Juegos Secretos

En 1999, una rompedora película desafió al perenne conservadurismo de la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood alzándose con cinco Óscars (entre ellos el de mejor película) sobre un total de ocho nominaciones. La cinta de Sam Mendes American Beauty ponía en tela de juicio todo lo que esos sectores de la sociedad dicen proteger y considerar como pilares básicos de la existencia: la familia, la comunidad que vive afablemente en bonitos chalets adosados…Mendes filmó con maestría el genial guión de Alan Ball en donde los gays o las familias desestructuradas son mostrados como amenaza a una supuesta armonía existencial…

Dos años después, Todd Field volvía a mostrar las miserias de esos fundamentalismos ideológicos, esta vez con un tono mucho más agrio, en la estupenda En La Habitación, que también acumuló nominaciones aunque se fue de vacío. El mismo Todd Field nos regaló, en 2006, otra genial peli que incidía a su vez en todo esto. Juegos Secretos vuelve a poner la llaga en esos mitos defendidos por quienes consideran que sólo la familia más tradicional puede redimirnos de nuestros supuestos pecados, y garantizar la perpetuidad de la especie…

Juegos Secretos empieza con una poderosa voz en off, que nos pone en situación. Se nos presenta a un grupo de mujeres que llevan a sus niños al parque, mientras sus maridos trabajan para llevar el dinero a casa. Esas mujeres aparecen como la perfecta muestra de la hipocresía de una sociedad que defiende un único modelo de existencia, pero que no dudan a su vez, en flirtear con el primer padre soltero que lleva a su niño al mismo parque…

Y así se nos cuenta la historia de un barrio típicamente americano, residencial, en donde las familias son plenamente felices de puertas afuera, pero que tapan y difunden sus miserias de puertas adentro. Entre esas familias está la del personaje encarnado por Kate Winslet, una mujer harta de un marido que no la quiere y a quien ella tampoco quiere. Winslet se quitará la máscara delante de sus escandalizadas compañeras en el parque y entablará una relación con el padre supuestamente soltero encarnado de forma genial por Patrick Wilson. Pero él no es un padre soltero, sino un marido infeliz con una mujer que no le ama. En definitiva, las indudables bondades de la familia tradicional…

La pareja formada por Winslet (excepcional trabajo el suyo) y Wilson llevan el peso de una historia que supura miserias y vidas desgraciadas por todos sus poros. El reparto se completa con los también estupendos Jennifer Connelly, Noah Emmerich y un sorprendente Jackie Earle Haley, otro Watchmen que compone un papel espectacular.

Y Field no desentona en la dirección. Rueda esas vidas frustradas con una pericia insultante, componiendo planos perfectos, escenas impagables…La película logró cinco nominaciones a los Óscars, entre ellas las de Kate Winslet como actriz principal y la de Jackie Earle Haley como secundario.

Juegos Secretos es una película extraordinaria, no apta para quienes sólo creen en un modelo de vida, e ideal para quienes apuesten por la individualidad, por la libertad de elección y las bondades de otros tipos de familia y de existencia. Porque, con libertad y una mente abierta, la vida puede ser maravillosa…

Mi puntuación en IMDB:8.

 //www.imdb.com/title/tt0404203/