Knight Rider (El Coche Fantástico) (1ª Temporada)

Toca hablar sobre el remake de la mítica serie ochentera que la NBC emitió hasta hace pocos meses. Hace un tiempo dediqué un par de entradas a hablar del episodio piloto y de los primeros capítulos. Me habían gustado. Era un soplo de aire fresco, de aventuras frívolas como las de toda la vida, con buenos y malos, y con un coche, el nuevo KITT, espectacular. Pero se ha terminado. La serie ha sido cancelada tras 17 episodios, y viéndolo con perspectiva y objetividad, es lógico. El nuevo Coche Fantástico fue de más a menos, y lo cierto es que los últimos episodios fueron bastante flojos.

Recuerdo lo mucho que me gustó el primer capítulo. Después de un piloto resultón, en el que podíamos ver a David Hasselhoff ceder el testigo a Justing Bruening, aquel primer capítulo ofrecía elevadas dosis de acción y emoción, con KITT protegiendo de una muerte segura a la pareja protagonista, Mike (Bruening) y Sarah (la guapísima Deanna Russo). La cosa pintaba bien. Fueron avanzando los capítulos y parecía claro por dónde iban los tiros: cada episodio era una aventura totalmente independiente de las demás, lo que proporcionaba la ventaja de que la audiencia no tendría que preocuparse por haberse perdido un capítulo. Pero, en mi opinión, esa característica ha sido fundamental para lastrar a la serie…

Y es que si algo tienen en común las series de más éxito de hoy, tanto en drama, suspense o comedia, es la continuidad en las tramas. La gente se engancha buscando respuestas cada semana a las preguntas que los guionistas han dejado en el aire la semana anterior. Y ya no me refiero a series que viven directamente de esa intriga, como Lost o Prison Break, sino a cosas como House o The Big Bang Theory, en donde, a pesar de las tramas concretas de cada capítulo, hay un hilo conductor que impulsa a tener esa necesidad de saber por dónde discurrirá la historia. Eso es lo que yo creo que ha fallado en este Knight Rider, además de que, evidentemente, no estamos en los 80…

Porque, admitámoslo, cuando veíamos en TVE a Hasselhoff, éramos otros. Aquel Coche Fantástico fue toda una revelación para los jóvenes como yo que alucinaban con las aventuras de KITT. Pero había en aquellas andanzas algo inocente, fruto de nuestra mirada, vírgen aún de tanta fanfarria de FX que pueblan pelis y series, y que nos volvía locos. Para un joven o adolescente de hoy en día, acostumbrado a efectos especiales de altos vuelos en el cine, la tele y los videojuegos, las aventuras del nuevo KITT le sorprenden menos, o nada…La serie terminó pasando desapercibida entre tanta competencia de calidad, y entre tantas y tantas ofertas de ocio con las que contamos hoy en día…

Y es una pena, porque cosas buenas sí tenía. Empezando por Bruce Davison, ese excelente actor que toma el relevo de Edward Mulhare como mentor y responsable de KITT. Davison, a quien pudimos ver como el Senador Kelly en la primera peli de los X-Men, ponía el toque de calidad en el reparto de la serie, aunque su despedida tras trece episodios no aventuraba nada bueno.

También me gustaron los secundarios, Billy y Zoe, interpretados por Paul Campbell y la sensual Smith Cho, y que siempre ponían la nota humorística en las aventuras.

Me gustó KITT, el coche, y la voz, a cargo del desaparecido Val Kilmer. La comparación con la voz del KITT ochentero no es posible, ya que todos vimos la serie original doblada al castellano. Kilmer aporta una voz resultona, dotando incluso al coche de cierta humanidad y sentido del humor. Un coche increíble, que, sin duda, mejoró las prestaciones de su predecesor, gracias a su capacidad de transformarse en otro tipo de vehículos, a su armamento, sus conexiones a internet y bases de datos, etc…

Y, por supuesto, me gustó ella:

Deanna Russo, quien interpreta a Sarah Graiman, hija del personaje al que interpreta Bruce Davison. Una chica que encajó perfectamente en el rol de heroína, chica dura, lista y capaz de ayudar a Mike y a KITT a detener a los malos y sus feos propósitos.

Les echaremos de menos a todos. Knight Rider 2008 terminó siendo la crónica de una muerte anunciada. A mi me hizo pasar buenos momentos, no tantos como en los 80, pero con alguna corrección la serie podría haber dado mucho más de si. Hasta siempre chicos, hasta siempre, KITT…

//spanish.imdb.com/title/tt1213404/