Obsesionada

Flojísimo ejercicio de suspense mil veces visto, Obsesionada quiere ser un remake encubiero de Atracción Fatal, la recordable peli que en 1987 reunió a Michael Douglas con una sorprendente Glenn Close bajo la dirección del soso Adrian Lyne. Pero ésta adolece de lo que tenía aquélla, y se limita a ser un compendio de tópicos, con personajes planos y una mala poco aprovechada, de la que desconocemos sus motivos y la causa de su obsesión.

Estamos ante una sucesión de postales bonitas y de diseño. Todo es precioso y susceptible de ser filmado por el tal Steve Shill (!quien, según IMDB, está ahora mismo rodando una versión de Ben-Hur!). Desde el trío protagonista, hasta los secundarios, bellos, guapos, todos ellos trabajando en una empresa de lujo, situada en un gran edificio de la soleada Los Angeles, en donde la navidad se celebra a 25 grados.

Beyoncé es la típica mujer que deja su trabajo cuando es madre, de modo que su puesto es ocupado por la sexual Ali Larter, quien asume uno de los dos papeles que tiene en la serie Heroes, para intentar seducir, sin conseguirlo, a Idris Elba. Jerry O`Connell sigue con el mismo careto que tenía en los 90, y encarna al amigo y compañero del sufrido objetivo de la psicópata.

Y no hay mucho más que contar acerca de esta película. Quizás lo mejor sea la pelea final entre las dos mujeres, cruel y violenta, que, salvando la abismal distancia, recuerda a las ostias que se pegaban Uma Thurman y Vivica A. Fox al principio de la primera entrega de Kill Bill. Y como curiosidad, que entre los productores ejecutivos aparece Magic Johnson, la mítica estrella de la NBA, con quien el protagonista guarda un evidente parecido físico.

Por lo demás, nada destacable. Bostezos y constantes miradas al reloj esperando que la peli termine de una maldita vez…

Mi puntuación en IMDB:4.

//spanish.imdb.com/title/tt1198138/