W.

Sorprendentemente, el pasado 20 de enero La2 de Televisión Española emitió esta película que Oliver Stone rodó sobre la vida de George W. Bush, precisamente el día en el que Obama le sustituía como inquilino de la CasaBlanca.

La razón de que pudiéramos ver en la tele esta película, antes que en el cine o dvd (es una peli del 2008), parece residir en el estrepitoso fracaso que resultó ser en Estados Unidos, lo que ha provocado que la productora accediera a vender los derechos televisivos tan precipitadamente. Y a su vez, ese fracaso no sorprende tanto, ya que Oliver Stone es un cineasta muy poco considerado en su país, debido básicamente a sus posiciones ideológicas extremadamente inclinadas hacia la izquierda, lo que en los Estados Unidos no está precisamente bien visto.

Stone nos ha contado la historia norteamericana de los últimos 50 años en su cine. Nos mostró el horror de Vietnam en Platoon y El Cielo y La Tierra, nos contó otros biopics presidenciales como Nixon o JFK (en este caso centrándose en su asesinato) y reflejó acontecimientos históricos en pelis como Nacido el 4 de Julio o World Trade Center. Pero siempre desde su punto de vista, agitando conciencias y sacudiéndole duro a las administraciones republicanas de turno. Y, para hurgar más en la herida, entrevistó admirado a Fidel en Comandante y prepara un proyecto similar con Hugo Chávez. Vamos, que el tío no es excesivamente admirado en su país…

En W. lo que hace sin pudor es mofarse del que hasta hace muy poco era el Comandante en Jefe. Sabíamos algunos detalles de la biografía de George Bush Junior: su escaso redimiento estudiantil, sus problemas con la bebida, su forma de llegar al poder gracias a los poderes mediáticos y económicos de su familia…Y Stone acentúa todos esos aspectos para ofrecer una imagen patética y ridícula del personaje. Se ceba, se pasa quizás…Desde mi punto de vista, George W. Bush es el peor presidente americano de la historia, y Oliver Stone sin duda opina como yo, pero yo no soy americano ni he dirigido una película sobre la vida de quien hasta hace nada gobernaba esa nación. Así que es lógico que no le puedan ni ver…

Pero más allá de posiciones u opiniones, W. es un biopic divertidísimo. Puede que lo sea por la visión exagerada del director sobre aquél a quien retrata. Pero también lo es por la manera de contarnos esa historia, y por las excelentes interpretaciones. Josh Brolin está genial, ayudado por la cuidada caracterización. Pero todo su séquito resulta increíblemente convincente: Thandie Newton compone una creíble Condoleezza, Jeffrey Wright está soberbio como Colin Powell, pero sobre todos ellos destaca ese soberbio actor que es Richard Dreyfuss, quien literalmente se transforma en Dick Cheney. Las escenas en donde todos ellos debaten reunidos son geniales, y, yo, al menos, estoy convencido de que no fueron muy diferentes en la realidad.

Stone les sacude a todos de lo lindo. Quiere poner a cada uno en su sitio, y, por motivos ideológicos, no es objetivo. Todos son objeto de mofa, todos son descritos como políticos sin escrúpulos, de extrema derecha, y además el Presidente es mostrado como un ser poco hábil, estúpido y sin recursos. Sólo su padre, encarnado también de forma excelsa por James Cromwell parece librarse y obtiene la condescendencia de quien filma la historia.

W. es una buena película, que debe de ser vista siendo consciente de quién la hace y por qué la hace. Pero divierte, entretiene, más allá de consideraciones políticas e ideológicas.

Mi puntuación en IMDB:7.

//spanish.imdb.com/title/tt1175491/