Daños y Perjuícios (2ª temporada)

Acaba de terminar la emisión en USA de la segunda temporada de Daños y Perjuícios, trece capítulos excelentes, que la ratifican como una de las mejores series de la actualidad, y mira que eso es algo ciertamente complicado, dada la proliferación de buenísimas series en la televisión norteamericana en los últimos años.

Damages, en su segunda temporada, continúa la historia de Ellen Parsons (Rose Byrne), quien decide seguir en el bufete de Patty Hewes (Glenn Close) a pesar de que sabe con certeza que intentó asesinarla, y de que su prometido murió por culpa del caso Frobisher, del que se encargó Patty. Pero sus intenciones al seguir en ese trabajo son destrozar a Patty, ya que el FBI propone a Ellen que trabaje como informante para recabar pruebas que incriminen a la prestigiosa abogada.

Estamos, sin duda, ante la serie de mayor regularidad en su desarrollo, en el sentido de que absolutamente todos los capítulos son igualmente disfrutables, a pesar de que, evidentemente, los últimos sean los más apasionantes ya que es cuando se resuelve la trama y se desvelan todos los secretos. Pero los trece episodios son buenísimos, una virtud de la que no pueden presumir otras series de nivel altísimo como Lost o Prison Break, ya que al constar de temporadas de más de veinte capítulos les resulta muy difícil no incluír alguno de relleno mediada la temporada, que poco o nada aportan a la trama. En Damages cada temporada dura sólo trece episodios, y cada uno de ellos es necesario para aportar cosas, por lo que todos resultan buenos.

El desarrollo de esta segunda trama es similar a la primera. Desde el primer capítulo se nos muestran imágenes del último, del momento en el que se resolverá la historia, aunque la información se nos va suministrando a cuentagotas, mientras asistimos al desarrollo. Cada escena o imagen que se corresponde con el final y que se nos muestra en cada capítulo es perfectamente identificable, ya que además de un rótulo que nos indica cuándo sucederá lo que vamos a ver, la fotografía de la escena en cuestión es distinta, con una tonalidad más oscura que las que relatan hechos presentes.

Dos son los grandes aciertos de Damages. Por un lado, la historia, un guión portentoso, que se desarrolla en cada capítulo, aportándonos información de forma lenta, pausada, pero con una atmósfera de intriga que por momentos asfixia al espectador, ya que nos deja con ganas de saber más. Y por otro, el increíble reparto.

Se combina la presencia de estrellas ochenteras ya presentes en la primera temporada, como Glenn Close o Ted Danson con otras nuevas, como William Hurt, a su vez mezcladas con sabia nueva como Rose Byrne o Timothy Olyphant. También se incorpora un excelente y olvidado actor de los 80: Mario Van Peebles, quien se encarga además de la dirección de algún capítulo. Estos intérpretes son los encargados de dar vida a unos personajes geniales, de entre los que, evidentemente, sobresalen dos:

Glenn Close está inmensa como la abogada Patty Hewes, hasta el punto de que a mi, personalmente, es uno de los personajes que más me han impactado nunca en la historia de las series televisivas. La escena en la que despide a su socio Tom resulta escalofriante, llegando por momentos a recordar a la Glenn Close de Atracción Fatal. Patty Hewes es una abogada de éxito (nos dan a entender que la más prestigiosa del país), pero a costa de ser la mayor hija de puta sobre la faz de la Tierra.

Rose Byrne se revela en esta segunda temporada como una actriz soberbia, en su encarnación de la joven abogada Ellen Parsons. Ellen saca ahora todo el carácter, ganándose la confianza de Patty para intentar hundirla posteriormente. La muerte de su novio y el intento de asesinato que sufrió la han convertido en una mujer fría, dura, sólo preocupada por vengar a David y hacer justicia con Frobisher. El trabajo de Rose Byrne es genial, y además (perdón por la frivolidad), es una de las chicas más guapas del panorama televisivo actual…

Espero con impaciencia la tercera temporda, que ya han confirmado, aunque supongo que tocará esperar hasta el año que viene. Damages es una maravilla, otra más de las muchas que podemos disfrutar en esta edad dorada de la televisión.

//spanish.imdb.com/title/tt0914387/