpreta a un despiadado miembro de la embajada americana en el país africano.

La acción se desarrolla supuestamente durante dos horas de tiempo real, y es un gustazo volver a escuchar eso de "la siguiente historia tiene lugar entre las…"

24 es una de las mejores series de la histora de la tele, y la séptima temporada promete emociones fuertes. De momento está bien quitarse el mono con 24:Redemption, una entretenida tv-movie de acción.

Mi puntuación en IMDB:7.

//www.imdb.com/title/tt0813980/

Appaloosa

El western ha muerto, como género cinematográfico. No hay más que ver el número de westerns que se estrenan al año y compararlo con el número de comedias románticas, de aventuras o de terror. El que antaño fuera el género más prolífico hoy apenas resiste la embestida de la nueva era: lo digital, la tecnología, los movimientos convulsos de la cámara…Y es una pena. Menos mal que quedan tipos como Ed Harris, que probablemente creció viendo a John Wayne y a Clint Eastwood imponer su ley en el salvaje oeste…

Lo bueno que tiene el hecho de que las películas del oeste hayan caído en el olvido es que cuando se hacen, los responsables se esmeran, no en vano han de demostrar que todavía es posible contar una buena historia protagonizada por vaqueros, indios, forasteros, pistoleros… Se me vienen a la cabeza Open Range, Rápida y Mortal (aún asumiendo las peculiaridades propias del cine de Sam Raimi, que poco tienen que ver con las del western más clásico) y por supuesto, Sin Perdón, como los últimos coletazos de calidad de este género.

Appaloosa es una más a añadir a la lista. Un western estupendo, con escenas que nos remiten a la gloriosa época del género, con los duelos a vida o muerte, sheriffs, caballos, apaches…Y también es una forma distinta de hacer cine, más pausado, esforzado en contar una historia de personajes y en presentarnos y mostrarnos las características de esos personajes. Hay buenos, y hay un malo muy malo. Porque el western era también una expresión perfecta de la lucha que tanto juego da a la hora de contar historias: la eterna lucha entre el bien y el mal.

Ed Harris y Viggo Mortensen son los buenos, soberbios los dos, probablemente dos de las mejores interpretaciones de este año. Jeremy Irons, de quien algún crítico nacional ha dicho que "está pasado", compone un villano genial, quizás algo desaprovechado. Y para mi resulta un placer ver también en el reparto al gran Lance Henriksen, otro veterano que lleva toda la vida haciendo cine de género, y que demuestra que no sólo es capaz de protagonizar pelis de aliens. Quien no me gusta nada es Renée Zellweger, aunque esto es ya un problema mío personal, ya que no me gusta nunca esta rubia mofletuda. El mismo crítico de antes que decía aquello sobre Jeremy Irons dijo también que "Ariadna Gil se come a todos sus compañeros de reparto"…Pues vale. Ariadna interpreta muy bien un papel absolutamente testimonial, y su presencia en pantalla no va más alllá de 7 u 8 minutos…

Menos mal que nos quedan vaqueros. Ed Harris, Kevin Costner o Clint Eastwood están ahí para recordarnos a todos que hay un legado cinematográfico que representa con milimétrica fidelidad una etapa fundamental en la historia de los Estados Unidos.

Appaloosa es una película de vaqueros, de buenos y malos, una película estupenda de las que ya apenas se hacen. Tenéis que ir a verla, porque siempre merece la pena cabalgar, desenfundar y hacer cumplir la ley del Oeste…

Mi puntuación en IMDB:7.

//www.imdb.com/title/tt0800308/

Crimen Perfecto

Más Hitchcock en esta sección de Mis Favoritas. Y aún quedan unas cuantas, porque el gordo británico tiene una filmografía tan imponente que me temo que os aburriré hablando de su cine.

Crimen Perfecto es otra de esas obras maestras indiscutibles, una película que puedes ver una y otra vez, y una nueva muestra del talento de alguien que además de hacérselas pasar canutas a sus protagonistas en amplios y variados escenarios, también sabe llevar la tensión a sitios pequeños, estrechos y en ocasiones claustrofóbicos.

