Let The Right One In (Låt den rätte komma in )

Esta tarde prometo actualizar la entrada anterior porque con este PC no doy redimensionado las fotos (bueno, también influye mi ignorancia en temas informáticos…). Ahora empiezo con varias entradas sobre pelis que tenía pendientes de comentar.

Let The Right One In ha sido la gran triunfadora del género fantástico en todo el mundo en los últimos meses. Ha ganado prácticamente en todos los festivales especializados medianamente relevantes, además de obtener numerosos premios en otros certámenes no dedicados exclusivamente al fantástico. A mi me ha gustado, pero no comparto tanta fanfarria ni entusiasmo. Vamos, que es una buena peli, pero nada más…

Y es que yo no suelo compartir la euforia por esas interesantes propuestas adscritas al fantástico que provienen con cierta frecuencia del cine europeo. Hace unos años Alexandre Aja triunfó con Haute Tension, aquella peli de terror de final hiper-mega-sorprendente que se convirtió en peli de culto para los internautas, y que a mi no me gusta nada, por no hablar de Deep in the Woods, otra peli francesa que ganó en Sitges en el 2000 y que directamente me parece un bodrio. Let The Right One In se aparta, afortunadamente, de esos casos, ya que es una peli estimable, pero no tanto como muchas opiniones sostienen en la red…

Y es que esta peli sueca ha sido calificada en páginas especializadas como "la mejor película de vampiros de la historia". Discrepo totalmente. Lo que sí es es una buena peli de vampiros, distinta, como no podía ser de otro modo al provenir de una cinematografía tan diferente como la sueca, apartada totalmente de los clichés que suelen acompañar a estas historias de chupasangres. Pero de ahí a ser la mejor del subgénero vampírico…no.

Tomas Alfredson nos cuenta la historia de amor entre Eli, una chica vampiro, y Oscar, el típico patito feo de su clase, un niño problemático que encuentra en Eli a su compañera ideal. Pero la condición de muerdecuellos de su amada complica, como no podía ser de otro modo, las cosas. La relación entre los dos jóvenes es sin duda el aspecto más interesante de la historia, ya que la faceta de vampiro de Eli es simplemente una excusa usada por Alfredson para bucear en las dificultades del amor que se profesan los chicos. No se nos cuenta nada sobre los orígenes de la chica vampiro (salvo algún dato anecdótico sobre su longevidad), ella simplemente aparece en el barrio de Oscar, con su padre, quien intenta ayudarla a satisfacer sus necesidades alimenticias. Una vez instalada, conoce al chico, y empieza la historia que de verdad interesa al director.

Por eso, en mi opinión, Let The Right One In funciona mejor como historia de amor que como peli de vampiros. Es cierto que puede argumentarse que todas las grandes pelis del género son a su vez enormes historias de amor, ya que Dracula venera a Mina Harker y cualquier colmillitos busca cuellos no sólo para chupar sangre sino también para poseer, para amar hasta convertir ese amor en algo tan inmortal como él mismo. Pero en este caso Tomas Alfredson antepone descaradamente el aspecto romántico de una historia que sorprende por su sencillez y su forma de ser contada, casi como una muestra de una post-moderna Nouvelle Vague.

Buena peli, de vampiros, sí, pero ante todo, una preciosa historia de amor. Porque miedo, miedo, no da.

Mi puntuación en IMDB:7. 

//www.imdb.com/title/tt1139797/