Alejandro Magno

Importante decepción la que supuso el Alejandro Magno de Oliver Stone, estrenado en 2004 en pleno furor de las batallas épicas desatado por la trilogía de los Anillos de Peter Jackson. El proyecto estuvo amenazado siempre por otro supuestamente dirigido por Baz Luhrmann con Leo DiCaprio de protagonista, que finalmente no vio la luz, quién sabe si debido al fracaso que resultó ser éste.

El Alexander de Oliver Stone presenta uno de los peores cástings de la historia del cine, sin discusión, lo que, en mi opinión, fue factor decisivo en el descalabro, ya que ni el guión era tan malo, ni la puesta en escena tan mediocre. Pero acertar con los intérpretes es una condición indispensable para que una peli del presupuesto de ésta recupere la inversión y genere beneficios. En su momento envié mi opinión a la sección El Lector Opina, de la revista Acción:

La actual tendencia de las batallas y la épica puesta  de moda por El Señor de los Anillos ha atrapado también a Oliver Stone, y parecía claro que alguien como él no se iba a desenvolver igual de cómodo que el Wolfgang Petersen de Troya o el videoclipero Antoine Fuqua de El Rey Arturo. La relevancia histórica del personaje sí se adapta a los gustos de Stone, proclive a narrar la vida y obra de hombres históricamente importantes, como Richard Nixon, John Fitzgerald Kennedy o Fidel Castro, pero este Alejandro Magno pertenece a otro mundo, a otra época, a un periodo de conquistas, batallas, escudos, lanzas, flechas y guerreros, a los que el oscarizado director-guionista filma con muy poca destreza, limitándose a planos aéreos generados por ordenador o a primerísimos planos que se limitan a mostrar la lucha de un número ínfimo de hombres, evitando esos planos épicos que sí muestra Peter Jackson por ejemplo, en los Campos del Pelennor. Pero ésto podría ser aceptable. La decepción radica en lo pobre que resulta “el otro metraje” de la película: la descripción de los personajes, sus relaciones explicadas a través de diálogos grandilocuentes y ridículos…Y para colmo, el cásting resulta ser uno de los más desastrosos de los últimos años, ya que ni siquiera el gran Anthony Hopkins sale indemne de los despropósitos que el guión le obliga a decir. Angelina Jolie y Val Kilmer están mal, pero mención especial merece ese Colin Farrell que nunca  podría interpretar a un personaje como éste con mínima solvencia; es cierto que el departamento de maquillaje no le ayuda ( menudo tinte, que hace parecer que el mismísimo Alejandro Magno lleve mechas…), pero también es cierto que interpretativamente no hay una escena de la que el irlandés salga bien parado. Tengo mis dudas sobre la fiabilidad del proyecto sobre el mismo personaje que iba a dirigir Baz Luhrmann con Leonardo Dicaprio. El de Oliver Stone, decepcionante…

 

//spanish.imdb.com/title/tt0346491/