Infectados

Esta semana se estrenaron en nuestra cartelera dos películas norteamericanas dirigidas por cineastas españoles. La Huérfana, de la que espero poner mi opinión aquí pasado mañana, es el segundo proyecto de Jaume Collet-Serra para un gran estudio, e Infectados es el primero de los hermanos Pastor, Alex y David, quienes fueron acogidos en el seno de Paramount para rodar una película intensa, con destacadas virtudes pero también con graves carencias…

Quizás las películas sobre virus destructores y mortales compongan ya un género en si mismo. Los hermanos Pastor dan una nueva vuelta de tuerca mezclándolo con el de las road movies, contándonos una historia sobre dos hermanos que viajan por áridas carreteras estadounidenses con sus novias huyendo de ese virus maligno que parece ha destruído a buena parte de la población mundial. La novedad fundamental de Infectados reside en el hecho de que cuando se nos empieza a contar la historia el virus ya se ha propagado, algo que ignoramos en los tres o cuatro primeros minutos de proyección y que pronto se nos desvela con la aparición de ese padre y su niña.

A partir de ahí, tenemos un híbrido entre una pretendida historia de personajes, con sus miedos, sus inseguridades, y los tópicos más manidos de este cine, con los contagios, la consideración de muertos efectivos de quienes acaban de contraer el virus y demás aspectos habituales. Con una cuidada y llamativa fotografía, los directores españoles tratan de que el mortal virus sea su macguffin particular, evitando los detalles sobre el mismo, su procedencia, los orígenes de semejante pandemia, para pretender, sin conseguirlo, realizar un estudio sobre el comportamiento humano en situaciones desesperadas o límite, algo que bordaba sin duda el George Romero de La Noche de los Muertos Vivientes.

El mérito de los Pastor reside, sin duda, en conseguir mantener el interés durante buena parte del (breve) metraje, logrando cierta tensión con la narración. Chris Pine (Star Trek) y Piper Perabo llevan el peso de la historia con solvencia, una historia cuyo interés se diluye con el paso de los minutos, hasta un final realmente flojo y frustrante para el espectador, que acaba por lastrar a la película en su valoración final.

Infectados es un interesante y modesto ejercicio de cine, hecho con cuatro duros y mucha imaginación, aunque carente de un guión más preciso y potente, que le permita trascender más allá y potenciar sus innegables virtudes. A mi me ha servido para esperar algo más en la prometedora carrera de estos dos hermanos cineastas españoles, y para reivindicar una estupenda peli sobre virus letales: Estallido, dirigida por Wolfgang Petersen en 1995, con Dustin Hoffman, Morgan Freeman, Renée Russo y Kevin Spacey.

Mi puntuación en IMDB:5.

//www.imdb.com/title/tt0806203/