Frozen River

Frozen River es la primera película dirigida por Courtney Hunt, una cinta pequeña, modesta, en la mejor tradición del cine independiente que siempre se cuela en las principales entregas de premios de cada año. Hunt logró con su primera obra dos nominaciones al Óscar: para ella como responsable del guión y para la protagonista, una inmensa Melissa Leo, como actriz.

Y es que Frozen River es Melissa Leo, es ella quien lleva todo el peso de la historia, en un nivel de absorción semejante al de Helen Mirren en The Queen. Actrices de carácter, capaces de eclipsar absolutamente todo. Leo es una secundaria vista en cosas como 21 Gramos o la reciente Asesinato Justo, y aquí, en su primer papel protagonista, demuestra que está llamada a partir de ahora a grandes cosas.

Con un físico que recuerda mucho a Charlotte Rampling, Melissa Leo encarna en Frozen River a Ray Eddy, una mujer que trata de lidiar con una desesperada situación económica, después de que su marido se haya fugado robándole dinero. Tiene que cuidar de sus dos hijos, de quince y cinco años, y hacer frente al pago de la hipoteca ya que de lo contrario le quitarían la casa. Todo cambia cuando conoce a Lila, una nativa de la frontera entre USA y Canadá, zona en la que se desarrolla la acción, quien la introduce en la emigración clandestina, sirviendo de transporte a emigrantes ilegales, a quienes introduce en el país metiéndolos en el maletero de su coche.

La acción de la película está marcada por el lugar en donde se desarrolla, esa frontera helada, una estampa que marca las decisiones de los personajes y condiciona toda la trama. Si no fuese por la situación desesperada de Ray y Lila, quien ha perdido la custodia de su bebé, Frozen River recordaría mucho a Fargo, en el sentido de ambientar dos historias de crímenes en parajes semejantes, durante el crudo invierno, en esa América profunda en donde todo parece blanco, como la nieve que todo lo cubre. Y aprovechando la coyuntura, recomiendo Un Plan Sencillo, una peli de Sam Raimi de semejante ambientación que también se desarrolla en esa América en donde parece que todo puede suceder sin que nadie o casi nadie se entere. Pero Frozen River no tiene la ingenuidad en sus personajes de Fargo, ni el soberbio guión de la peli de Raimi. Frozen River aporta, básicamente, una interpretación magistral de Melissa Leo, a quien Kate Winslet ganó por la mínima en la carrera hacia el Óscar.

Cine seco, duro, lejos de la fanfarria y ampulosidad de las grandes producciones. Pero con una actriz de talento descomunal.

Mi puntuación en IMDB:6.

//spanish.imdb.com/title/tt0978759/