G.I. Joe

Ya estamos de vuelta. Las vacaciones están bien, pero me cuesta estar más de una semana sin ir al cine, y más teniendo en cuenta que la última peli que fui a ver antes de irme fue Up, esa maravilla que Pixar nos ha regalado y que espero todo el mundo haya visto ya. En uno de mis días de asueto fui a ver G.I.Joe, siendo consciente de que ni por asomo lo pasaría tan bien como con Up. No me equivoqué. G.I.Joe es acción, efectos especiales y tecnología de última generación, y también cine plano, sin alma ni sustancia…

Una nueva corporación ha llegado al cine para presentar pelis basadas en sus productos. Al igual que las comiqueras Marvel y DC, Hasbro tiene ya su logo para enseñar justo antes de las películas basadas en sus juguetitos. Primero fueron los Transformers, y ahora los G.I.Joe. Ignoro si el catálogo de Hasbro incluye más productos susceptibles de ser transformados en pelis, pero, vistas las recaudaciones de los dos primeros Transformers y probablemente de ésta G.I.Joe, me da que sí. En España siempre fuimos más de los Clicks de Playmóbil o de los Madelman, pero en los USA estos soldaditos sí se han hecho un hueco en los corazones infantiles y en la cultura popular. Hubo serie animada, y cómic, y ahora Hollywood los ha llevado al cine.

Stephen Sommers es ese director hábil que alegró las taquillas veraniegas hace unos años con sus dos entregas de La Momia, de las cuales la primera sí merecía la pena. Después nos brindó Van Helsing, una locura divertida por la que desfilaban los monstruos típicos de la Universal. Pero antes de todo eso, en 1998, estrenó la que para mi es su mejor peli, una joyita pequeña titulada Deep Rising, serie B con aventuras acuáticas y monstruos marinos. G.I.Joe, siendo inferior y bastante floja en general, sí mantiene alguna de las virtudes del cine de Sommers, un cine directo, divertido por momentos y fácilmente digerible. Hay buenos y malos claramente diferenciados (y sí, todos sabemos que el personaje de Sienna Miller no es tan malo como aparenta), escenas espectaculares y notas de humor muy blandito. Pero tanta ingenuidad no siempre garantiza un mínimo de calidad. G.I.Joe es lo que debería de ser, cine veraniego palomitero, pero peca en exceso de eso.

Quizás un poco más de profundidad en la trama, quizás algún personaje interesante…Algo falla en esta superproducción que ha superado en presupuesto a la primera entrega de Transformers. Stephen Sommers es un tipo mucho más adecuado que Michael Bay para llevar al cine las aventuras de los juguetes de Hasbro. Es más directo, más listo, y conoce mejor el oficio…Nos cuenta una historia mil veces contada, la de un grupo de fuerzas especiales que opera en secreto por el bien de su país, como los Hombres de Negro, como los XxX, como tantos y tantos otros…Tiene a su disposición un presupuesto enorme, y un reparto de campanillas que parece pasárselo bomba con sus uniformes de super-soldados. Pero falta chicha.

Me gusta ver a Sienna Miller en una gran superproducción, y me gusta ver a los dos protas de La Momia, Brendan Fraser en un divertido cameo y Arnold Vosloo en un papel que le va como anillo al dedo. Sommers quiere acordarse de quienes participaron de su mayor éxito. Quien está para matarle es Dennis Quaid, que en todo momento pone cara de bobo y parece restregar al estudio el cheque que le han dado por salir en esto. Christopher Eccleston pone el toque de calidad, componiendo un villano tan correcto como previsible. Y es que todo en G.I.Joe es previsible.

La trama, los comportamientos de los personajes, la resolución de cada escena…Sommers no se ha molestado en incluír un mínimo de factor sorpresa o de sub-tramas argumentales que nos hagan por momentos olvidarnos de la nanotecnología, el hi-tech, los trajes aceleradores o los aviones molones. Para colmo, esos bichos que se comen el metal los hemos visto ya en el reciente remake de Ultimátum a La Tierra estrenado las pasadas navidades. Tenemos, por supuesto, escenas espectaculares, acción y un ritmo que sólo decae en determinados momentos, pero no podemos conformarnos con una trama más plana que una autovía castellana.

G.I.Joe es un blockbuster palomitero que resulta divertido por momentos, que le da ciento y raya a los dos Transformers estrenados y que no resulta repulsivo. Pero uno echa de menos aquellos veranos en los que a los efectos visuales se añadían historias interesantes y personajes recordables. Sobre todo teniendo en cuenta que hace justo un año se estrenaba El Caballero Oscuro.

Mi puntuación en IMDB:5.

//spanish.imdb.com/title/tt1046173/