Viernes 13

Era cuestión de tiempo que en esta vorágine de volver a hacerlo todo, le tocase a la película que en su día lo empezó todo: Viernes 13, la precursora del cine de terror con psicópata que rebana cabezas de adolescentes hiper-hormonados también tenía que tener remake. Y los responsables han sido los mismos que nos volvieron a contar no hace mucho el origen de Leatherface: Marcus Nispel, con el apoyo en la producción de Michael Bay.

Y, no nos engañemos, mucho talento no desprende la pareja. Lo que hicieron en su día con la familia de asesinos de Texas ideada originalmente por Tobe Hooper lo han hecho ahora con Jason, su mami, y los crímenes perpetrados en Crystal Lake, el campamento sangriento que en 1980 sirvió de escenario para que Sean S. Cunningham contase la terrorífica historia. Han cogido al personaje, ese asesino llamado Jason, el lugar, y le han puesto nuevas víctimas, más carnaza para volver a contar lo contado.

Y no hay muho más que contar, la verdad. Viernes 13, la versión de 1980, fue una estimable película de terror a la que, como siempre, le perjudicaron las innumerables secuelas que tuvo. Hasta en el espacio creo que Jason cortó cabezas, en una delirante vuelta de tuerca…

Así que ya sabemos lo que tocaba. Da igual que sea Jason, Leatherface o Michael Myers. Le ponemos el atuendo correspondiente, le rodeamos de jóvenes atractivos y atractivas y a matar. Que eso gusta y hace vender entradas. Aquí han cambiado un poquito la historia original, y es el hijo quien se los carga a todos, en lugar de la mami, encargada de vengar la supuesta muerte del vástago. Pero quitando ese nimio detalle, nada nuevo bajo el sol. Más de lo mismo. Y ya cansa…o no…

Mi puntuación en IMDB:3.

//spanish.imdb.com/title/tt0758746/