Transformers, La Venganza de los Caídos

Venga va, un poquito de demagogia…Porque yo me pregunto: si tanto le han sacudido a Florentino Pérez por pagar 90 millones de euros por Cristiano Ronaldo, ¿nadie va a decir nada por el hecho de que unos señores trajeados que son asalariados (de lujo) de un par de grandes estudios decidan invertir 200 millones de dólares en producir una película como Transformers 2? Pues no, me temo que nadie dirá nada, algo de lo que yo me alegro. Y es que alguien dijo alguna vez que "fútbol es fútbol", de la misma forma que Hollywood es Hollywood.

Eso sí, por si hay alguien que se indigne ante el hecho de que se gasten semejante cantidad de dinero en hacer esta peli, resaltar que los 200 millones se notan en la pantalla, y mucho. Y es que todo explota, todo se rompe, hay mogollón de coches transformables, dos estrellas jóvenes y guapas que se recorren varios países escapando de esos seres grandes generados por ordenador gracias a los carísimos efectos especiales del siglo XXI. En definitiva, como hace un par de años, ya que Michael Bay y sus guionistas han repetido la fórmula descaradamente. Y todos sabemos cuál fue el resultado de aquella potente inversión de 2007. Económicamente, la jugada les salió bien. Pero en eso se quedó reducido el éxito. Aunque todos sabemos que en Hollywood vales lo que ha recaudado tu última peli, y por ello Michael Bay se ha embolsado un cheque repleto de ceros por dirigir esta segunda.

Espero francamente que las dos entregas de esta saga basada en los juguetes de Hasbro (pronto nos llegará la peli de G.I.Joe…¿ha descubierto Hollywood un nuevo filón?) no marquen la senda de los futuros blockbusters veraniegos. Transformers 2 es ante todo eso: una peli de verano, un blockbuster estival, etiqueta que Spielberg inauguró en el verano de 1975 con Tiburón, lo que nos lleva a concluír que se ha producido un tremendo descenso en la calidad de estas pelis destinadas al consumo masivo en el verano. Spielberg dirigió en 1975 una maravilla de peli que arrasó en taquilla, y el propio Spielberg ejerce como productor ejecutivo en esta segunda parte de Transformers, que también arrasará la taquilla aunque esté a años luz de Tiburón, cinematográficamente hablando.

Porque la película es tan mala que a mi sólo me ha merecido la pena verla por el motivo que ya intuía, y que no es otro que Megan Fox. Sé que suena feo, misógino y chabacano, pero quien lea este blog con asiduidad debe de echarle la culpa a Michael Bay y a todo su séquito, por haber perpetrado una cinta tan floja que hace que el responsable de criticar pelis en este diario sólo sea capaz de alabar el buen gusto de los productores por elegir a Megan. No hay ningún otro mérito en Transformers 2 aparte de ella, como ya ocurría en la primera. Y ojo, que no me refiero a las dotes como actriz de la chica, sino simple y llanamente a su físico. Megan Fox es sexo, Megan Fox es lujuria…

Por supuesto que los robots son espectaculares, y que hay escenas increíbles, pero el cine ha demostrado claramente que eso es posible, y que además se puede combinar con personajes interesantes e historias mínimamente presentables. Roberto Orci y Alex Kurtzman, guionistas talentosos y habituales de J.J. Abrams, firman un libreto tan estúpido como prescindible, aunque supongo que ni Michael Bay ni los responsables de Dreamworks y Paramount les habrán exigido otra cosa. Querían esto, y esto les han dado.

Después puedes meter a un actor de cierto prestigio como John Turturro, o una voz en off poderosa como la de Optimus Prime para dar empaque a la cosa, pero si filmas esto pasarás a la historia como un director taquillero pero malo, muy malo…Transformers 2 sólo es mejor que su predecesora y que la secuela de Dos Policías Rebeldes, dentro de la filmografía de Bay. Y si sólo supera a esas dos, no es para colgarse ninguna medalla.

Pero la gente la verá, y yo me alegro. Me alegra que los cines se llenen de niños deseosos de ver en acción a unos juguetes cuyo atractivo para mi sigue siendo un misterio. Me alegra que esos niños compren palomitas antes de entrar a la sala, y me alegra que se compren los videojuegos que se basan en la peli. Ayer, cuando estaba sentado en la butaca para ver Transformers, La Venganza de los Caídos, el cine estaba lleno, y a mi me gusta ver los cines llenos…Que no decaiga.

Mi puntuación en IMDB:4.

//spanish.imdb.com/title/tt1055369/