Camino a la Gloria

El cine y el baloncesto son mis dos grandes pasiones, y las dos actividades a las que más tiempo he dedicado. Por eso siempre disfruto de películas que tratan sobre el deporte de la canasta, y, aunque se han hecho pocas, lo cierto es que no puedo quejarme de la calidad…

Hossiers es la mejor y más conocida película sobre baloncesto. Una excelente cinta dirigida por David Anspaugh en la que Gene Hackman estaba increíble como ese entrenador fracasado que logra el éxito gracias a su espíritu indomable. Recuerdo cosas más o menos curiosas como Pistol, El Mago de la NBA, una edulcorada biografía de Pete Maravich, uno de los mejores y más creativos jugadores de la historia, o Ganar de Cualquier Manera, que buscaba aprovechar el tirón el recién llegado a la NBA Shaquille O`Neal, con una historia sobre la corrupción en la captación de jugadores universitarios, y que contaba con el gran Nick Nolte al frente del reparto. Michael Jordan protagonizó la mediocre e infantil Space Jam, Whoopi Goldberg estaba simpática como Eddie, una fan de los Knicks que por cosas del destino acababa entrenando a su querido equipo, y hace no mucho Samuel L. Jackson protagonizaba Coach Carter, muy en la línea de Hoosiers.

Camino a la Gloria, como Hoosiers y Coach Carter, se basa en hechos reales. Cuenta la historia de una pequeña universidad, la Texas-Western, que rompió en 1966 con los cánones establecidos al alinear a un quinteto inicial compuesto íntegramente por jugadores negros en la final de la NCAA, a la que había llegado sorprendiendo a todos. En aquellos años 60, el racismo aún estaba muy presente en la sociedad norteamericana, y en el ámbito del basket universitario se consideraba a los jugadores negros como poco disciplinados, y más preocupados de la filigranas que de la practicidad. Pero eso era en el mejor de los casos. Porque en ocasiones, sobre todo en el sur del país, el motivo fundamental de ese rechazo era esa consideración del negro como un ser inferior y despreciable.

El entrenador que se atrevió a luchar contra el racismo y la intolerancia fue Don Haskins, encarnado en la película por Josh Lucas. Proveniente del baloncesto femenino, fue capaz de reclutar a un excelente grupo de atletas negros a pesar de las reticencias de dirigentes universitarios y patrocinadores.

La película cuenta todo lo ocurrido durante aquella histórica temporada, en la que un modesto equipo ensalzó valores incuestionables: la fuerza del grupo, la disciplina, el sacrificio y, sobre todo, la tolerancia e integración. Aquel equipo, compuesto por siete negros y cinco blancos se proclamó campeón, derrotando en la final universitaria a la todopoderosa Duke, dirigida desde el banquillo por Adolph Rupp, un clasista prepotente que despreciaba a los baloncestistas negros y que en la peli es encarnado por un genial John Voight.

Un buen reparto, una buena dirección y una excelente banda sonora, con míticos temas de la Motown, interpretados por grupos míticos del soul como Supremes o Martha and The Vandellas, son las mejores bazas de Camino a la Gloria, una película producida por Disney que cuenta una historia real típicamente Disney, con un emotivo final.

A quien no le guste el basket le parecerá simplemente una buena peli. A mi me ha parecido una muy buena peli.

Mi puntuación en IMDB:7.

//www.imdb.com/title/tt0385726/