¿Saw VI ó Saw X…?

No podía resistirme a comentar la que ha sido la noticia cinematográfica más llamativa que ha ocurrido en nuestro país en las últimas fechas. Como todo el mundo sabrá ya, este pasado viernes 23 de octubre debería de haberse estrenado en España Saw VI, la última entrega de la famosa saga de horror que lleva proporcionando sangre y casquería desde 2004, a ritmo de una secuela por año. Y he dicho debería porque la cinta está en la nevera, a la espera de una solución que arregle el desaguisado perpetrado por el Ministerio de Cultura, cuya comisión de calificación de películas decidió considerarla como "cine X", relegando su estreno a las salas que proyectan películas pornográficas, de las que, en nuestro país, parece ser que sólo quedan 7 u 8…

Como es lógico, esta decisión impide la difusión de una película esperada por muchos aficionados al género, que disfrutan con los sádicos asesinatos del no menos sádico psicópata encarnado por Tobin Bell. Ni que decir tiene que Saw VI, a la espera de poder verla,será una cinta lamentable, horrible, al mismo nivel seguramente que las otras cuatro secuelas que hasta ahora conocía la por otra parte excelente primera entrega. Pero si la peli es horrenda (algo que, evidentemente está por confirmar), no menos horrenda es la decisión del Ministerio de Cultura,que priva a muchos aficionados de ver una película que quieren ver, simple y llanamante porque les da la gana.

La saga Saw se caracteriza, no vamos a negarlo, por sus altas dosis de sadismo y crímenes brutales. No es un cine fácil de ver, y yo, que me he tragado en las salas las cinco primeras, he tenido que apartar la vista de la pantalla unas cuantas veces. Pero, me pregunto…¿acaso Saw II no era así? ¿Y la III? ¿Y la IV? ¿Y la V…? En definitiva, ¿por que antes no y ahora sí…? Y no me resisto a preguntarme por qué narices no se aplicó la medida a las dos entregas de la saga Hostel, muy próximas en mi opinión a esos niveles de sadismo y escenas brutales, o, sin ir más lejos, al remake de La Última Casa a la Izquierda que se estreno el pasado verano…

Saw VI debería de tener la calificación de "No recomendada a Menores de 18 Años", ni más ni menos. Y debería de ser estrenada en salas convencionales, para, bajo la responsabilidad de cada uno, y de los padres si hablamos de menores, todo el mundo que lo desee pueda tener acceso a su visionado.

Y, para terminar, dos reflexiones. Resulta llamativo que la distribuidora de la peli sea Buena Vista, una filial de Disney (Disney distribuyendo cine X…). E igualmente llamativo resulta el resultado de la votación realizada en la Comisión que determinó esa calificación: 3 a 2 ganaron quienes propugnaban por esa estúpida e inexplicable medida, es decir, que por culpa de una sola persona retrógrada y carente de racionalidad (y probablemente del Opus, como han apuntado algunos medios, aunque sea algo pòr confirmar) un país de más de 40 millones de personas se queda sin ver una peli en los cines…

Señores responsables de la cultura y del cine en este país, señora González Sinde, señor Guardans…hagan algo y arreglen este despropósito ya…