The Last Man on Earth

Ésta es la versión menos conocida de una de mis novelas favoritas de siempre: Soy Leyenda, la maravilla de Richard Matheson cuya versión cinematográfica más reciente y mediática es la que protagonizó Will Smith hace justo un año.

Y pensé que sería peor. De hecho me ha gustado mucho. Porque tener a Vincent Price como protagonista de una historia como ésta es toda una garantía. Price es para mi gusto el perfecto Neville, aunque en esta versión le han cambiado el nombre por el de Robert Morgan. Vincent Price es todo un icono del género fantástico, el mito que junto a Christopher Lee y Peter Cushing compone la Santísima Trinidad del cine de género.

La voz en off de Morgan, o sea, de Price, nos relata toda la historia del último hombre sobre la tierra, una historia de sobra conocida por todos, ya que la novela y sobre todo la peli de Will Smith la han acercado masivamente al público. La película consigue transmitirnos en todo momento la angustia y la desesperanza del único hombre que no ha sido infectado por un virus letal que transforma a los seres humanos en muertos vivientes, una extraña mezcla entre vampiros y zombies. Como en las otra dos versiones cinematográficas, hay diferencias argumentales respecto a la novela, aunque siempre con coherencia y que no suponen escandalosas modificaciones respecto a la idea de Matheson.

La película resulta tremendamente entretenida, alternando la lucha del protagonista por sobrevivir como único legado de la especie humana, con los flashbacks en los que se nos muestra su trabajo como científico en busca de una cura, antes de que el virus se haya propagado, y estando acompañado en esos trabajos por su buen amigo Ben Cortman, quien posteriormente, ya infectado, se convertirá en el azote de Morgan, acechándole de noche en las afueras de su casa. En esta versión, la mítica frase de Ben presente en la novela, !sal Neville!, se ve sustituída por !ven afuera, Morgan!.

The Last Man on Hearth, dirigida a cuatro manos por Ubaldo Ragona y Sydney Salkow, fue una coproducción italo-norteamericana, y para mi gusto resulta superior a The Omega Man, la versión que en los 70 protagonizó Charton Heston. Con todo, mejor que estas dos es, desde mi punto de vista, la reciente versión dirigida por Francis Lawrence, con Will Smith en el papel de Neville, que aunque contiene alguna modificación destacable respecto a la novela, resulta un producto tremendamente divertido y perfectamente rodado. Pero ésta también es buena. Y además está Vincent Price.

Mi puntuación en IMDB:7.

//www.imdb.com/title/tt0058700/