Todo es pequeño en Crimen Perfecto: el número de personajes, el escenario…Con La Soga y La Ventana Indiscreta, Crimen Perfecto compone la que yo denomino "trilogía minimalista" de Alfred Hitchcock. Es cierto que Náufragos se inscribe también en esas características (varios personajes a bordo de un bote salvavidas en medio del Atlántico), pero las tres que he nombrado tienen en común el color, la época, y los personajes inteligentes y sagaces, James Stewart en La Ventana Indiscreta y La Soga, Ray Milland y John Williams en ésta. Pocos personajes, pocos escenarios, pero mucho talento para contar historias de suspense…

Supongo que casi todo el mundo conocerá la trama de Crimen Perfecto. Un marido insatisfecho (soberbio Ray Milland) planea el crimen de su mujer, la siempre adorable y disfrutable Grace Kelly. El amante de ésta, encarnado por un sensacional Robert Cummings, se interpondrá en los planes del marido, quien ha sobornado a un viejo conocido para que lleve a cabo el asesinato…

Y con estas premisas se desarrolla una de las mejores películas de suspense de la historia del cine. El guión es absolutamente perfecto. La dirección, cómo no, también. Hitchcock mueve la cámara de forma sublime, mostrando siempre lo necesario para que el espectador se meta en la trama como si estuviese presente en el pequeño apartamento en donde transcurre la mayor parte de la acción. Se nos presentan los personajes, ese Tony Wendice que ha descubierto la infidelidad de su esposa y quiere cargársela, Margot, la mujer, enamorada de Mark Halliday y que no se atreve a decírselo a un marido al que ya no ama, el Capitán Lesgate, de quien Tony sabe cosas de su pasado que usará para chantajearle y obligarle a cometer el crimen, y por último el Inspector Jefe Hubbard, quien se encargará de desenmarañar el caso cuando se producen las muchas complicaciones posteriores.

 

Y, sin desvelar la trama, para quien no la haya visto, nombro los dos elementos clave en la historia. El teléfono, y las llaves. En estos tiempos en los que la telefonía fija en los hogares está en vías de extinción, resulta curioso ver Crimen Perfecto, una historia en la que ese teléfono fijo juega un papel fundamental, capaz de provocar la muerte de quien conteste a una tramposa llamada. El teléfono fijo, ése que estaba siempre en los hogares, grande, inmóvil, con su rosca numerada en lugar de botones…Y las llaves, que determinan, en función de quién las posea, la posibilidad de que uno u otro personaje sea culpable de cometer el crimen…Más minimalismo en Crimen Perfecto: teléfono y llaves, sólo dos elementos clave.

Podría contar mil cosas sobre una película que he visto decenas de veces y que me sé de memoria. Y podría enumerar las escenas destacables, pero probablemente destriparía una película que ha de ser vista de inmediato por quien no la haya visto. Y para quien esté en esa situación, que se considere un afortunado, porque ver Crimen Perfecto por vez primera es un disfrute inigualable. A veces me gustaría que los chicos de Men in Black me diesen un destello de esos con el aparato que permite borrar determinados recuerdos, para poder disfrutar de películas como ésta como si fuese la primera vez.

Y antes de terminar, una duda que siempre me ha asaltado. El título original es Dial M For Murder, algo así como "Letra M de Murder", o sea, "Letra A de Asesinato" o "Letra C de Crimen", pero vamos, que nada de A Perfect Murder o algo así…quiero decir, que en su día en España se cambió (acertadamente creo) el título, como frecuentemente se hace. En 1998 se estrenó un remake, que difiere bastante en cuanto a la trama, protagonizado por  Gwyneth Paltrow y Michael Douglas, y que tenía como título original A Perfect Murder, o sea, Un Crimen Perfecto…¿Resulta que decidieron los responsables del remake darle el título que aquí le dimos a la versión de Hitchcock? Una tontería que siempre me ha intrigado…

Pues nada más. Sólo decir para quien vea esta maravilla por primera vez, que es conveniente fijarse en los detalles, prestar atención, apagar el móvil, la luz y…disfrutar.

//www.imdb.com/title/tt0046912/

 

 

Quantum of Solace

Casino Royale era, aparentemente, un nuevo Bond. Y no sólo por el cambio de actor, sino en todos los sentidos. Daba la impresión de que los responsables de la saga, esos incombustibles Barbara Broccoli y Michael G. Wilson querían empezar de cero: nuevo rostro para Bond, nuevo talante…Conoceríamos al famoso agente en sus inicios, antes de las sonrisas seductoras, antes del martini agitago y no batido, antes de Q y Moneypenny…

Quantum of Solace juega descaradamente al despiste. Es como si los máximos responsables del personaje tuviesen miedo de desprenderse definitivamente del (estupendo) legado cinematográfico del personaje. Daniel Craig sigue siendo una roca granítica sin el encanto de sus predecesores, los secundarios míticos aún no aparecen, salvo M…pero los guionistas hacen que de la boca de Bond salgan frases y chistecitos más propios de Connery o Brosnan, conocemos la génesis del martini agitado y no batido y sorprendentemente la famosa escena desde el cañón de la pistola, ese mítico "gun barrel" aparece justo al final de la peli…¿Veremos a Bond, en la tercera peli protagonizada por Craig, pronunciar lo de "me llamo Bond…James Bond"?¿Veremos el gun barrel al principio?¿Veremos a Q y a Moneypenny…?

