Fuga de Cerebros

Si hablamos de cine español, una cosa ha quedado clara en este 2009: las jóvenes estrellas televisivas venden entradas. Hace unos meses Mentiras y Gordas hizo una taquilla excelente, y poco después Fuga de Cerebros continuó la tendencia. Y supongo que nadie creerá que esos dos éxitos de taquilla se deben a las virtudes de las pelis. Lo cierto es que la gente joven fue al cine porque ponían una peli en la que salía la chica de El Internado, la de Sin Tetas No Hay Paraíso o el chico de Los Hombres de Paco. De repente surgió un nuevo star system en el cine español. Ya sólo faltan buenas historias para que estos chicos las interpreten. O mejor dicho, conformémonos con historias malas, porque las que de momento han protagonizado en el cine son directamente vomitivas.

Fuga de Cerebros no llega al nivel infame de Mentiras y Gordas. Pero es un espanto que no hay por donde salvar. El director, un tal Fernando González Molina, presenta como credenciales dieciocho episodios de Los Hombres de Paco, y se enfrenta aquí con un guión estúpido y lamentable que ni Orson Welles sería capaz de levantar. Y el tal González Molina no es precisamente Orson Welles.

Se les nota a la legua a todos, que han buscado un éxito fácil, rápido, en el que todo vale. Qué más da si tenemos a un reparto repletito de rostros populares que hará que los jóvenes vayan al cine…Si tenemos que construír una historia en la que cinco freaks falsifican todo tipo de documentos oficiales para irse a estudiar a Oxford, pues da igual. Si tenemos que hacer creer que en la prestigiosa universidad británica nadie se extrañará de la presencia de esos cinco raritos, pues da igual. Si de repente el personaje de Mario Casas pasa de estar encerrado con sus compis en una sala morgue a estar en una camilla haciéndose pasar por un cadáver a punto de servir de práctica en una clase de anatomía…qué mas da. Todo vale, que la chavalada es retrasada mental y sólo quiere verle las tetas a Amaia Salamanca…

Salvo a Mario Casas, quien al menos trata de esforzarse en su papel y no sale del todo mal parado. En alguna escena incluso nos hace sonreír. Pero nada más. Fuga de Cerebros es todo lo que el cine español no debería de ser, salvo una cosa: un éxito de taquilla. Si se tienen que hacer películas así de horrendas para que la gente vaya al cine a ver pelis españolas, pues que se hagan. Pero yo estoy seguro de que casi todos los que fueron a ver ésta película irían a ver algo mejor, ya no una obra maestra, pero tampoco un insulto a la inteligencia de semejante calibre.

Lo que más me duele es ver en este esperpento a gente como Antonio Resines, Loles León o Fernando Guillén. Supongo que habrá que devolver favores y cumplir con las amistades…En cualquier caso, ni su breve presencia arregla nada.

Si éste es nuestro cine, lástima. Hoy se estrena lo nuevo de Tarantino, así que si yo fuese un jodido nazi no estaría tranquilo por ahí…

Mi puntuación en IMDB:2.

//spanish.imdb.com/title/tt1272013/