Bond…James Bond

Buen momento éste para hablar de Bond. El próximo día 21 se estrena Quantum of Solace, la vigésimo segunda peli protagonizada por el agente secreto más famoso de la historia del cine. Y como veintidós pelis dan para mucho, puede decirse que con 007 hemos pasado momentos muy diversos, desde algunos increíblemente buenos, hasta otros no tanto, películas divertidísimas y otras aburridas, e incluso alguna nos ha dejado indiferente…

Pero hay cosas que se han mantenido inamovibles. Recuerdo un día, hace muchos años, siendo yo un tierno adolescente, en el que tuve una discusión con un amigo sobre cuál era el mejor personaje de cine. El mío lo tenía claro, y sigo teniéndolo claro: Indiana Jones. Él, fan irredento del arqueólogo, discrepó, y expuso razones muy poderosas:

     Fíjate en Bond: es un tío que maneja pasta, al que el Servicio Secreto le costea todo, conduce unos coches de la ostia, está a la última en tecnología, viaja por todo el mundo y folla con las tías más espectaculares. Y nunca muere. Yo quiero ser James Bond…

 

Con semejantes argumentos a ver quién es el guapo que se atreve a discrepar. Es cierto que lo de no morir es aplicable a cualquier personaje rentable del cine (y de cualquier otro medio), pero así expuesto y planteado…yo también quiero ser James Bond.

Pero, aunque Indy sigue en lo más alto de mis preferencias, Bond me gusta mucho también. Adoro a ese cabrón misógino que siempre se las arregla para salirse con la suya. Me gustan sus chicas, sus gadgets, sus frases….soy tan fan de Bond que debo de ser el único que defiende a todos los actores que hasta hoy le han puesto cara, todos, en mayor o menos medida, me han gustado.

Todo el mundo sabe cómo surgió el fenómeno Bond. Todo el mundo sabe que fue Ian Fleming el creador del personaje, basándose en sus experiencias como asistente en los Servicios Secretos. Prefiero no extenderme mucho en las novelas que Fleming publicó sobre Bond, básicamente porque sólo me he leído Dr. No. Éste es un blog sobre cine, así que hablaré sobre las pelis, y sobre los seis actores que lo han encarnado.

 

CONNERY…SEAN CONNERY

 

  

Para casi todo el mundo el primer Bond fue el mejor Bond. Yo no lo tengo tan claro. Sí considero que Connery fue un Bond extraordinario, y que tuvo la indudable ventaja de ser el primero, aquél con el que siempre se compararía a los posteriores. Connery fue un Bond rudo pero seductor, el que indicó el camino, del que frecuentemente se apartarían los demás. Y dejó un puñado de pelis muy buenas.

 

007 Contra el Dr. No

 

La peli que abrió la saga en 1962 fue un éxito descomunal. Sentó las bases: la partitura de Monty Norman, el “gun barrel” (la secuencia inicial vista desde el cañón de la pistola, y en la que no salía Connery, sino el especialista Bob Simmons), SPECTRA…

El villano fue el Dr. No que titula la peli, interpretado por Joseph Wiseman, conocimos ya al fiel amigo Felix Leiter y la chica fue sin duda lo mejor: Ursula Andress saliendo del agua es ya una imagen icónica, aunque en la novela se bañaba desnuda…Vista hoy, y teniendo en cuenta la sofisticación que ha alcanzado la saga, parece quedarse algo desfasada, pero aún se disfruta. Buena.

 

Desde Rusia con Amor

 

De nuevo SPECTRA aunque ya con el villano más reconocido de la siniestra organización: Ernst Stavro Blofeld, quien intentará hacerse con una máquina descodificadora y vengar al Dr. No. La chica, Daniela Bianchi. Una escena a destacar, la pelea en el tren, filmada de forma espectacular. Una película entretenidísima. Muy buena.