Pues es probable. De momento, esta Quantum of Solace me ha dejado bastante frío. Sigo sin ver a Craig como Bond, aunque quien ha leído las novelas sostiene que este 007 está mucho más cerca del descrito por Ian Fleming. Y si yo no reconozco al protagonista, mal hacen los guionistas en tratar de recordarme con sutileza que es él, porque lo que consiguen entonces es descolocarme. Casino Royale era una película de acción muy estimable, y el hecho de que yo no reconociese al bueno de Craig como James Bond no era un obstáculo para pasar un par de horas entretenidísimo. Pero Quantum…falla en ese aspecto. El guionista Paul Haggis, responsable de la oscarizada Crash y del libreto de Million Dollar Baby, demuestra que éste no es su terreno, y compone una historia simple, plomiza por momentos, con un villano patético y unos secundarios ridículos (ese Fernando Guillén Cuervo…).

Y es una pena, porque con una segunda peli al nivel de Casino Royale, probablemente los fans del Bond cinematográfico de toda la vida nos hubiésemos acostumbrado. Pero si la peli falla ya como producto de acción sin más, entonces, el personaje, desde mi punto de vista, está muerto y enterrado. Estaremos ante una saga más del actual cine de acción, y Bond se convertirá en un Bourne cualquiera, a pesar de que a mi la última entrega del espía encarnado por Matt Damon me parece considerablemente superior a Casino…y por descontado a Quantum…

Tiene cosas buenas, no voy a negarlo. El comienzo, con esa persecución en la carretera es genial, y en general todas las escenas de acción están rodadas con una pericia admirable. Pero con eso contábamos. Y por eso la película se queda en eso, un producto de acción al uso, una cinta más, de las producidas por los grandes estudios como churros, no una película de Bond. Para colmo, las variaciones en el famoso tema de Monty Norman resultan torpes y cansinas, y la canción principal interpretada por Alicia Keys y Jack White es de lo más sosa, mucho peor que la que se consideró antes, interpretada por Amy Winehouse…pero claro, la buena de Amy se droga y es muy mala, así que la apearon del proyecto…

Pues habrá que esperar a la tercera para ver el rumbo definitivo de la saga. Por mi parte, si las cifras 007 no acompañasen al título de la peli, hubiese salido con mejor sabor de boca. Lo que me cuesta entender es este giro radical cuando Muere Otro Día, la última de Pierce Brosnan, fue en su día un éxito descomunal y una película Bond estupenda. Es cierto que la renuncia de Brosnan complicaba las cosas, pero alguien hubiese aparecido. Se optó por un cambio de rumbo, por un lavado de cara, que a mi de momento no me convence del todo…

Mi puntuación en IMDB:6.

//spanish.imdb.com/title/tt0830515/

Hot Shots II

El éxito de Aterriza Como Puedas en los 80 hizo que empezasen a proliferar las comedias absurdas que se dedicaban a parodiar géneros cinematográficos o películas concretas de éxito. Los responsables fueron los hermanos David y Jerry Zucker y Jim Abrahams, en un trío comúnmente conocido como ZAZ (Zucker-Abrahams-Zucker)

Lo cierto es que rompieron esquemas. Su humor absurdo, paródico y satírico rozaba en ocasiones lo grotesco, pero cuando los gags les salían bien, te reías de lo lindo. Aterriza Como Puedas tuvo su inevitable secuela, enseguida llegó otra saga, Agárralo Como Puedas, en la que ya el protagonismo absoluto recaía en Leslie Nielsen, y en 1991 se estrenó Hot Shots, sin Nielsen (Lloyd Bridges fue su sustituto natural), una peli que parodiaba a Top Gun, y, dos años después, la que para mi es la mejor comedia de los ZAZ, la secuela Hot Shots II, que mantenía el reparto de la primera, con unos hilarantes Charlie Sheen y Valeria Golino acompañando a Bridges.

