¿Le doy otra oportunidad a Harry Potter?

Hoy se estrena en todo el mundo una nueva peli de Harry Potter. Harry Potter y El Misterio del Príncipe es la sexta peli basada en el famosísimo personaje de J.K. Rowling, y es de suponer que volverá a ser un rotundo éxito de taquilla. Yo llevo renegando del imberbe mago desde 2002 cuando fui a ver la segunda, titulada Harry Potter y La Cámara de los Secretos. El sopor que me produjo verla en el cine fue sólo comparable al que sentí viendo la primera, un año antes. Puede decirse que la de Harry Potter es la única saga cinematográfica de cierta relevancia que no me interesa lo más mínimo. Pero es cierto que llevo algún tiempo planteándome ver las restantes películas, a partir de la tercera, precisamente la que dirigió Alfonso Cuarón, y que, según me han comentado, supone un relativo cambio en la saga a mejor…¿estáis de acuerdo? ¿me recomendáis dar una nueva oportunidad a Harry Potter?

Warner lleva ocho años explotando la saga a lo grande, hasta el punto de que puede decirse que Harry Potter y los personajes de DC Cómics han sido las principales fuentes de taquilla para la compañía. Cada peli del mago ha supuesto unos beneficios imponentes para el estudio, gracias a la recaudación, y, evidentemente, a todos los productos de merchandising derivados. Pero a mi, vistas las dos primeras pelis, me cuesta entenderlo…

Entiendo que una película de nivel medio-bajo (desde el punto de vista artístico) arrase la taquilla. Sucede a menudo, y no hay más que echar un vistazo a las recaudaciones de las cintas de Michael Bay para comprobarlo. Harry Potter y La Piedra Filosofal, la primera de las pelis, fue un éxito impresionante, que superó, si no recuerdo mal, a primera entrega de la trilogía de El Señor de los Anillos, estrenada ese mismo año. Y yo, incrédulo, asistí a semejante éxito sin comprender los motivos.

La película tenía un marcado tono infantil, pero sin embargo tenía elementos claramente adultos. En primer lugar, la duración: 152 minutos, cuando las cintas preferidas por lo peques, las producciones Disney o Pixar no suelen superar los 85. Y en segundo lugar, determinadas escenas de marcado carácter tétrico, oscuras…Aún recuerdo de hecho la cara de pavor de un niño que estaba en la butaca contigua a la mía, y la preocupación de su madre por las imágenes que su pequeño estaba viendo…

Así que la película era, en mi opinión, demasiado infantil como para que los adultos la disfrutasen, pero además contenía escenas de dudosa conveniencia para los niños, además de tener una duración excesiva. Para mi era un misterio que la gente pasase compulsivamente por taquilla. Pero lo hizo, y situó al joven protagonista en boca de todos. Yo, personalmente, tenía muy clara la razón por la que no me había gustado: me había parecido aburridísima.

Como me lo pareció la segunda, muy parecida a la anterior y con los mismos parámetros. 161 minutos de duración, más escenas terroríficas (ojo, teniendo en cuenta el tipo de público al que se dirige, que tampoco es que contuviera escenas sangrientas) y espantos como aquel personaje infográfico, Dobby, un duende tan repulsivo como el Jar Jar Binks de Star Wars. Pero la gente volvió a pasar por taquilla. Warner contaba los dólares y preparaba la tercera…

Y ahí me quedé yo. Pasaron los años y se fueron estrenando puntualmente las nuevas películas. Mira que me he tragado yo mierda en el cine a lo largo de mi vida, pero no se me volvió a pasar por la cabeza ir a ver una peli de Harry Potter, después de lo que me aburrí con las dos primeras. Pero hay gente que me ha dicho que la cosa mejora a partir de la tercera. Evidentemente no iré a ver la que se estrena hoy, ya que no me da tiempo de ponerme al día, pero sopeso la posibilidad de empezar a verlas en casa.

Nunca le pido yo a quien lee este blog que deje comentarios, ya que yo soy el primero en no hacerlo en los blogs de los demás, básicamente porque ya cuento con el tiempo justo para actualizar el mío. Pero siempre he agradecido enormemente a quienes tienen el hábito de leerme y, aún más a quien me escribe algo. Pero hoy me resultaría de enorme ayuda que quienes han visto la saga entera me aporten su opinión y me aconsejen. ¿Le doy otra oportunidad a Harry Potter?