Up

Y se hizo la luz en este verano cinematográfico de 2009, y la luz la puso, como no podía ser de otra manera, Luxo, el flexo-mascota de esa compañía milagrosa llamada Pixar. Su nueva propuesta animada ha servido para que alguien como yo, que frecuenta los cines cada semana, vuelva a sentir ese goce inigualable que provoca una sala oscura en la que se proyecta una buena película. Up es una aventura maravillosa, protagonizada por unos personajes increíbles que ya ocupan un lugar en mi memoria cinéfila. Señores, vayan al cine porque Pixar ha venido al rescate…

Una palabra resume perfectamente esta nueva producción de la compañía de John Lasseter: aventura. Casi nada. Los que amamos el cine, amamos la aventura, y los guionistas de Up han querido rendir su particular homenaje a todo ese cine de evasión que nos ha permitido en los últimos cien años conocer otros mundos y visitar lugares que sólo existían en nuestra imaginación. Los guiños son innumerables; voluntaria o involuntariamente los creadores de esta maravilla han rendido tributo a Indiana Jones (el protagonista Carl Fredricksen recuerda al viejo Indy que conocimos en la serie televisiva), a King Kong (cuando al principio, Charles Muntz muestra al mundo el esqueleto de la criatura encontrada, o la semejanza entre Cataratas Paraíso e Isla Calavera), a Gunga Din, a Verne y el Nautilus, que sin duda inspiró el zeppelin de Muntz…Todo en Up es aventura.

Y quien vive esa aventura son dos personajes entrañables, de esos que hacen que el cine verdaderamente merezca la pena. El anciano gruñón Carl Fredricksen es, sin duda, uno de los mejores personajes de Pixar, y demuestra que no es imposible diseñar personajes animados humanos que perduren y se ganen al público.

El amor al cine que se respira en Pixar les lleva a inspirarse en leyendas como Spencer Tracy, a quien Carl recuerda sin duda, y, yo, cinéfilo empedernido, no puedo sino acordarme también de Karl Marlden, con quien nuestro protagonista comparte nombre y…narizota. Carl Fredricksen se apodera de la pantalla, desde el inicio, cuando le conocemos de niño, hasta el final, cuando muestra su verdadera naturaleza de ser humano sensible y entrañable. Y es un aventurero de los piés a la cabeza, uno de los nuestros.

Y Russell le acompaña, un niño que no empalaga, que no carga, a pesar de que al viejo Carl le resulte una losa insoportable al principio. Al contrario, termina cogiéndole el mismo cariño que nosotros. Yo sigo con mis referencias cinéfilas y no puedo evitar acordarme del amigo del joven Indy al principio de La Última Cruzada, aquel gordito que tocaba la trompeta con sus mofletes hinchados mientras Henry Jones Jr. trataba de hacerse con la Cruz de Coronado. Russell es majo, abrazable y simpático, y el perfecto contrapunto a Carl Fredricksen.

Juntos vivirán la aventura de sus vidas. Pero, paradójicamente, Up combina la aventura con un aspecto poco asumible para una cinta destinada al público infantil (a pesar de que, como ocurre con todas sus producciones, los adultos la disfrutemos seguramente más que los propios niños). Pixar introduce el concepto de la muerte en esta película, y a pesar de su edulcorada versión, todos sentimos el dolor de Carl cuando Ellie se muere.

 

Y el amor de Carl por Ellie da sentido a su aventura, que comienza con una de las escenas más emocionantes que quien esto escribe ha podido ver el el cine en los últimos tiempos: cuando los globos levantan la casa de Carl empieza la aventura, y sabes que estás a punto de vivirla en primera persona. Y es que si querían mandar a Carl a una residencia de ancianos, se van a quedar con las ganas.

 

Una pena no poder ver Up en versión original (y ya poder verla en 3D tiene que ser tremendo, pero bastante tengo con que la estrenen en el único cine de mi ciudad), porque las voces en principio parecen perfectas. Edward Asner, el mítico Lou Grant, pone la voz a Carl y el gran actor Christopher Plummer habla como Charles Muntz, un villano estupendo a la altura de la película. Siguiendo con las referencias cinéfilas, Muntz se presenta como una potente mezcla de Vincent Price y Kirk Douglas, mientras que al parecido ya mencionado de Carl con Spencer Tracy hay que añadir lo mucho que nos recuerda Ellie a Katherine Hepburn, pizpireta e inquieta. En Pixar homenajean así a la pareja cinematográfica más recordada, que vivió su amor clandestinamente, justo al contrario que estos dos seres animados que disfrutaron de su romance sin anonimatos ni ataduras.

Maravillosa historia de aventuras, maravillosa historia de amor. Cuando todo parecía perdido, cuando no tenía ganas de ir al cine, Up me ha devuelto la sensación que tuve cuando acompañé a muchos de mis héroes aventureros en sus peripecias más increíbles. Pixar se ha vuelto a superar, sólo un año después de aquella otra maravilla que es Wall-E. Están situando el listón muy muy arriba, casi tanto como a donde llegaron Carl y Russell, dos personajes que desde ahora ocupan un lugar destacado en nuestros corazones.

No me quiero olvidar del estupendo corto con el que Pixar, como siempre, nos sorprende antes de cada peli. Se titula Prácticamente Nublado, y sirve, por temática y ambientación, como aperitivo a la maravilla que veremos después.

Me voy de vacaciones diez días, con un sabor de boca inmejorable. No actualizaré el blog en este tiempo, aunque a la vuelta seguiré subiendo entradas con las pelis que vea en estos días. Y habrá que ir a ver lo nuevo de mi admirado Sam Raimi, quien parece que vuelve a sus orígenes con esa cinta de terror. Vosotros id a ver Up, que ya estáis tardando…

Mi puntuación en IMDB:8.

//spanish.imdb.com/title/tt1049413/