Me encanta Hot Shots II. Recuerdo verla en el cine y reírme a carcajadas. Las víctimas de sus burlas eran en esta ocasión la saga de Rambo y películas de éxito de la época, como Terminator 2. Charlie Sheen está soberbio, y Valeria Golino, una de las chicas más atractivas del cine de los 90, también lo borda. Los gags buenos son constantes, aunque yo me morí de la risa cuando, parodiando a T2, Sadam Hussein y su perrito se mezclan…(quienes la hayan visto sabrán a qué me refiero).

Después llegaron las secuelas de Agárralo Como Puedas, y toda una sucesión de comedias protagonizadas por Leslie Nielsen, ya sin los ZAZ, y todas con la coletilla en el título de…Como Puedas (Espía Como Puedas, Acampa Como Puedas, Mafia Estafa Como Puedas, Esquía Como Puedas…todas ellas olvidables). Y, en medio, las Scary Movies y todas las Movies recientes: Date Movie, Epic Movie, Disaster Movie…La gracia, desde mi punto de vista, se terminó con Hot Shots II, que supuso el canto del cisne de ese género absurdo y paródico que había inaugurado Aterriza Como Puedas.

Sobre Hot Shots II opiné brevemente en el foro de cine de Meristation:

 Pues una peli cojonuda. Recuerdo verla en el cine y partirme de la risa desde el principio, con un gag ya en la primera escena cuando se equivocaban poniendo unos créditos para situar la acción. Después, desparrame continuo, con Charlie Sheen bordándolo (por primera y única vez en su carrera), y además teniendo en cuenta que en aquella época yo tenía una especial fijación con Valeria Golino…Mucho mejor que la primera parte y para mi gusto, sin duda, la mejor comedia de los ZAZ. Divertidísima.

Mi puntuación en IMDB: 7.

//spanish.imdb.com/title/tt0107144/

El nuevo KITT me gusta…mucho

Hace unos meses comentaba que había visto el episodio piloto del remake de la mítica serie ochentera El Coche Fantástico. 90 minutos entretenidos, que quizás se hacían algo largos, aunque para poner al espectador sobre la pista de lo que sería posteriormente la serie es cierto que eran necesarios, y además se agradecía el cameo final del Michael Knight original, el guaperas David Hasselholf.

El caso es que tras el piloto llegaron los capítulos, que desde el pasado 24 de septiembre se están emitiendo en Estados Unidos. Y a mi me están gustando mucho…Más de lo que esperaba, siendo sinceros.

 El Coche Fantástico, versión 2008, está contada a través de capítulos de 40 minutos, que resultan increíblemente divertidos. Lo cierto es que la actual situación de la televisión americana, con tantas y tantas series de calidad, había hecho que echásemos en falta alguna serie así, puro entretenimiento sin pretensiones. Perdidos, Prison Break, House…son series geniales, de las que sigues sin pestañear, con guiones de un nivel sobresaliente y que enganchan. Pero a veces también te apetece desconectar de tramas serias y enrevesadas, y sentarte a ver un pasatiempo frívolo. Algo así a lo que me pasa con Smallville, una serie flojita pero que sigo por mi afinidad con los personajes de DC, y que no voy a negar que me ha hecho pasar buenos momentos.

Es indudable que el carisma de Michael Hasselholf es infinitamente superior al de Justin Bruening, el nuevo conductor de KITT. Bruening es un tío cachas y guapete que cumple su papel sin mayores complicaciones, pero es innegable que cuando comparte escena con la guapísima Deanna Russo, saltan chispas. La pareja desprende química, y cuando KITT suelta sus disertaciones acerca de las relaciones entre hombres y mujeres surgen escenas muy divertidas.

  

Los secundarios también cumplen y resultan adecuados. Billy y Zoe, encarnados por Paul Campbell y Smith Cho, ponen el contrapunto cómico, y el toque de calidad lo pone Bruce Davison, un gran actor que parece haber encontrado su sitio en el cine y la tele más comercial, con su participación el la saga cinematográfica de X-Men y como impulsor del proyecto KITT.

Y respecto al verdadero protagonista de la serie, pues decir que KITT es…espectacular.

El Pontiac de los 80 ha dado paso a un Ford Mustang Shelby. Pero las capacidades y habilidades del nuevo KITT son infinitas, y dan lugar a episodios y escenas espectaculares. Y el alma de KITT, o sea, su voz, la pone Val Kilmer, un buen actor que estaba olvidado debido en parte al ínfimo nivel de sus últimos trabajos, y que aquí llena de humanidad al sofisticado coche.

