Ultimátum a La Tierra

SPOILERS

 

Sensaciones contrapuestas me ha producido ver Ultimátum a La Tierra, pero al final, buen sabor de boca me ha dejado. Por un lado, me he sorprendido al ver que los malos augurios que profetizaban los tráilers y las malas críticas no se han cumplido, pero por otro, pienso en lo que podía haber sido y no fue…

Porque excelentes aciertos se combinan con patinazos lamentables. Y la comparación con el original de Robert Wise la resiste, aunque allí donde acertaba la antigua, yerra la nueva. El Ultimátum a La Tierra (buena alternativa traducida al título original The Day The Earth Stood Still) de 1951 lograba el examen de conciencia del espectador de forma más efectiva que el remake, y el mensaje pacifista tan habitual en las producciones de ciencia ficción de la época calaba sin la noñería y trascendencia de la nueva película, que parece producida por Al Gore.

Precisamente en ese acierto a la hora de mostrar los errores de la raza humana tenía mucho que ver el Klaatu original, encarnado por un genial Michael Rennie, quien demostraba ser capaz de interpretar a un alien lo suficientemente expresivo, no totalmente carente de expresión, pero sin olvidar que es un ente alejado de su hábitat natural y por tanto, despistado y asustado.

En esta nueva versión, el fallo más importante es ese Keanu Reeves carente de expresión, y sobre todo, de cualidades interpretativas. Aunque visto desde la perspectiva de productores y guionistas, si querían acentuar la sensación de inexpresividad y despiste de un extraterrestre venido a La Tierra, pues han acertado de pleno. Pero desde mi punto de vista, Reeves es un error en cualquier cásting de cualquier película.

Junto al protagonista, más problemas. Se nota la tijera, en especial en esos momentos a mitad de metraje, cuando Klaatu y Helen visitan al personaje encarnado por John Cleese, en otra elección de cásting de difícil comprensión. Da la sensación de que parte de las escenas de ese Premio Nobel con el rostro de Cleese se han quedado finalmente en la sala de montaje, porque de lo contrario no se entiende muy bien qué narices pinta ese personaje en la historia. Para colmo, la correción de Klaatu en la pizarra no resiste la comparación con la que realizaba Rennie en la antigua película, mucho más creíble y emotiva, hasta el punto de ser la escena que yo mejor recuerdo.

Estos son desde mi punto de vista los mayores problemas, junto a la evidente caída en el ritmo de la narración después de la llegada de la esfera a Central Park, justo cuando Klaatu, Helen (excelente Jennifer Connelly, una chica no excesivamente guapa, no excesivamente estrella, pero infinitamente interesante) y el niño escapan.

Pero los aciertos existen, y ayudan en mi opinión a que la peli gane muchísimos enteros. El guión está lleno de novedades interesantes. En primer lugar me gusta mucho ese primer contacto en los años 20 para obtener el ADN del cuerpo que acogerá décadas después a Klaatu. Pero sobre todo, me encanta el nuevo Gort, digital, inmenso, terrorífico…Y claro, me gusta esa plaga en la que se convierte, y que destruye de forma apocalíptica todo que encuentra a su paso…me gusta la forma en la que plasma ese poder destructor, esos insectos que se multiplican cuando se trata de acabar con ellos, me gusta esa semejanza con las plagas bíblicas…

 

Y me gusta el resto del reparto, a excepción de un Keanu inepto y de un John Cleese descolocado. Me gustan Kathy Bates y sobre todo Jennifer Connelly, y también el hijo de Will Smith, quien ya mostraba dotes en En Busca de la Felicidad. Hasta resulta divertido ver a Robert Knepper, el gran T-Bag de Prison Break, en otro rol distinto.

Me ha gustado este nuevo Ultimátum a La Tierra, aunque me ha quedado la espinita de lo que podría haber sido y no fue, ya que los defectos son llamativos. Pero me quedo con lo bueno, y aunque no mejora al original como lo hacía La Guerra de los Mundos versión Cruise-Spielberg, resulta una peli divertida y recomendable.

Mi puntuación en IMDB:7.

//spanish.imdb.com/title/tt0970416/