Kobe Doin’ Work

Spike Lee y yo tenemos algo en común: el cine y el baloncesto son nuestras dos grandes pasiones, claro que él es multimillonario gracias a una de ellas y yo no…El caso es que, tras haber dado la oportunidad a alguna estrella de la NBA de aparecer en varias de sus películas, el pasado mes de mayo estrenó en la televisión americana un documental centrado en el que posiblemente, y con el permiso de LeBron James, sea el mejor jugador del mundo en la actualidad. Kobe Doin’ Work es algo así como "un día en la oficina" de Kobe Bryant, un seguimiento del jugador de los Lakers en un día de trabajo, en un partido. Pero con matices…

Lo que hace Spike Lee es montar un gran hermano alrededor de la mega-estrella antes, durante y después de un decisivo partido que enfrentó a Los Angeles Lakers con los San Antonio Spurs a finales de la temporada 2007-2008. El vencedor de aquel encuentro se situaría por delante en la clasificación de cara a los play-offs, con la ventaja de disfrutar del factor cancha en las eliminatorias.

Pero este puntilloso y sistemático acercamiento a Kobe, no es, en mi opinión, otra cosa que un nuevo intento por lavar la imagen de un tipo con un talento descomunal para el baloncesto que siempre ha estado en el ojo del huracán. Sobre todo desde la acusación por violación de la que fue objeto hace varios años, que provocó que ninguna marca comercial quisiera contar con él y que le llevó a perder definitivamente la batalla con Michael Jordan por ser su sucesor. Es cierto que ninguna estrella de este calibre suele tener una imagen inmaculada, pero la de Kobe quedó especialmente dañada.

El motivo de esta conclusión tan particular que yo extraigo tras ver el documental de Spike Lee es lo empalagoso que resulta, lo falso y teatral que me parece el comportamiento de Kobe a lo largo de todo el metraje. En la hora y veinte que dura vemos a alguien que se presenta como un padre cariñoso, un compañero ejemplar, un deportista perfecto y educado con árbitros y rivales. Es evidente que Kobe no ignora que se le está grabando en todo momento, y actúa buscando siempre la perfección en su comportamiento, en qué hace, cómo lo hace, qué dice y cómo lo dice. Todo resulta tan cantoso que hasta algún jugador de los Spurs, como Kurt Thomas, pone cara de sorpresa ante lo empalagoso del comportamiento de Kobe durante el partido.

Personalmente, hubiese preferido que semejante experimento se hubiese realizado sin que el protagonista lo supiera, registrando todas y cada una de las acciones de Kobe sin que él fuese consciente de ello. Así veríamos al auténtico Kobe, quien no niego que tenga actuaciones parecidas frecuentemente, pero del que sospecho, no suele ser tan ejemplar como de forma empalagosa muestra este Kobe Doin’ Work.

Con todo, siempre resulta atractivo meterse de lleno en todo lo que se cuece alrededor de un partido de la mejor competición del mundo. El hecho de que las cámaras se metan en el aparcamiento del Staples Center, en el vestuario, en el banquillo, y, por supuesto, en la cancha, es ya de por sí interesante.

Parece que Spike Lee está trabajando en otro documental, centrado en la figura de Michael Jordan, el mejor baloncestita de la historia, sin discusión. Supongo que la versión que ofrecerá del astro será también amable y benévola, pero estaremos atentos porque seguro que merece la pena verlo.

Mi puntuación en IMDB:6.

//www.imdb.com/title/tt1261843/