Por tanto, muy recomendable este remake de una de las series más recordadas de los 80. El Coche Fantástico del nuevo siglo es una serie divertidísima, perfectamente adaptada a los tiempos que vivimos, con internet, tecnología punta, y con algún toque a lo Mission Impossible, con esas máscaras y esas misiones arriesgadas.

La tele vive una nueva y fructífera edad de oro. Para regocijo de todos.

//spanish.imdb.com/title/tt1213404/

El Último Voto

Año electoral este 2008, con elecciones aquí y elecciones allí (USA, me refiero). Aún atascados por la resaca de los comicios norteamericanos y a la espera de que Obama forme gobierno, nos llega una peli que refleja o quiere demostrar las bondades de una democracia mucho más asentada que la nuestra, en la que, puede llegar a ocurrir que un voto, un sólo voto, determine quién va a presidir los Estados Unidos de América, o sea, el mundo…

Vale, es una hipótesis demasiado improbable, grotesca si lo pensamos detenidamente. Pero para una película es una idea que podría dar mucho juego. Pensar que en un pequeño pueblo de la frontera mexicana un tipo tiene en su voto la posibilidad de elegir al Comandante en Jefe…Esa idea en manos de un guionista solvente podría dar lugar a una película notable. Pero no ha sido el caso, y es una lástima…

La historia se resume en que una niña, fiel defensora de los valores cívicos y democráticos, tiene la brillante idea de intentar votar por su padre, un borrachuzas que no presta demasiada atención a esto de las elecciones. Y resulta que cuando introduce la papeleta se produce un apagón, por lo que el voto de (supuestamente) su padre no es registrado. Una comisión lo detecta y decide darle un período de tiempo para volver a votar, lo que será aprovechado por los dos candidatos para hacer campaña buscando…ese único voto.

Una idea buena, pero totalmente desaprovechada. Y no sólo la premisa de la historia sino el reparto. Kevin Costner, que a mi me parece un actor sobresaliente, está soberbio, pero apenas se saca partido de dos tipos del talento de Dennis Hopper y Kelsey Grammer, quienes interpretan a los presidenciables demócrata y republicano.

Pero además el guión está muy mal construído, torpemente hilvanado. La película empieza bien pero enseguida se ralentiza el ritmo hasta alcanzar momentos realmente soporíferos. Las escenas más destacables son aquéllas en las que los dos candidatos empiezan a remar contra corriente y a defender posturas distintas a las supuestamente defendidas por su ideología, siempre en función de las creencias del protagonista. Resulta divertido ver entonces al demócrata encarnado por Hopper defender políticas anti-inmigración o mostrarse radicalmente contrario al aborto, por no hablar del hilarante spot del republicano Grammer defendiendo los matrimonios gays.

Pero poco más. Numerosas escenas sobrantes, y una sensación de que se ha desaprovechado una idea excelente, para terminar dando forma a una peli a la que le sobra media hora y que tiene un final estúpidamente abierto. El tal Joshua Michael Stern demuestra no ser el adecuado para un proyecto en principio tan atractivo como éste, que no logra levantar la carrera del para mi, excelente actor Kevin Costner.

Y antes de terminar, una anécdota. Vi esta peli ayer, jueves, sesión de las 18 horas. Entre que la peli ha pasado muy desapercibida y que como sabemos la gente no va mucho al cine, dos personas en la sala, yo, y un tipo cincuentón. Yo, como acostumbro, me siento en una fila de la mitad. El otro tipo algo más arriba, dejando unas cinco filas entre él y yo. A los veinte minutos de proyección no daba crédito a lo que oían mis oídos. Unos ronquidos espeluznantes, violentos, agresivos, desagradables…Y así hasta el final de la proyección. Por momentos pensé en avisar a alguien del cine para que le diesen el toque, pero no lo hice…Tosí y carraspeé para ver si se despertaba y dejaba de roncar, pero nada…Alucino con la gente…Siempre abogo porque la gente vaya al cine, pero este hombretón debió ayer de haberse quedado en casa…

Mi puntuación en IMDB:5.

//spanish.imdb.com/title/tt1027862/

Saw V

Pongámonos en situación. En 2004 un tipo que va al cine compulsivamente (como yo) ve Saw, una peli de terror de la que sabía que había funcionado bastante bien en USA, tanto a nivel de público como de crítica. Y las expectativas fueron superadas, ya que Saw resultó ser toda una revelación, una película muy bien construída, algo tramposa, sí, pero audazmente rodada y que suponía la recuperación para el cine de éxito de gente interesante como Cary Elwes, Dina Meyer o Danny Glover. Una muy buena peli.