 

James Bond contra Goldfinger

 

 

Guy Hamilton sustituyó al director de las dos anteriores, Terence Young. Y rodó, desde mi punto de vista, la mejor peli de la saga. Goldfinger es un divertimento genial, con un villano carismático como ese Goldfinger encarnado por Gert Frobe (un alemán de físico peculiar que había rodado en España la maravillosa El Cebo), y una chica guapísima,  Honor Blackman, quien interpreta a Pussy Galore (el nombrecito y su traducción fueron polémicos…). Pero no sería justo olvidarnos de Oddjob, el secual de Goldfinger encarnado por Harold Sakata, poseedor de un letal sombrero de copa. Goldfinger es una película soberbia, y fue la primera en tener un éxito en su banda sonora, ese poderoso tema interpretado por la gran Shirley Bassey. Excelente.

 

Operación Trueno

 

 

De nuevo Terence Young a la dirección en la que tendría que haber sido la primera peli de Bond, pero que tuvo que retrasarse por problemas legales. Connery estaba establecido como un Bond ideal y se mantuvo el nivel de acción y entretenimiento. Claudine Auger era la chica y lo más destacable son las escenas sub-acuáticas y el artefacto volador. Otra peli de lo más entretenida. Muy buena.

 

Sólo se Vive dos Veces

 

 

Una aventura que se desarrolla en Japón y que baja en cierta medida el hasta entonces excelente nivel de la saga. Donald Pleasance compone un carismático Blofeld, y las chicas, japonesas, no son especialmente recordables. Connery empezaba a cansarse de interpretar a Bond y hasta daba muestras de una incipiente calvicie…Robbie Williams tomó prestados los acordes de la pegadiza canción en uno de sus éxitos. Lo más destacable, la volcánica guarida del villano. Floja.

 

Diamantes para la Eternidad

 

Connery volvió, ya que en la anterior peli había sido sustituido (con poco éxito), por George Lazenby. La tengo bastante olvidada, lo que puede indicarme que no fue una peli especialmente afortunada. Charles Gray fue Blofeld y Jill St. John la chica. Floja.

 

Nunca Digas Nunca Jamás

 

 

Diamantes para la Eternidad se estrenó en 1971. Nunca Digas Nunca Jamás en 1983. Doce años después Connery volvió a interpretar a Bond, a pesar de que había afirmado que nunca lo haría. El título jugó con la paradoja. Los problemas sobre los derechos de Operación Trueno provocaron que en ese 1983 se estrenasen dos películas de Bond, ésta y Octopussy, que era la nueva entrega producida por los competidores legales de quienes produjeron ésta. Un lío. Nunca digas Nunca Jamás se planteó como un remake encubierto de Operación Trueno y resultó ser un desastre. Y eso que tenía un reparto estelar, con Klaus Maria Brandauer, Max Von Sydow, Barbara Carrera y Kim Basinger. Pero es un coñazo de peli. Mala.

  

LAZENBY…GEORGE LAZENBY

 

 

007 Al Servicio Secreto de su Majestad

 

 Una única película protagonizó George Lazenby, el gran olvidado al hablar de los actores Bond. El cansancio de Sean Connery hizo que los productores se fijasen en este actor que no fue capaz de hacer olvidar al escocés. Se vio superado en todo momento por el legado de Connery, y eso que el guión de su peli era muy decente. Bond de casaba y enviudaba, lo que suponía toda una novedad. El producto final resultó muy entretenido, pero todos se cebaron con Lazenby. No lo hizo tan mal, pero el listón estaba alto. Excelente la canción de Louis Armstrong: We have all the time in the world.Correcta. 

MOORE…ROGER MOORE

 

Como Connery, interpretó a Bond en siete películas. El cambio fue sonado. Moore era el típico galán británico, alejado de la rudeza y hombría de Connery. Refinado, sofisticado, y sobre todo con mucho más humor, el Bond de Roger Moore fue difícil de asumir para los fans, pero enseguida caló, y dejó alguna peli excelente.

 

Vive y Deja Morir

 

 

La primera de Moore es una divertida película de acción con un villano genial, Kananga, interpretado por Yaphett Kotto, el primer malo de color de la saga. La chica fue Jane Seymour. Buena.

