Vanilla Sky

Me gusta el cine de Cameron Crowe. Es de esos directores con pocas pelis que mantienen un nivel bastante alto cada vez que dirigen. Pero aquí metió la pata. Vanilla Sky fue el remake que Crowe realizó en 2001 de la gran peli de nuestro Alejandro Amenábar Abre los Ojos, aquella paranoia divertidísima y original protagonizada por Eduardo Noriega, Penélope Cruz, Fele Martínez y Nawja Nimri.

Crowe falló básicamente porque edulcoró una historia dura y potente, para realzar los aspectos oníricos y más horteras de una trama que Amenábar ideó como un cuento terrorífico, una pesadilla que ninguno de nosotros hubiese deseado protagonizar. Y después, claro, está el hecho de rodar un remake de una peli tan reciente, que nosotros, los espectadores españoles, teníamos aún tan presente, ya que Abre los Ojos fue una película de enorme éxito en su momento, que obtuvo los principales premios en la gala de los Goya y que arrasó en taquilla. Crowe, excelente guionista, se vio encorsetado por un guión ajeno, cuya temática y atmósfera estaban muy alejadas de su cine, de historias como Casi Famosos, Solteros o Jerry Maguire.

En su momento envié esta opinión a la sección El Lector Opina de la revista Acción:

Vanilla Sky  es un remake, y es precisamente esa condición la que más juega en su contra. La originalidad es un valor muy apreciado en la actualidad, por lo que cualquier nueva versión de una historia ya contada a través de la literatura, la televisión o el mismo cine es mirada con especial recelo sobre todo por aquellos que ya conocen el original. Lo triste en este caso es que es más de lo mismo. Si Hitchcock al hacer remakes de alguna de sus obras tenía la virtud de no copiar y sí adaptar la historia a una nueva generación de espectadores, Cameron Crowe hace una auténtica fotocopia aunque eso sí, en color (color vainilla, soberana horterada), sustituyendo a Noriega, Nimri, Martínez, Lera, Pepe Navarro y el cameo de Amenábar por Tom Cruise, Cameron Diaz, Jasón Lee, Kurt Russell, Conan O’Brien y un cameo de Spielberg.Crowe sigue interesándose en sus películas por esa generación de casi-treinteañeros que ya trató en Solteros o en Jerry Maguire con buenos resultados, por lo que el fracaso comercial en Estados Unidos puede achacarse a lo enrevesado de la trama y a ser un cine no fácilmente digerible para un público más acostumbrado a historias convencionales, explosiones y efectos visuales. En nuestro país, la razón del patinazo es otra y evidente: ya conocemos la historia, ya nos hemos impresionado con su original guión y un ¿supuesto? romance entre las estrellas no es suficiente para que el personal pase por taquilla.Por otro lado, sí supone una satisfacción que la todopoderosa industria de Hollywood se fije en el cine hecho en Europa, y desde luego si haber vendido los derechos de Abre los Ojos ha ayudado a que Tom Cruise colaborara a financiar la estupenda Los Otros, bienvenido sea.

En definitiva, un remake innecesario, aunque mucho peor fue en su momento lo de Gus Van Sant…

 

 

 //spanish.imdb.com/title/tt0259711/