Los Cuatrocientos Golpes

Siguiendo con la iniciativa genial de un forero de Meristation, la pasada semana tocaba, en el Cine Club de Meri, Los Cuatrocientos Golpes, la aclamada peli de Francois Truffaut y uno de los máximos exponentes de la Nouvelle Vague.

Pues ver ahora Los Cuatrocientos Golpes es una tarea, cuando menos, diferente. Incluso los directores más sobrios y que apuestan por un cine más realista en la actualidad, terminan por hacer películas más "películas", en el sentido más estricto del término. Quiero decir que Truffaut realmente sí logró lo que pretendía hace no muchos años Lars Von Trier y sus colegas. El movimiento Dogma no fue más que un nuevo paso hacia ese cine que en los 60 ya se hacía bajo el manto de esa Nueva Ola: cine puro, como si las cámaras estuviesen allí, embutidas en la realidad como los personajes o los escenarios, pocos artificios, realismo puro y duro…

En Los Cuatrocientos Golpes vemos como un niño, increíblemente interpretado por Jean-Pierre Léaud, transgrede todas las normas establecidas para vivir su propia vida, en base a sus motivaciones y deseos. Pero no es el único que lo hace, ya que el ver a su madre con otro hombre y demás actitudes de sus seres cercanos no hacen sino motivarle aún más en ese deseo de hacer lo que quiera. Truffaut pone la cámara en su casa, en su colegio, en esas calles, como si fuese un auténtico notario de la realidad. Cine verdadero, sin artificios, sólo actores, escenarios, y una historia que contar, la de Antoine, un personaje que forma parte de la historia del cine…

Quizás, sólo quizás, y sólo en mi opinión, el principal problema de esta maravilla reside en su incapacidad para resistir el paso del tiempo. Ver hoy en día Los Cuatrocientos Golpes es ver muy buen cine, pero no una obra maestra. Truffaut captó con su cámara todo el realismo de una época, de un momento, de un lugar, pero todo lo novedoso que fueron en su momento los principios de a Nouvelle Vague se diluyen ahora, como en su momento lo hicieron todas aquellas películas del Dogma 95, sin duda realizadas por directores mucho menos talentosos que el propio Truffaut.

Pero hay que ver la historia que nos cuenta Los Cuatrocientos Golpes, y hay que conocer a Antoine. Porque más allá de estas consideraciones sobre su capacidad para perdurar en el tiempo, es una película que forma parte de la Historia del cine.

Mi puntuación en IMDB:7.

//www.imdb.com/title/tt0053198/