Karl Malden (1912-2009)

Noticia tristísima la que se ha producido en las últimas horas. Y es que se ha muerto un actor al que sólo relaciono con un adjetivo una vez me he enterado de su muerte: entrañable. Karl Malden era un tipo entrañable, bonachón, un feo carismático que comenzó su carrera en 1940 y la culminó en el 2000, cumpliendo así seis décadas de carrera en Hollywood. Vivió la etapa dorada, trabajó con alguno de los más grandes y su carrera estuvo siempre relacionada con Brando, con el que coincidió en las geniales Un Tranvía Llamado Deseo y La Ley del Silencio, además de participar en la única película dirigida por la estrella, El Rostro Impenetrable.

Descubrí a Karl Malden a principios de los 90, a la hora de la merienda. TVE emitía todos los días un episodio de Las Calles de San Francisco, la serie policíaca que juntaba a Malden con Michael Douglas. Ya había visto sus más famosas y anteriores pelis, pero fue con la mítica serie cuando le puse definitivamente nombre a aquel rostro curioso, con esa narizota hinchada, que aportaba veteranía y sapiencia en las casos que tenía que resolver con un Douglas de enormes patillas. Cuando llegaba a casa después del colegio, la hora de la merienda se convertía en un ritual intocable: sentarse delante de la tele para ver el Batman de Adam West, Alf, Las Chicas de Oro y, por supuesto, Las Calles de San Francisco, con aquella cabecera tan molona.

También a principios de los 90 empecé a tener otro ritual. La ceremonia de entrega de los Óscars se había convertido en una cita ineludible. Karl Malden fue elegido Presidente de la Academia en 1988, y siempre le recordaré como el encargado de recordarme los ganadores de la estatuilla desde 1970 hasta 1992 en el documental titulado Oscar’s Greates Moments, que se editó en España en vídeo VHS.

Y más allá de mis referencias personales sobre Karl malden, su carrera está plagada de títulos memorables. Además de las dos maravillas en las que trabajó con Marlon Brando y en las que fueron dirigidos por Elia Kazan, pudimos verle en El Justiciero (también de Kazan), El Beso de la Muerte, Yo Confieso (de Hitchcock), El Hombre de Alcatraz, La Conquista del Oeste, El Rey del Juego, Patton y, en su último trabajo, un episodio de la maravillosa El Ala Oeste de la Casablanca.

Se nos ha ido un grande, Karl Malden, un tipo entrañable. Descanse en paz.

//spanish.imdb.com/name/nm0001500/