Las Vegas, una ciudad de cine…

 

Pues estoy de vuelta tras una semanita en Las Vegas. Tengo que hacer entradas sobre los Óscars, que me pillaron allí, sobre alguna peli que vi, tengo pendientes de ver Slumdog Millionaire, El Lector y El Luchador (y el remake de Viernes 13, que también habrá que darle tomatito al cuerpo…), pero antes toca hablar aquí un poco del viaje…

Éste es un blog sobre cine, así que en esta entrada comentaré cosas sobre cine que se relacionen con mi viaje. Sobre la ciudad en si, sólo puedo decir que es una auténtica pasada, el patio de recreo de los americanos, la ciudad del pecado, muy distinta de la que escribió y dibujó Frank Miller…Las Vegas es ocio puro y duro, casinos, putas, limousinas, tiendas, y…algo de cine.

Lo primero que hace que el cine te venga a la mente al estar en Las Vegas es contemplar la imponente entrada del Hotel MGM, con el mítico Leo que vigila la recepción, y que podeis ver en la foto. El MGM (que toma su nombre de los estudios Metro Goldwyn Mayer), fue el sueño en su día del magnate Howard Hugues, el mítico productor cuya vida fue llevada al cine por Scorsese en El Aviador.

Otro empacho de cine fue visitar el Planet Hollywood, el restaurante-franquicia que en su día abrieron Stallone, Arnold, Bruce Willis y Demi Moore. Dicen que el negocio no iba bien, pero lo cierto es que estaba llenito, y pude hacer un montón de fotos, eso sí, con el móvil que la batería de la cámara ese día se murió.

El traje usado en Viernes13:

 

El usado por John Malkovich en Con Air:

El usado por Kathy Bates en Misery:

El usado por John Goodman en Los Picapiedra:

La espada de Legend:

 

Un T-800 usado en Terminator 2:

 

El mítico postre que ofrecen a Indy en El Templo Maldito:

 

 El arma de Plikssen en 1997 Rescate en NY:

 

Vamos, que muy bonito y cinematográfico el Planet Hollywood de Las Vegas

 

 Otra cosa que me llamó la atención fueron las tragaperras cinematográficas. En Las Vegas debe de haber millones de máquinas tragaperras, y algunas han adquirido la licencia de pelis famosas. Ésta es del Mago de Oz:

 

Una de Indy, no se si los que estaban probando suerte lograron encontrar el tesoro, pero apuesto a que no…

 

Y más máquinas, pero ésto es un pin-ball de Batman, que tenían en el Hotel New York New York:

 

Pero sin duda, lo más increíble cinematográficamente hablando que me encontré en Las Vegas fue la tienda Antiquities, en el Hotel Caesar`s Palace, una tienda espectacular en la que se vendían objetos firmados por estrellas de cine. Lo que más había eran pósters firmados,eso sí, con precios absolutamente prohibitivos. Desgraciadamente no dejaban hacer fotos, así que sólo puedo poner de la entrada de la tienda:

 

 

 

Y, finalmente, lo que es una experiencia inolvidable es volar en helicóptero sobre el Gran Cañón del Colorado sonando los acordes de la música de Indiana Jones…sencillamente espectacular, y tan emocionante que a punto estuvo de caerseme alguna lagrimilla

 

 Pues nada, que me apetecía vivir con quienes leen este blog mis momentos de cine vividos en un viaje tan increíble como éste. Las Vegas es una ciudad cinematográfica, más por las pelis que en ella se han rodado que por otras cosas. Pero estos momentos de cine que yo he vivido en ella han estado muy bien. Mañana volveré a la normalidad hablando sobre pelis, sobre los Óscars (bien por Penélope) cuya ceremonia aún tengo pendiente de ver y por supuesto, iré al cine a ver esos estrenos que se me quedaron pendientes con el viaje, entre ellos Slumdog Millionaire, El Lector, Push, El Luchador y Viernes 13.

Recomiendo ir a Las Vegas, y por supuesto a cualquier ciudad de los Estados Unidos. Es cierto que son brutos, que comen fatal, que los de izquierdas no están bien vistos…pero tienen un país increíble.