Pelham 1.2.3.

Me apetecía revisar Pelham 1.2.3., la película de 1974 que Tony Scott actualizó este verano con Denzel Washington y John Travolta como protagonistas, y de la que expuse mi opinión aquí hace aproximadamente un mes. Una opinión que no fue muy entusiasta, ya que Scott no supo aprovechar el buen material del que partía para componer una obra mínimamente entretenida. Aunque tenía esta versión setentera bastante olvidada, sí recordaba tener mejor opinión de ella que de la nueva, y viéndola otra vez me reafirmo. Y es que, como suele suceder, la primera versión es mejor que la nueva…

La supera en casi todo. Joseph Sargent era, en principio, un director menos dotado que el propio Tony Scott para dirigir un proyecto de este tipo. Sargent desarrolló una prolífica carrera como director de series y tv-movies, y en el momento de encargarse de este proyecto venía de dirigir multitud de producciones televisivas encorsetadas por los clichés del medio, en una época en la que se hacía una ficción televisiva muy diferente a la actual. Pelham 1.2.3. era una película muy distinta, una historia de acción y suspense contenidos, otra vuelta de tuerca al cine catastrófico que predominó en los 70. Porque aunque aquí la catástrofe no tuviese su origen en la naturaleza o en un gigantesco edificio en llamas, la vulnerabilidad de los pasajeros del tren recordaba claramente a esas producciones. Y Joseph Sargent salió airoso, mucho más que Scott con el remake.

La historia es básicamente la misma. Un loco terrorista se apodera de un vagón con el objetivo de pedir una elevada cantidad de dinero para no matar uno a uno a los pasajeros que en él se encuentran. Como es lógico en esta versión la tecnología no juega el papel destacado que sí jugaba en la reciente, y los perfiles de los personajes principales son ciertamente distintos. Pero las diferencias fundamentales, que hacen que la balanza se incline descaradamente a favor de ésta versión, residen en el reparto y en el desarrollo del guión.

Todos están mejor en la versión antigua. Walter Matthau resulta mucho más convincente e interesante que Denzel Washington, y es capaz de mostrarnos una enorme variedad de registros en un personaje, en principio, tan limitado como el suyo. Se muestra simpático, cómico incluso, pero también firme y decidido ante las exigencias de su antagonista. Matthau demuestra que no sólo era capaz de dar el contrapunto a Jack Lemmon, y que era un actor enorme. Más diferencias encontramos entre Robert Shaw y John Travolta, a favor sin duda, del primero. Shaw era un actor excelente, cuya repercusión ha sido mucho menor de la que realmente merecía. Repasando su carrera vemos que nos regaló personajes impagables en maravillas como Tiburón, El Golpe, Abismo, La Batalla de Inglaterra o Desde Rusia con Amor. En Pelham 1.2.3. vuelve a dar otra lección de interpretación sólida y eficaz, dejando la de Travolta a la altura del betún. Y entre los secuaces de Shaw encontramos a Héctor Elizondo, otro actor de raza, al que yo recuerdo especialmente por su divertido papel de gerente del hotel en la maravillosa Pretty Woman, en la que compartía un par de escenas con Julia Roberts geniales.

Y en el desarrollo de la historia encontramos otra diferencia fundamental. Si Tony Scott se pierde en divagaciones absurdas entre los personajes de Travolta y Washington, Joseph Sargent va mucho más al grano. Su cinta tiene más dinamismo, y se ve mucho mejor que la nueva, que llega a ser ciertamente plomiza. Y eso a pesar de que la trama es casi exactamente la misma.

Y dos curiosidades. Pelham 1.2.3. sirvió de inspiración a mi admirado Tarantino, quien otorgó a los atracadores de su Reservoir Dogs nombres de colores, como aquí tienen los secuestradores del tren. Y resulta curioso comprobar cómo han cambiado los tiempos en lo que concierne a las reacciones de las autoridades ante el chantaje terrorista. Hoy sería impensable ver una película en la que el terrorista logra que le den lo que pide, y es que en el Hollywood post 11-S no se negocia con terroristas, algo que sí ocurre, por cierto, en esa fallida y reciente adaptación de Tony Scott.

Mi puntuación en IMDB:7.

//spanish.imdb.com/title/tt0072251/