 

El Hombre de la Pistola de Oro

 

 

Otra de mis favoritas. Un duelo genial entre Bond y Scaramanga, el interesante villano encarnado por el gran Christopher Lee, quien tiene el honor de haber figurado como villano en Star Wars, El Señor de los Anillos y Bond. Ese juego letal en la isla de Scaramanga nos dejó escenas increíbles, siempre bajo la supervisión de Nick Nack, el secuaz de Scaramanga interpretado por el enano francés Hervé Villechaize. La chica fue la guapísima Britt Ekland. Muy buena

 

La Espía que me Amó

 

 

Otra que tengo bastante olvidada, a pesar de que la canción es una de mis favoritas: Noboy Does it Better, cantada por Carly Simon. El principal atractivo era ver en acción por vez primera a Tiburón, el villano (después aliado) interpretado por Richard Kiel, aunque el villano principal es Karl Stromberg, al que pone rostro Curd Jurgens. La chica era Barbara Bach. Correcta.

 

Moonraker

 

 

Divertidísima, y si no recuerdo mal contaba con una escena inicial increíble. Bons se hace astronauta en una historia sobre la pugna por el control del espacio. Star Wars estaba triunfando a lo grande y los productores quisieron darle a la saga ese toque galáctico. El gran actor Michael Lonsdale encarnó a un villano astuto y pérfido, y Tiburón abandonó el lado oscuro. Muy buena.

 

Sólo Para Sus Ojos

 

 

Desde mi punto de vista, la peor de todas. Y la tengo reciente, porque por circunstancias me había quedado pendiente de ver. Parte de la acción se desarrolla en Madrid, en unas escenas que dan vergüenza ajena, mostrando la ciudad como una capital tercermundista. La curiosidad es que al principio Bond mata a Blofeld, aunque nunca sabemos realmente si se trataba de él. Carole Bouquet es la chica ,y el malo, alguien que formará parte para siempre de mi galería de villanos de cine: Julian Glover, el malísimo magnate que se alía con los nazis en Indiana Jones y la Última Cruzada, y que aquí interpreta a Aristotle Kristatos. Pero la peli se hace plomiza. Mala.

 

Octopussy

 

 Me encanta Octopussy. Bond se lo pasa bomba en una isla llena de mujeres atractivas. La acción no da tregua y el villano encarnado por el Sandokán televisivo Kabir Bedi es de los más carismáticos de la saga, acompañado por su jefe Kamal Khan (excelente Louis Jordan). Maud Adams es una de las muchas chicas. Muy buena.  

Panorama para Matar

 

 

Una de esas que no gusta a nadie y que a mi me chifla. Panorama para Matar sigue la senda de Octopussy en cuanto a acción y ritmo trepidantes. Aunque Moore  parecía ya demasiado mayor para seguir interpretando al personaje, en mi opinión aquí dio una lección. El malo era de primera: el grandísimo Christopher Walken. Y dos chicas a destacar, dos elecciones sorprendentes: Grace Jones y un nuevo cruce con la tercera aventura de Indy, ya que Allison Doody, o sea, Elsa Schneider en La Última Cruzada, tenía su papelito Bond. Y un gran tema de Duran Duran. Muy buena.

 

DALTON…TIMOTHY DALTON

 

  

Probablemente el más criticado, el que menos gusta. Pero yo le defiendo. En sus dos pelis como Bond lidió con guiones oscuros, violentos, con tramas que por momentos aparcaban su condición de agente secreto para hacer de sus misiones algo personal. A mi me gustan sus dos películas.

 

007 Alta Tensión

 

  

Aunque no se aparta tanto como la siguiente de los cánones básicos de la saga, la sola presencia de Dalton supuso un cambio destacado. No funcionó nada bien pero tiene momentos excelentes, y el villano interpretado por Jeroen Krabbé era bastante interesante. No así la chica Maryam D`Abo, demasiado fría y sosa. Y una nueva conexión con Indy, la presencia de John Rhys Davies, el entrañable Sallah. Correcta.

 

Licencia para Matar

 

 

 

Otra de mis favoritas. Pero un nuevo fracaso en taquilla lo que unido a las desastrosas críticcas provocaron la salida de Dalton de la saga. Pero Licencia para Matar es una de las mejores películas de acción de su época, alejada de los tópicos de la saga, con una historia oscura de venganza perpetrada por Bond para acabar con el malísimo Franz Sánchez, un narcotraficante encarnado por Robert Davi. Su secuaz, un jovencísimo Benicio Del Toro. Las chicas, las sensuales Carey Lowell y Talisa Soto. Poderoso tema de Gladys Knight, con reminiscencias del Goldfinger de Shirley Bassey. Muy buena.