Un año más tarde llegó Saw II, la inevitable secuela. El tipo cinéfilo que se lo traga todo (como yo) evidentemente fue a verla, aún dando por hecho que sería muy difícil que se mantuviera el nivel. No se equivocó, y Saw II resultó ser una peli muy floja, ya no sólo en comparación con la primera, sino en comparación con cualquier cinta mínimamente decente.

Y como la cosa daba pasta, al año siguiente, Saw III. El tipo adicto al cine (como yo) fue a verla, a pesar de que la segunda no le había gustado nada. Y la tercera resultó ser aún peor. Si la segunda había abandonado la pericia en el guión para centrarse en lo fácil, o sea, en la casquería, esta tercera era simplemente una sucesión de escenas sangrientas, torturas, sangre y hemoglobina. Un bodrio, vamos…

2007, Saw IV. ¿Adivináis qué hizo el tipo que (como yo) no hace más que ir al cine? Pues ir a verla, faltaría más. Y la cosa no mejoró. Tampoco es que empeorara especialmente, ya que la cuarta siguió la línea de la horrenda tercera: sangre y poco más, otro bodrio…Y para colmo, estas secuelas estaban siendo tan olvidables que resultaba difícil seguir la trama de la saga, a pesar de que los guionistas, a partir de la segunda, no se molestaban precisamente en crear tramas profundas…

Y acaba de estrenarse Saw V. La quinta en cinco años, nada menos…Y el tipo, que, como yo, va muchísimo al cine, pues fue a verla también…¿Es cabal ir a ver una quinta parte de una saga que aborreces desde la segunda? ¿No hay que estar un poco chalado para ir a ver una película cuando estás absolutamente seguro de que es mala como la sarna? Pues quizás sí, pero el caso es que yo, que soy un auténtico chalado del cine, la vi, como en su día vi las otras tres secuelas, vamos, como el tipo ése del que os llevo hablando desde el principio…

Pues Saw V es mala. En esto no hay sorpresa. Pero ojo, que siendo mala, a mi me ha parecido que es la mejor secuela de la grandiosa primera peli. O mejor, la menos mala. Siendo una peli dura y sangrienta, se ha abandonado en cierta medida la casquería para darle un aspecto de thriller policíaco al uso, de juego de gato y ratón entre un poli y un asesino en serie. Un peli floja que al menos se esfuerza algo en mejorar la historia y trata de dar coherencia a toda la saga, tan destrozada por los creadores de las anteriores secuelas. El caso es que Puzzle decide ganarse para su causa a un poli que se ha cargado al asesino de su hermana intentando atribuír el asesinato al mismísimo asesino protagonista de la saga. Tobin Bell, siempre carismático (qué interesante papel hacía en la serie Alias), tiene mucha presencia, siempre en forma de flashbacks, y hace equipo con ese policía, para evitar ser atrapado por otro policía que se ha olido el pastel. Hay sangre, pero algo menos, hay torturas, pero algo menos también…Hay fallos de guión solemnes, pero también una interesante y poderosa escena final. Es mala, sí, pero no tanto como las tres anteriores.

Mi puntuación en IMDB:4.

 //spanish.imdb.com/title/tt1132626/

eriag Top: Mis 10 momentos de cine

Éste ha sido hasta ahora el top más complicado de hacer, y mira que todos me han resultado difíciles. Pero el cine, con sus 100 años de historia y a lo largo de mis 32 añitos, me ha proporcionado muchísimas imágenes y escenas memorables, momentos que me han encogido el corazón, me han emocionado, me han hecho reír, llorar o me han conmocionado…Y como digo, ha habido muchos, más de 10. Y aquí más que en ningún otro top se cumple eso de que podría haber escogido otros cinco o seis y meterlos entre los 10 primeros, aunque evidentemente hay cuatro o cinco indiscutibles, que siempre escogería.

Como es lógico, todos estos momentos de cine, estas diez escenas, se corresponden con algunas de las películas de mi vida, esas que periódicamente conforman la sección de este blog llamada Mis Favoritas, y es que es raro que en una peli que no te apasiona haya una escena que te marque. Precisamente nuestras películas favoritas lo son porque contienen esas escenas. Algunas las he vivido en las salas de cine, otras, por cuestión de edad, en casa. A veces pienso en lo bonito que sería poder viajar en el tiempo y ver en el cine esas obras maestras estrenadas hace décadas. Envidio a quienes han tenido la oportunidad de ver en el cine a Cary Grant escapar de la avioneta, o a quienes han visto cabalgar a John Wayne en pantalla grande. Porque el cine ha de verse en el cine.

