Ángeles y Demonios

La adaptación de la novela de Dan Brown, anterior en su publicación que el Código DaVinci aunque en su versión cinematográfica juegue el papel de secuela de aquélla, es una apuesta segura para Columbia, y un producto intachable desde el punto de vista comercial. Se adquieren los derechos de una novela de enorme éxito, se contrata a una superestrella como Tom Hanks y a un director manejable pero talentoso como Ron Howard, se crea la conveniente polémica con la Iglesia Católica y a contar los dólares…¿nos suena? sí…y es que Ángeles y Demonios es más de lo mismo, otra ración de DaVinci, con sus virtudes, y sus defectos…

Desconozco la novela en la que se basa, pero el guión de los solventes Akiva Goldsman y David Koepp (guionista de Jurassic Park y otros recientes éxitos de taquilla) peca de los mismos problemas que las últimas producciones aventureras, incluyendo las dos películas de La Búsqueda y el último y por mi defendido Indy: nuestros protagonistas, esos Ben Gates, Henry Jones y este Robert Langdon, llegan a la X que marca el lugar de manera muy directa, como si, además de su talento y conocimientos, tuviesen de su lado un acentuado factor suerte…Cuesta creer en las aventuras arqueológicas del nuevo Hollywood que nuestros sabios sean tan infalibles…Ahí no funciona esta superproducción.

En donde sí funciona Ángeles y Demonios es como thriller de suspense. En ese campo sus virtudes son innegables, y el resultado final, intachable. Estamos ante un producto que, si logra ganarnos para su tramposa causa, lo hace de manera muy clara. Incluso mejora las prestaciones de la anterior, ya que la trama es, desde mi punto de vista, más asumible para el profano espectador. Se aprovecha como en El Código…de toda la iconografía atractiva y preciosa de la Religión Católica, con sus templos, sus catedrales, sus estatuas…y vuelve a colocar en toda esa maquinaria una serie de pistas y pequeños detalles que son difícilmente captables.

La anti-materia, los malvados y enigmáticos Illuminati, las teorías de Galileo, el eterno debate y confrontación entre ciencia y religión…Dan Brown en la literatura y quienes llevan al cine su obra de manera tan hábil nos fagocitan en toda esa iconografía, datos, historia…y hacen que nos olvidemos de cualquier posible atisbo de error. Juegan además la baza de la reciente muerte del Santo Padre Juan Pablo II, y todo el proceso que da lugar al nombramiento del nuevo líder de la mayor secta (óbviese cualquier connotación despectiva) del mundo: la fumata blanca, el cónclave, la espera de los devotos…

En cuanto al reparto, Tom Hanks vuelve a hacer gala de sus buenas dotes interpretativas, y funciona perfectamente como profesor-detective-arqueólogo, aunque su peinado, sin llegar a ser tan horrendo como en la anterior peli, no me gusta nada (¿un nuevo caso de alopecia mal llevada y asumida como la de Cage?), y el bótox…cuánto daño está haciendo en el star-system…La posibilidad de contratar actores de calidad se aprovecha, y los grandes Ewan McGregor, Stellan Skarsgård y Armin Mueller-Stahl asumen perfectamente su rol, y la chica Ayelet Zurer nos gusta mucho menos que la predecesora Audrey Tautou…

Mi puntuación en IMDB:7.

//spanish.imdb.com/title/tt0808151/