 BROSNAN…PIERCE BROSNAN

 

Para muchos el mejor después de Connery. Para muchos también mejor que el propio Connery. Para mi, los dos son excelentes, al mismo nivel. Brosnan fue el Bond de la nueva era, solventando la cuenta pendiente con el personaje ya que no había podido interpretarlo años atrás por estar atado a Remington Steele.

 

Goldeneye

 

  

El primer Bond de la década de los 90 fue un notable éxito, y contaba con muchos atractivos, empezando por el nuevo rostro bondiano. Brosnan se ganó a todos gracias a su físico, perfecto para el papel, y a sus innegables dotes como actor. Goldeneye empieza con un prólogo espectacular, para después desarrollar una historia de traición dentro del Servicio Secreto. Las chicas fueron Izabella Scorupco y una de las mejores de toda la saga, Famke Janssen. El malo, el gran actor Sean Bean. Y Tina Turner en la banda sonora con un gran tema compuesto por los chicos de U2. Buena.

 

El Mañana Nunca Muere

 

  

Entretenida sin más, la segunda incursión de Brosnan tenía como villano a un magnate de los medios de comunicación encarnado por el grandísimo actor Jonathan Pryce.

No gustó demasiado, pero tiene escenas de acción grandiosas, como aquélla en la que Bond controla un coche sentado en el asiento de atrás a través de un dispositivo portátil.

Las chicas fueron Teri Hatcher, sosa, y la asiática Michelle Yeoh. Correcta.

 

El Mundo Nunca es Suficiente

 

  

Un despropósito de película, horrenda, con una historia ridícula y un villano de lo más patético interpretado por Robert Carlyle. Sophie Marceau se limitó a cobrar el cheque y Denise Richards lució palmito. Una de las peores de la saga. Mala.

 

Muere Otro Día

 

  

La cosa se enderezó justo el año en el que Bond cumplía 40 en el cine. Para la efemérides los responsables de la saga montaron todo un homenaje al personaje, con gadgets míticos de otras pelis y con la explosiva Halle Berry saliendo del agua con un bikini igualito al de Ursula Andress cuarenta años atrás. Acción, efectos especiales, un malo genial encarnado por Toby Stephens y un solo defecto destacable: la presencia de Madonna en el reparto, no así en la banda sonora. Muy buena.

 

CRAIG…DANIEL CRAIG

 

  

Toda una revolución en el universo Bond. Daniel Craig está en las antípodas de los otros actores anteriores, por físico, por cualidades interpretativas…Pero los productores quisieron empezar de cero, y mostrar un Bond sin sofisticaciones, una máquina de matar, granítico, imperturbable…A mi como Bond no me convence en absoluto, ya que me parece un cambio demasiado radical. El tiempo dirá si fue para bien.

 

Casino Royale

 

  

Qué mejor forma de empezar de cero que adaptando la primera novela que Ian Fleming publicó con Bond de protagonista. Ya en 1967 se había adaptado en clave de parodia, en una película fuera de continuidad y que era un desparrame de actores y estrellas. Pero el Casino Royale de 2006 fue un producto de acción intachable, magníficamente rodado, con la sensual Eva Green como chica y Mads Mikkelsen como el famoso villano Le Chiffre. Como película es realmente buena, divertida y entretenida. Pero a mi me cuesta horrores situar a Daniel Craig como James Bond. Correcta.

 

Y en unos días veremos Quantum of Solace, la segunda incursión de Craig en el papel. Veremos qué tal.

 

No me he parado mucho con los directores de las películas, todos ellos artesanos y especialistas en el cine de acción de la época. Y tampoco me olvido de esos personajes imprescindibles: M, Q y Monneypenny, una constante en toda la saga, interpretadospor míticos rostros como los de Desmond Llewelyn, Lois Maxwell, Bernard Lee o Judi Dench.

 

Pues ya sabeis, el 21 de noviembre vuelve Bond…James Bond.