Antes que el Diablo Sepa que Has Muerto

Antes que el Diablo Sepa que Has Muerto es la última peli, hasta el momento, del grandísimo y veterano Sidney Lumet, quien a punto de cumplir 84 años demuestra que sigue siendo capaz de ofrecer trabajos mucho más solventes que los de cuaquier cineasta de nuevo cuño. Esperemos que no le ocurra como a Billy Wilder, quien más o menos a la edad de Lumet se vio obligado a dejar de hacer cine ya que los grandes estudios no querían asumir el coste del seguro derivado de su longeva edad.

Una trama bien construída, unos actores en estado de gracia y una manera de contar la historia eficaz y sorprendente, con continuos flashbacks y distintos puntos de vista dependiendo del personaje (pero con coherencia y racionalidad, muy al contrario de otras películas recientes que han usado el mismo esquema, como En El Punto de Mira…), son los elementos que hacen de esta obra una de las mejores de 2007, como así terminó reconociendo buena parte de la crítica internacional.

Con pasajes que pueden recordar al cine de Tarantino, aunque sin el humor típico del nuevo genio, Lumet nos sirve un thriller vertiginoso, con personajes al límite, algo así como un cruce entre Reservoir Dogs y esa incomprendida peli de Woody Allen que a mi tanto me gusta, El Sueño De Cassandra.

La desesperada situación económica de los hermanos interpretados por Philip Seymour Hoffman e Ethan Hawke les lleva a cometer un, a priori, sencillo golpe, un atraco a una joyería que, como no podía ser de otra forma, acaba saliendo mucho peor de lo esperado. El atraco es el punto de inflexión en la vida de unos personajes superados por su fracasada existencia, y la excusa para que la guionista Kelly Masterson, en su primer y excelente libreto, nos los presente y describa con rigurosas características.

A excepción de Hawke, un actor al que yo no consigo creerme nunca, los demás intérpretes hacen un trabajo impagable. Marisa Tomei parece vivir una estupenda segunda juventud, como demuestra su reciente nominación al Óscar por El Luchador; Albert Finney hace lo que lleva haciendo toda su vida, actuar como un maestro; y por supuesto, Philip Seymour Hoffman vuelve a estar bien, porque Hoffman empieza a ofrecer unos niveles que nos hacer creer que nunca estará mal, que es, sin duda, unos de los mejores actores del momento.

Lumet nos ofrece con Antes que el Diablo Sepa Que Has Muerto una película extraordinaria, de esas que terminan siendo eclipsadas (o no estrenadas, como en mi ciudad), por los grandes estrenos, pero que debería de ser tenida en cuenta como ejemplo de construcción de guión y dirección de actores en todas las escuelas de cine.  No debería de sorprender, porque viene firmada por el tipo que también nos brindó cosas como 12 Hombres sin Piedad, Sérpico, Asesinato en el Orient Express, Tarde de Perros, Network, La Trampa de la Muerte o Veredicto Final. Y es que Sidney Lumet es un director sobresaliente.

Mi puntuación en IMDB:8

 //spanish.imdb.com/title/tt0292963/