Crimen Perfecto

Más Hitchcock en esta sección de Mis Favoritas. Y aún quedan unas cuantas, porque el gordo británico tiene una filmografía tan imponente que me temo que os aburriré hablando de su cine.

Crimen Perfecto es otra de esas obras maestras indiscutibles, una película que puedes ver una y otra vez, y una nueva muestra del talento de alguien que además de hacérselas pasar canutas a sus protagonistas en amplios y variados escenarios, también sabe llevar la tensión a sitios pequeños, estrechos y en ocasiones claustrofóbicos.

Todo es pequeño en Crimen Perfecto: el número de personajes, el escenario…Con La Soga y La Ventana Indiscreta, Crimen Perfecto compone la que yo denomino "trilogía minimalista" de Alfred Hitchcock. Es cierto que Náufragos se inscribe también en esas características (varios personajes a bordo de un bote salvavidas en medio del Atlántico), pero las tres que he nombrado tienen en común el color, la época, y los personajes inteligentes y sagaces, James Stewart en La Ventana Indiscreta y La Soga, Ray Milland y John Williams en ésta. Pocos personajes, pocos escenarios, pero mucho talento para contar historias de suspense…

Supongo que casi todo el mundo conocerá la trama de Crimen Perfecto. Un marido insatisfecho (soberbio Ray Milland) planea el crimen de su mujer, la siempre adorable y disfrutable Grace Kelly. El amante de ésta, encarnado por un sensacional Robert Cummings, se interpondrá en los planes del marido, quien ha sobornado a un viejo conocido para que lleve a cabo el asesinato…

Y con estas premisas se desarrolla una de las mejores películas de suspense de la historia del cine. El guión es absolutamente perfecto. La dirección, cómo no, también. Hitchcock mueve la cámara de forma sublime, mostrando siempre lo necesario para que el espectador se meta en la trama como si estuviese presente en el pequeño apartamento en donde transcurre la mayor parte de la acción. Se nos presentan los personajes, ese Tony Wendice que ha descubierto la infidelidad de su esposa y quiere cargársela, Margot, la mujer, enamorada de Mark Halliday y que no se atreve a decírselo a un marido al que ya no ama, el Capitán Lesgate, de quien Tony sabe cosas de su pasado que usará para chantajearle y obligarle a cometer el crimen, y por último el Inspector Jefe Hubbard, quien se encargará de desenmarañar el caso cuando se producen las muchas complicaciones posteriores.

 

Y, sin desvelar la trama, para quien no la haya visto, nombro los dos elementos clave en la historia. El teléfono, y las llaves. En estos tiempos en los que la telefonía fija en los hogares está en vías de extinción, resulta curioso ver Crimen Perfecto, una historia en la que ese teléfono fijo juega un papel fundamental, capaz de provocar la muerte de quien conteste a una tramposa llamada. El teléfono fijo, ése que estaba siempre en los hogares, grande, inmóvil, con su rosca numerada en lugar de botones…Y las llaves, que determinan, en función de quién las posea, la posibilidad de que uno u otro personaje sea culpable de cometer el crimen…Más minimalismo en Crimen Perfecto: teléfono y llaves, sólo dos elementos clave.

Podría contar mil cosas sobre una película que he visto decenas de veces y que me sé de memoria. Y podría enumerar las escenas destacables, pero probablemente destriparía una película que ha de ser vista de inmediato por quien no la haya visto. Y para quien esté en esa situación, que se considere un afortunado, porque ver Crimen Perfecto por vez primera es un disfrute inigualable. A veces me gustaría que los chicos de Men in Black me diesen un destello de esos con el aparato que permite borrar determinados recuerdos, para poder disfrutar de películas como ésta como si fuese la primera vez.

Y antes de terminar, una duda que siempre me ha asaltado. El título original es Dial M For Murder, algo así como "Letra M de Murder", o sea, "Letra A de Asesinato" o "Letra C de Crimen", pero vamos, que nada de A Perfect Murder o algo así…quiero decir, que en su día en España se cambió (acertadamente creo) el título, como frecuentemente se hace. En 1998 se estrenó un remake, que difiere bastante en cuanto a la trama, protagonizado por  Gwyneth Paltrow y Michael Douglas, y que tenía como título original A Perfect Murder, o sea, Un Crimen Perfecto…¿Resulta que decidieron los responsables del remake darle el título que aquí le dimos a la versión de Hitchcock? Una tontería que siempre me ha intrigado…

Pues nada más. Sólo decir para quien vea esta maravilla por primera vez, que es conveniente fijarse en los detalles, prestar atención, apagar el móvil, la luz y…disfrutar.

//www.imdb.com/title/tt0046912/