20-N: Los Últimos Días de Franco

Tenía pendiente de ver esta tv-movie que Antena3 emitió el pasado 20 de noviembre para conmemorar el aniversario de la muerte de Franco. Unos días históricos para nuestro país, que comenzaron a forjar un esperanzador futuro, después de 40 años grises, sangrientos, dictatoriales…

Es triste ver cómo los norteamericanos explotan en su cine su historia, mucho menos fructífera que la nuestra, mientras que a nosotros nos cuesta horrores contar en películas una cronología basta, con hechos perfectamente susceptibles de ser contados en grandes producciones…Es como si algún complejo nos invadiera, como si nos costase narrar sucesos no siempre agradables de recordar. Pero la historia está ahí, aunque sea a veces una historia olvidable y lamentable, como esos cuarenta años de asquerosa dictadura franquista…

20-N: Los Últimos Días de Franco, nos cuenta exactamente eso: los días previos a la muerte del dictador, y todos los movimientos y tomas de posición de cara a la inminente sucesión. Por un lado, los temores de los más afines al régimen por perder su status político ante la posibilidad de la instauración de la democracia; por el otro, los calculados pasos del entonces Príncipe Juán Carlos por lograr ese cambio decisivo en el modelo de estado, la llegada de la democracia, de la libertad y la participación ciudadana.

Y precisamente en la figura del Príncipe Juán Carlos reside el principal atractivo de la película. La interpretación que hace Fernando Cayo es magistral. La forma de andar, de hablar, de mirar…realmente es perfecta. Cayo, uno de esos secundarios que siempre sube el nivel del cine español, logró cierta relevancia el año pasado con su participación en El Orfanato, y encarna al actual monarca con una solvencia increíble. Es, sin duda, lo mejor de esta producción televisiva.

Manuel Alexandre encarna al dictador, y a mi al menos me cuesta bastante más situarle. El motivo es lógico: Alexandre, uno de los grandes de nuestro cine, lleva muchos años siendo una de esas caras amables del cine español, un veterano entrañable, un actor excelente que aquí tiene que interpretar a un ser abominable en sus últimos días. El esfuerzo que realiza es inmenso, y su trabajo, una vez más, buenísimo, pero yo no logro ver a Manuel Alexandre como Franco.

El resto del reparto resulta bastante creíble, y destaca Vicky Peña como Carmen Polo, la mujer del dictador. Peña es una de las mejores actrices de este país, y aquí lo confirma una vez más.

Ojalá se hiciesen más pelis sobre nuestra historia, y que se hiciesen si esperar a aniversarios, efemérides o conmemoraciones. Porque tenemos historia más que suficiente para ser contada, aunque parte de esa historia no sea precisamente para llenarnos de orgullo. Afortunadamente Franco murió y llegó la democracia. Más vale tarde…

Mi puntuación en IMDB:6.

//spanish.imdb.com/title/tt1272000/