The Visitor

Pues sí, había un quinto nominado al Óscar al mejor actor en esta pasada edición. Aunque los focos se centrasen en los mediáticos Brad Pitt, Sean Penn, Mickey Rourke y Frank Langella, hubo un genial intérprete que acudió a la gala con la tranquilidad de quien sabe que sus posibilidades de alzarse con la estatuilla eran mínimas. Richard Jenkins, uno de esos secundarios de toda la vida, habitual en pequeños papeles con los Coen, está soberbio en The Visitor, una historia sobre el desarraigo, la soledad y los problemas de los inmigrantes ilegales en los Estados Unidos.

Todavía tengo pendiente de ver Vías Cruzadas, la anterior peli de Thomas McCarthy, otro actor que en los últimos años ha decidido ponerse tras la cámara. The Visitor es una película sobria, que descansa sobre los hombros del genial Jenkins, en un trabajo semejante al de Melisa Leo en Frozen River, también nominada este año. Los dos intérpretes llevan el peso de dos cintas pequeñas, de esas que al final pasan desapercibidas en la cartelera (en el caso de que se estrenen, ya que Frozen River no ha sido finalmente estrenada en nuestro país).

Walter Vale (Richard Jenkins) es un profesor de economía que vive en Connecticut, y que parece imbuído por una profunda tristeza cuyos motivos van siendo develados al principio de la película. Tiene una buena posición social y económica, y un prestigo ganado gracias a la publicación de tres libros, estando además ultimando los detalles para publicar un cuarto. Pero parece que vive con el piloto automático puesto: sin alegría, dejando que la rutina haga su trabajo, hasta que un día se ve en la necesidad de viajar a Nueva York para acudir a unas conferencias sobre economía. Cuando entra en su piso de la ciudad, al que no iba desde la muerte de su mujer, se encuentra con la sorpresa de que dos inmigrantes ilegales se han instalado en él, debido a un engaño de alguien que les estaba cobrando un alquiler.

A partir de ahí se desarrolla una hermosa historia sobre la amistad, que tiene la virtud de tocar varios temas candentes en nuestra sociedad actual, con una sutileza y una elegancia sublimes. En The Visitor se pone de manifiesto la intolerancia hacia las minorías étnicas presente en la sociedad norteamericana tras el 11-S, cuando cualquier persona con rasgos árabes o musulmanes es vista ya como sospechosa.

McCarthy critica duramente el sistema de deportación de su país, que a veces se lleva por delante las vidas de personas que simplemente han entrado con la intención de prosperar y no hacer daño a nadie. En el centro de detención de ilegales se respira inhumanidad, y se recoge a seres humanos como si fuesen mercancía, llevándoles de vuelta a sus países de origen impidiéndoles la entrada una segunda vez para siempre. Esa circunstancia provocará la desesperación de Walter, por motivos sentimentales que no desvelaré para no destripar la película.

Resulta emotivo ver como unas personas tan distintas al protagonista son capaces de hacerle ver el sentido de la vida, simplemente gracias a un acto en teoría tan frívolo y sencillo como tocar un tambor. Toda la rutina de un profesor universitario, triste, aburrida, se ve mejorada por la presencia de gentes que se conforman con tocar un instrumento en la calle o vender unas pulseras en un mercadillo, actividades que les llenan plenamente y les hacen olvidar las penurias de sus países de origen, Siria y Senegal.

Richard Jenkins compone uno de los mejores personajes del cine en el último año, y si no ganó el Óscar fue porque la competencia era realmente dura. Pero podría haberlo ganado, ya que su trabajo para nada desmerece el de los otros cuatro. Probablemente sigamos viéndole como secundario en grandes producciones, pero él, como Melisa Leo, ya ha demostrado que es capaz de interpretar cualquier papel, a pesar de que su físico no sea el de aquellos que más entradas hacen que se vendan.

The Visitor es una preciosa historia sobre la amistad, la tolerancia, y el amor. Una pena que se pierda entre Watchmen, Almodóvar y demás compañeras de cartelera. Pero hay que verla porque merece mucho la pena.

Mi puntuación en IMDB:7.

//spanish.imdb.com/title/tt0857191/