Valkiria

El arriesgado intento no ha defraudado. La combinación era explosiva: al impacto taquillero (y artístico, reconozcámoslo, porque no deja de hacer buenas pelis) de Tom Cruise se unía el talento de Bryan Siger, el director de Sospechosos Habituales, los X-Men o Verano de Corrupción (algún día habrá que hablar de las virtudes de Superman Returns, que alguna tenía…).

Pero aquí teníamos, a priori, un tercer elemento que también ha terminado por estar muy muy presente: los nazis, y toda su iconografía, y es que los cabrones fueron tan malos que el cine sigue proporcionando historias en los que en nombre de la libertad se intenta acabar con la esbástica y el enano del bigotito.

Valkiria se basa en un hecho real, el intento de asesinato de Adolf Hitler por parte de un coronel nazi, quien encabezaba a un grupo de alemanes convencidos de que el atentado era la única forma de salvar a su país, y a un enorme número de potenciales víctimas del régimen fascista.

Tom Cruise, por supuesto, interpreta al Coronel Claus von Stauffenberg, en el que es, en mi opinión, el mejor papel de su carrera, junto con algún otro como Magnolia o Nacido el 4 de Julio…Tenía yo miedo a tragarme dos horas de primeros planos de la estrella (y esta vez con parche incluído), pero lo cierto es que Cruise está genial,, tremendamente convincente en su papel de nazi traidor a aquel régimen totalitario.

Pero es que además, el resto del reparto es sencillamente espectacular, hasta el punto de que probablemente estemos ante el mejor cásting de los últimos tiempos. Todos ellos, actores de primera, no desaprovechan la ocasión de vestirse de nazis para ofrecer actuaciones memorables: los compañeros de Tom Cruise en la arriesgada misión, Terence Stamp, Kenneth Branagh, Bill Nighy, y el malvado Tom Wilkinson, dan un recital de interpretación, e incluso los más secundarios como Christian Berkel, Bernard Hill o los encargados de dar vida a Hitler y Goebbels, David Bamber y Harvey Friedman, están increíbles.

Y el otro punto fuerte de la película, es, sin duda, el guión. Ignoro si realmente los hechos ocurrieron tal y como cuentan Christopher McQuarrie y Nathan Alexander en su espléndido guión, pero la trama está llevada de forma genial, con momentos emocionantes y una tensión que se mantiene hasta el final.

Porque precisamente ahí reside el mérito de Singer y de sus dos guionistas. Y es que teniendo en cuenta que nos sabemos el resultado final de las intenciones de los protagonistas, el suspense no decae nunca. Sabemos que el atentado no acabó con la vida de Hitler, pero el nivel de tensión, de emoción y de suspense de la película se mantiene durante las dos horas de proyección. Desde ese primer intento de asesinato con botellas de Cointreau pasando por toda la Operación Valkiria, con la movilización del ejército de reserva, el atentado propiamente dicho llevado a cabo por Stauffenberg y el trágico desenlace, todo ello contado con un ritmo trepidante que no da respiro.

En definitiva, gran director, gran historia, grandes intérpretes, en la que es, desde mi punto de vista, una película extraordinaria.

Mi puntuación en IMDB:9.

//spanish.imdb.com/title/tt0985699/