Suavemente Me Mata

Chen Kaige es uno de los directores chinos que más relevancia ha tenido en los últimos 20 años, sobre todo desde que en 1993 fuera nominado al Óscar a la mejor película de habla no inglesa por Adiós a mi Concubina, que acumuló galardones por todo el mundo y puso a su director en el panoraama internacional. Tras unas cuantas pelis hechas también en su país, en 2002 saltó a Hollywood para dirigir Suavemente Me Mata, una historia de suspense de alto contenido erótico que supone una mancha importante en la filmografía de Kaige. Y es que todo es malo en este pseudo-remake de Instinto Básico…

Tenemos a Heather Graham, la chica que nos dejó boquiabiertos con su papel de Roller Girl en la estupenda Boogie Nights, quien interpreta a una americana residente en Londres que a pesar de vivir con su novio se ve envuelto en una historia de amor fou con un escalador británico, encarnado por Joseph Fiennes. A partir de ahí se desencadena el suspense, motivado por la enigmática personalidad de él, un hombre violento que parece además tener una relación especial e incestuosa con su hermana, a quien pone rostro la siempre interesante Natascha McElhone.

Pero todo falla en la película. El guión es de lo más absurdo que uno se pueda imaginar, y las interpretaciones, lamentables. Heather Graham demuestra por qué su carrera se ha quedado totalmente estancada tras despuntar con Boggie Nights, y es que es una actriz realmente pésima. Su papel de chica atormentada y asustada por su nueva relación sentimental podría haberle proporcionado una buena oportunidad de reivindicarse, pero lo único que hace es poner caras de pánico e ingenuidad. Pero no mucho mejor lo hace Joseph Fiennes, el hermano de Ralph, un actor del que en teoría esperaríamos mucho más, teniendo en cuenta su selecta carrera y lo mucho que selecciona sus trabajos. Aquí se contagia del desastre general y sale también bastante mal parado.

Y para colmo, todo se adorna con una música de Patrick Doyle que intenta imprimir a la historia una atmósfera de suspense como hacía el gran Bernard Herrmann en sus trabajos con Hitchcock, o como la partitura de Jerry Goldsmith en Instinto Básico. Ni que decir tiene que tanto las películas como las músicas que se toman como referencia están a años luz de esta producción.

Mediocre guión, malas interpretaciones…Todo es malo en Suavemente Me Mata, que bien podría haber sido un telefilm de sobremesa, de no ser por esas dos o tres escenas de sexo que, sin duda, son lo único salvable de esta horrenda película.

//spanish.imdb.com/title/tt0250468/