El Reino de los Cielos

Volvemos a tener una cartelera de lo más insulsa, así que hoy tiramos otra vez de archivo. Aunque espero estos días ir a ver la peli ésa de terror de Renée Zellweger (ignoraba que los términos Renée Zellweger-peli de terror pudiesen ir juntos…) y pronto pondré por aquí mi -probablemente negativa- opinión. Hoy subo esta reseña de El Reino de los Cielos, aquella cinta épico-histórica con la que Ridley Scott se subió al carro inaugurado por Peter Jackson con el Señor de los Anillos, y cuyo rodaje hizo que las quinceañeras toledanas se volviesen locas con Orlando Bloom mientras rodaban alguna escena en dicha ciudad manchega. En Reino de los Cielos es cine plano, entretenido, olvidable y, dicen los historiadores, poco riguroso…Ésta fue la opinión que yo envié en su día a la sección El Lector Opina de la revista Acción…

Desde que el propio Ridley Scott abriera el fuego hace unos años con su Gladiator, varias son las superproducciones épicas que han inundado las pantallas en los últimos tiempos, buscando aprovecharse del éxito y los Oscars logrados por aquélla. La  estupenda trilogía de los anillos, una nueva y entretenida versión de la guerra de Troya, una insulsa adaptación del Rey Arturo y sus caballeros, una infumable biografía de Alejandro Magno y ahora, El Reino de los Cielos, son las películas que demuestran que lo épico, lo grandioso, lo espectacular de ciertos períodos históricos, triunfan en la gran pantalla. Ya se sabe, Hollywood se mueve por modas, o mejor dicho por dólares, así que si ésta nueva obra de Scott consigue evitar el patinazo que sí se pegó Stone con su Alejandro, es seguro que tendremos batallitas multitudinarias en los cines para rato. Dando por hecho que las secuencias de combate serán maravillosas y digitales, el punto diferencial que hace que una película así sea algo más que un blockbuster palomitero reside en varios puntos: el guión, los personajes, el ritmo…virtudes todas presentes en los libros de Tolkien y por descontado en las películas que los adaptan, no así en alguna de las otras cintas antes citadas. En El Reino de los Cielos tampoco hay mucho que destacar además de lo hecho por ordenador: Orlando Bloom está correcto, sin más, así como Liam Neeson y Jeremy Irons, la historia no resulta del todo apasionante ( aunque sorprende el carácter “bondadoso” que los guionistas otorgan a los musulmanes…) y el ritmo resulta especialmente tedioso en algunos momentos. Con todos estos ingredientes, la película se queda en tierra de nadie: no gustará mucho pero pocos la detestarán, aunque muchos añoremos al Ridley Scott de Alien o Blade Runner. Eso sí, podría ser peor, recordemos La Teniente O’Neill…

 

//spanish.imdb.com/title/tt0320661/