Así que no me enrrollo más y os presento mis 10 escenas de cine, los diez momentos en los que el cine me hizo soñar con más intensidad, porque, para mi, de éso está hecho el cine, del material con el que se hacen los sueños…

10. Un parto aprovechado… ALIEN, EL 8º PASAJERO, de Ridley Scott

Cuando vi salir al Alien del pecho de John Hurt me estremecí tanto que por momentos creí que tenía que dejar de ver la peli. Era pequeño, y por eso me impresioné más, pero aún a día de hoy me sigue pareciendo una escena insuperable…Sabes que algo va a pasar, en cuanto Kane se libra del parásito que le aprisionaba el rostro sabes que no es el mismo, que algo se revelará, pero cuando sucede…Una escena mítica de una genial peli de cuando Ridley Scott se arriesgaba y volaba sin paracaídas.

//spanish.imdb.com/title/tt0078748/

9. Un final redondo de quien filma los finales más redondos… PERDICIÓN, de Billy Wilder

 

Perdición arranca con el final, en uno de esos flashbacks poderosos que hacen que te enganches y veas toda la peli sin pestañear. Pero los últimos cinco minutos de película, el desenlace definitivo, con Fred MacMurray y Edward G. Robinson en el suelo, agazapados…constituyen sin duda uno de los mejores finales de la historia del cine. Y es que el sabio enanito que Edward G. Robinson tenía en el estómago estaba realmente en lo cierto…

//spanish.imdb.com/title/tt0036775/

8. Mira quién baila… PULP FICTION, de Quentin Tarantino

El baile entre Vincent Vega y Mia Wallace, o sea, entre John Travolta y Uma Thurman en el Jack Rabbit Slim es una muestra del talento de Tarantino para crear imágenes icónicas, que permanecen en nuestra retina para siempre. El baile al son del You Never Can Tell es todo un homenaje a la cultura pop, como lo es, en definitiva, toda la película…

//spanish.imdb.com/title/tt0110912/

7. Nunca te duches sola… PSICOSIS, de Alfred Hitchcock

La perfección hecha cine. Cada encuadre, cada toma, el pavor de Janet Leigh…y esa música de Bernard Herrmann que acompaña cada puñalada de Norman…o de su mami.

//spanish.imdb.com/title/tt0054215/

6. La broma asesina… BATMAN, de Tim Burton

El duelo final entre Batman y el Joker en la peli de Tim Burton es el mejor colofón a más de 60 años de historias y enfrentamientos en las viñetas. Esa lucha en la catedral de la imponente Gotham diseñada por Anton Furst es lo que se merecían esos dos personajes salidos de la mente de Bob Kane y Bill Finger, dos de los mejores personajes de la historia del cómic.

//spanish.imdb.com/title/tt0096895/

5. Volando… E.T. EL EXTRATERRESTRE, de Steven Spielberg

Un icono de la historia del cine. La silueta sobre la Luna de Elliot y ET volando con sus bicicletas forma parte del imaginario colectivo de toda una generación. ET fue (creo) la primera peli que vi en el cine, así que imaginaos cómo me quedé cuando vi a mis amigos volar hacia la libertad con los acordes de la increíble música de John Williams. Una escena tan legendaria que incluso su creador, Steven Spielberg, la escogió como logo de su compañía Amblin.

//spanish.imdb.com/title/tt0083866/

4. "Luke, yo soy tu padre…" EL IMPERIO CONTRAATACA, de Irvin Kershner

Y cómo nos quedamos todos ante semejante revelación…Las palabras de Darth Vader son sin duda las más importantes que los oídos de muchos escucharon en sus vidas. La mejor secuela de la historia del cine (con permiso de El Caballero Oscuro) lo es, en parte, porque George Lucas nos conmocionó con esta escena. Histórico.

//spanish.imdb.com/title/tt0080684/

3. !Corre Indy, corre!… EN BUSCA DEL ARCA PERDIDA, de Steven Spielberg

Otro icono de la historia del cine. Acabábamos de conocer al intrépido arqueólogo y enseguida nos dimos cuenta de que nos haría pasar momentos inolvidables. Alguno de ellos podría estar también en este top, como la escena del puente colgante de El Templo Maldito o las tres pruebas finales de La Última Cruzada.

