Mentiras Arriesgadas

Estamos a dos días del estreno de Avatar, y creo que es éste un momento perfecto para recordar una película de la que todos solemos olvidarnos al referirnos a la filmografía del gran James Cameron. Y es que el canadiense es el responsable de los dos Terminators, de Aliens, de Abyss, de Titanic, y de esta maravilla llamada Mentiras Arriesgadas, como muy bien se encargaba de recordarnos un compañero en uno de los comentarios al respecto de mi entrada reciente sobre Avatar. Es ésta una película tan buena como las otras citadas, y en algún caso incluso superior, y supone un mérito añadido en la carrera de Cameron: esa explosiva combinación de géneros que incluye la comedia, algo en lo que el director nunca había incidido. Retrocedamos por unos instantes hasta 1994…

El primer lustro de la década de los 90 fue pródigo en revolucionarias técnicas aplicadas a los efectos visuales. Y fue en esos años cuando las dos compañías punteras lograron resultados asombrosos que marcarían el futuro de la tecnología digital aplicada al cine. La Industrial Light and Magic de George Lucas nos sobrecogió en 1993 con sus dinosaurios de Parque Jurásico, mientras que la Digital Domain de James Cameron venía avisando desde 1989, con Abyss, para romper del todo en 1991 con Terminator 2, y en 1994 con Mentiras Arriesgadas. El cine de género y evasión vivió unos años apasionantes, gracias a unas producciones espectaculares que combinaban con maestría los avances técnicos con historias y personajes memorables.

Cameron estaba en la cresta de la ola tras triunfar en todo el mundo con la segunda entrega de Terminator. Y en su siguiente proyecto adaptó de manera muy personal el guión que Claude Zidi, Simon Michael y Didier Kaminka habían escrito para La Totale!, una película francesa sobre espías que había dirigido el primero de ellos en 1991. Ni que decir tiene que la versión de Cameron de esta historia resultaría bastante distinta de la de Zidi. Cameron volvería a asombrar, y a hacernos pasar momentos inolvidables…

Volvió a confiar en Schwarzenegger, a quien entregó un jugoso papel que el fortachón interpretaría con especial y asombrosa pericia. El Harry Tasker embustero y bribón que Arnold interpretó arrancó más de una sonrisa, e hizo que durante un rato todos viéramos al Gobernador de California como algo más que un saco de músculos…

La historia es conocida por todos: Harry es un espía que trabaja para el Gobierno y a quien se le prohíbe desvelar su condición a todos, lo que dará lugar a numerosas situaciones cómicas cuando su mujer, encarnada por Jamie Lee Curtis, trata de averiguar que esconde su marido.

El principal mérito de James Cameron, autor del guión, es componer un brillante cóctel de géneros en el que inevitablemente destaca la acción, como no podía ser de otra manera tratándose de un director con semejente filmografía. Cameron no puede evitar que en una comedia como ésta su vena destrozalotodo se imponga, y nos regala escenas realmente apabullantes, desde el punto de vista visual. Pero al mismo tiempo rodea a la pareja protagonista de unos secundarios impagables, en especial esos desternillantes Bill Paxton y Tom Arnold, quienes aparecen como la réplica simpática en toda comedia romántica que se precie.

Pero…todo se rompe, todo se destroza en Mentiras Arriesgadas, que será recordada siempre por varias escenas espectaculares, como la destrucción del puente o ese cohete que atraviesa el edificio, sin olvidarnos, por otro lado, de ésta:

En la que una sensual Jamie Lee Curtis se marca un increíble baile mientras su atribulado (y escondido) marido no da crédito ante lo bien que se mueve su mujer…

Casi todo funciona a la perfección en Mentiras Arriesgadas, que es probablemente la combinación idónea que ansían los amantes del cine. No se puede desdeñar esta película con el pretexto de que es una fantasmada de efectos especiales, porque su guión es mucho más que eso. Y además engancha a quienes disfrutan con esa pirotecnia visual.

Mentiras Arriesgadas se estrenó en los Estados Unidos el 15 de julio de 1994, y pudimos verla aquí el 2 de septiembre de ese mismo año. Recaudó la barbaridad de 378 millones de dólares en todo el mundo, y todos, todos, esperamos una secuela que me temo nunca veremos.

Fue de esas películas que te hacen salir del cine sobrecogido, trasladado a otro mundo. Y el hecho de que no se trate de una historia de ciencia ficción, sino de una comedia de acción gamberra y sofisticada a la vez, hace que uno piense…coño, qué bien lo he pasado con esta locura!

Con Mentiras Arriesgadas James Cameron probablemente llegó a donde ni él mismo esperaba llegar. Y supuso una sorpresa enorme para quienes creíamos que íbamos a ver una cinta de enredos familiares. Pero qué equivocados estábamos…

Avatar será otra cosa. Pero como lo fueron todas las películas de un tipo que hace cine tan ambicioso como espectacular. Y cúanto lo disfrutamos todos.

//www.imdb.com/title/tt0111503/