Camino

Javier Fesser pega un volantazo en su carrera como director al dirigir Camino, un drama muy alejado de P-tintos y Mortadelos. La gran triunfadora en la reciente entrega de los últimos Premios Goya ha estado acompañada por la polémica desde el mismo momento de su estreno. Al igual que lo que ocurrió no hace mucho con Mar Adentro, el fuerte componente ideológico de la cinta ha provocado reacciones furibundas de la derecha y de sus medios afines, y, por supuesto, de la Iglesia Católica. Y es lógico, porque la película les sacude de lo lindo.

 

Quizás la clave para juzgar objetivamente esta película sea saber hasta qué punto lo contado por Fesser se ajusta a la realidad. Todos conocemos a alguien del Opus, o conocemos a alguien que conoce a alguien del Opus. El Opus Dei es el colectivo protagonista de Camino. La trágica historia de la niña protagonista se ve por momentos eclipsada por esos burócratas católicos que frivolizan con el dolor del ser humano y casi brindan con champán ante las desgracias ajenas.

 

Camino es una película bien dirigida, un buen guión magníficamente rodado y genialmente interpretado. Los Goya a los intérpretes son muy merecidos, a Carme Elías (el motor de la historia que Fesser nos cuenta), a la niña Nerea Camacho y a Jordi Dauder, pero, en mi opinión, el gran olvidado es Mariano Venancio, un habitual del cine de Javier Fesser, que está increíble en un papel especialmente difícil, el del padre que además de sufrir la desgracia de su pequeña ha de lidiar con la radicalidad y el fundamentalismo de su mujer y de su hija mayor.

 

Quizás la pregunta clave para evaluar objetivamente la película sea:  ¿es cierto lo que se nos cuenta sobre el Opus Dei? ¿son realmente así, tan…cabrones? Como ateo que soy, y que se mueve en un entorno de ateos o en el mejor de los casos, de agnósticos o católicos- no practicantes ( imponente contradicción ésta…), desconozco los comportamientos habituales de los opusianos, más allá de lo que la gente comenta sobre sus costumbres. Pero no puedo dejar de temer que lo que Camino nos cuenta se aproxima bastante a la realidad. Y si Fesser no miente, entonces ha hecho una gran peli, porque guión, dirección e interpretación son aspectos que Camino tiene con solvencia.

Mi puntuación en IMDB:7.

//spanish.imdb.com/title/tt1206285/