//spanish.imdb.com/title/tt0082971/

2. I`m singing in the rain…CANTANDO BAJO LA LLUVIA, de Stanley Donen y Gene Kelly

El tiempo se detuvo cuando Gene Kelly empezó a tararear esa canción…Yo quiero ser Gene Kelly, quiero ser capaz de caminar bajo la lluvia y empezar a bailar como él lo hizo aquella noche. Y todo seguía sus pasos: la música, la lluvia, los charcos, la farola, el agente de la ley…Perfección absoluta, en una escena que puedes ver una y otra vez y seguir emocionándote. El cine se inventó para que tipos como Gene Kelly y Stanley Donen creasen momentos como éste. ¿Quién dice que la lluvia es triste?

//spanish.imdb.com/title/tt0045152/

1. "!Mira! !es…es un dinosaurio!… JURASSIC PARK (PARQUE JURÁSICO), de Steven Spielberg

Nunca sentí nada parecido en una sala de cine. Sonreí, contuve la respiración…algo así como besar a la chica de tus sueños por primera vez…Spielberg se lo tenía bien guardadito, y cuando lo mostró…Espectacular…Quien no reaccione ante esta escena como reaccionan los protagonistas Alan Grant y Ellie Sattler es que no es humano, porque ese dinosaurio era real…

//spanish.imdb.com/title/tt0107290/

Pues éstos son mis 10 momentos de cine. No incluyo menciones especiales porque como expuse antes hay un puñado de momentos que podrían figurar en el top sin discusión. Pero de ellos, como de estos diez, hablaré (de alguno ya lo he hecho) en la sección Mis Favoritas. Viva el cine. Vayamos al cine…

 

Las Crónicas de Riddick

La secuela de Pitch Black resultó ser una pequeña decepción, ya que yo al menos me esperaba algo más. La primera peli había sido en su día una agradable sorpresa, una de esas películas de ciencia ficción que pasan despercibidas y a las que no se les reconocen sus méritos, frecuentemente porque acaban siendo presa del desinterés del espectador que suele considerar que todo o gran parte de lo que se hace en ese género (como en el de terror) es merecedor de ser ignorado.

Pero Pitch Black logró ganarse a los fans gracias a un buen desarrollo, a su historia, simple pero bien contada, y a unos personajes bien escritos, en especial ese Riddick encarnado por Vin Diesel. David Twohy, uno de esos directores de los que nunca te acuerdas pero del que ves sus pelis con interés cada vez que estrena, nos brindó una serie B de calidad, divertidísima…

Pero Las Crónicas…sin ser mala, no respondió a las expectativas. Parte del encanto de la anterior, de su ingenuidad, de su falta de pretensiones, se perdieron aquí, en una cinta que tiene más aspecto de blockbuster que de peli artesanal. Se ve bien, se pasa un rato entretenido, pero no es tan buena como Pitch Black. Sobre las Crónicas de Riddick envié en su día mi opinión a la sección El Lector Opina, de la revista Acción:

 

Era de esperar. Pitch Black  triunfó porque era una película pequeña, que se desarrollaba en pocos escenarios ( un planeta ), y que nos presentaba pocos personajes ( los tripulantes de una única nave ), de los que sobresalía ese Riddick que paulatinamente se hacía con las riendas de la historia. Ahora, en Las Crónicas de Riddick, el calvo protagonista salta de un planeta a otro, y se ve inmerso en las disputas de muchas razas, por lo que es necesario aumentar los decorados, los efectos visuales, los personajes…Todo resulta excesivo ahora y, aunque se mantiene el carisma del héroe, nos cuesta relacionar ambas películas. Los fans de la primera parte añoramos lo que tenía de sorpresa, de sencillez. Porque parece claro que a David Twohy se le atragantan los grandes presupuestos, y que parece moverse mejor en la humildad ( hay que recordar que en plena época de Independence Day y Mars Attacks, él se descolgó con la modesta pero divertida Han Llegado…) y en la serie B. No obstante, se agradecen los comentarios macarras de Vin Diesel, y la espectacularidad de algunas escenas, aunque también resulta desolador ver cómo se resuelven determinadas secuencias “a lo Michael Bay”, es decir, con cientos de planos por segundo, en las que resulta difícil enterarse de qué  está pasando en cada momento. No resulta pues, una gran decepción, pero sí un pequeño contratiempo, ya que a por momentos se nos viene a la cabeza la nefasta adaptación que en su ( fatídico ) momento hizo David Lynch de Dune. Y una duda me asalta : ¿ qué demonios pinta en esta peli Judi Dench…?

 

//spanish.imdb.com/title/tt0296572/