Escondidos en Brujas

A veces surgen películas que, sin saber muy bien las razones, acaparan elogios y se convierten en la debilidad de buena parte de crítica y público. Escondidos en Brujas es una de ellas. Es una correcta película, hija indudable de su tiempo, ése en el que abundan los cineastas atrapados por el influjo del mayor renovador del cine surgido en las últimas décadas, y que responde al nombre de Quentin Tarantino.

Y es que el genio de Tenessee ha fagocitado a toda una nueva generación de directores incapaces de rodar películas de gángsters o mafias sin recurrir a las señas de identidad propias de esas dos obras maestras que son Reservoir Dogs y Pulp Fiction. Efectivamente, en Escondidos en Brujas tenemos diálogos, personajes y situaciones que bien podría haber rodado Tarantino, o Guy Ritchie o tantos y tantos otros…

Pero, evidentemente, Tarantino sólo hay uno. Lo que es indudable es que el público quiere esto, lo mismo que una importante parte de la crítica. Sólo así uno entiende el éxito de esta película cuyos únicos méritos residen en los grandes Brendan Gleeson y Ralph Fiennes, y en un ritmo cinematográfico bastante adecuado. Bueno, y tampoco sería justo negar que el guión es bastante aceptable y coherente. Vamos, que es una correcta (hasta podríamos decir que buena) película, pero ni por asomo la maravilla que muchos afirman.

Una nominación al Óscar (por su guión original), tres a los Globos de Oro con premio para Colin Farrell (un horrible actor que aquí está, como no podía ser de otra manera, horrible), y multitud de galardones en todo tipo de festivales y entregas de premios se me antojan excesivos para una película que uno ve y olvida a los dos días. Y además hay que añadir una elevadísima posición en el top 250 de IMDB. Nos hemos vuelto locos…

Pero tampoco quiero yo desaconsejar a nadie que la vea. Escondidos en Brujas se puede ver, claro que sí. Es una película sobre unos delincuentes exiliados en Brujas a la espera de que su jefe les ordene qué hacer, mientras se suceden traiciones, asesinatos y alguna escena meritoria y divertida, y cuenta, además, con esos dos enormes actores a los que antes nombré. Y Brujas está bien filmada, una ciudad tan conocida como enigmática, que sirve de escenario para esta historia original, aunque rodada con ese estilo que yo al menos, ya sólo quiero ver en las pelis de quien lo creó.

Mi puntuación en IMDB:6.

//www.imdb.com/title/tt0780536/