Asalto al Tren Pelham 1 2 3

La que tenía que funcionar como revulsivo de esta aciaga cartelera veraniega se va a quedar con las ganas. Y quienes, como yo, tenían la esperanza de volver a pasar un buen rato en los cines, también. El remake de la peli de 1974 que ha perpetrado Tony Scott es un producto frío, sin alma, predecible y, lo que es peor, soporífero por momentos. Están Travolta y Denzel Washington, y firma el guión Brian Helgeland (Payback, Mystic River, El Fuego de la Venganza…), pero no es suficiente para que una película destinada a entretener se quede en un hartazgo de diálogos imposibles entre los dos protagonistas.

Tony Scott seguirá siendo el hermano de Ridley. Su manía de usar recursos llamativos, más cercanos al videoclip que al cine, hace que ya empecemos la película desconfiando. Quiere dejar su impronta de director con montajes caóticos, imágenes locas acompañadas de músicas esquizofrénicas. Esos créditos iniciales asustan, aunque en cuanto vemos a Denzel Washington sentado en su silla de trabajo parace que la cosa se calma…y se calma demasiado, de hecho. Comienza una historia de la que no esperamos un derroche de originalidad, pero sí cierto ritmo narrativo que nos haga comer palomitas y beber refresco de cola sin mirar apenas el reloj. Eso es lo que esperarías de una peli de este tipo en 2009, no así en 1974, cuando Joseph Sargent dirigió aquella primera versión que Scott ha copiado con el único añadido de los avances tecnológicos disponibles en la actualidad.

A los 45 minutos de metraje nos hemos cansado de esos diálogos entre Travolta y Washington, absurdos, estúpidos, de la imagen bobalicona de ese James Gandolfini que interpreta a un muy poco creíble alcalde de Nueva York, de un John Tuturro apagado y sin espíritu, e incluso esperamos algo más de ese Luís Guzmán (el carismático Pachanga de Atrapado por su Pasado). Nada nos interesa.

Y para colmo de males, todo sucede absolutamente como nos lo esperamos. No hay posibilidad de sorpresa que haga que al menos salgamos del cine con el pulso un poquitín subido. Entramos al cine expectantes, nos aburrimos (mucho, por momentos) y salimos amodorrados como recién levantados de la siesta. Mal, señor Scott, Tony, no Ridley. Hizo que tuviésemos esperanza en usted con El Ansia, y, sobre todo, con esa maravilla que es Amor a Quemarropa, pero parece que usted ha preferido seguir la senda de las horrendas Spy Game o Dominó.

Si la cartelera estaba floja, Asalto al Tren Pelham 1 2 3 no será quien la anime. Recaudará, porque el reparto y el género llevan a la gente al cine, pero que nadie espere diversión. Aunque eso sí, a pesar de que no me gusta juzgar sin conocer, recomiendo ésta antes que Harry Potter, Bruno o La Proposición…

Mi puntuación en IMDB:5.

//spanish.imdb.com/title/tt1111422/